Inicio > Secciones > Tu rincón con Jen > No luches contra ti, sino por ti…

No luches contra ti, sino por ti…

No luches contra ti, sino por ti…

Rocío Martínez desde México a expreso deseo comparte con nosotros una reflexiva carta. Acompáñame a leerla…

 

Jen:

Hola, soy asidua visitante de esta pagina de gordos.com desde hace mas de 6 meses y generalmente entro al Chat con el nick de CHIO, Tengo tiempo pensando en escribirte, no lo había hecho por que no había encontrado la ocasión, pero en esta vez se dio y procedí a hacerlo, pues bien, ley la narración llamada: “Mi gorda” que me hizo reflexionar que tal vez me he encontrado en una situación similar y al mismo tiempo diferente, me explico... Yo también siempre he estado avergonzada de ser una gorda, y he querido ocultarla bajo: dietas, fajas, gimnasio y formulas mágicas (medicamentos que ofrecían rápidos resultados) pero siempre salía a flote, y esa gorda soy yo.

Cometí un error grave muchos años, agredía y odiaba a esa gorda y mi voz interior se unía a las exteriores que le decían cosas desagradables, y eso se convertía en un circulo vicioso que no se podía romper, pero no me daba cuenta de algo: yo fui alguien que vivió violencia intra familiar durante la infancia, y desafortunadamente esa violencia intra familiar se convirtió en intra personal, es como si no pudiera estar cómoda sin esa agresión, como si se hubiera formado una programación en mi disco duro que decía que no merecía ser querida, que tenia que ser maltratada y ese maltrato me lo daba a mi misma por medio de la comida, cuando ingería cantidades increíbles de alimento hasta que tenia asco por la comida, apenas pasaba y continuaba de nuevo, masticaba junto con la comida, mis problemas, mis tristezas y hasta mis momentos felices se iban con ella, ahora, tomé una psicoterapia que me ayudo a comprender y entender la causa de esa continua auto agresión que no se limitaba a la comida sino a otras áreas, como el rechazar buenos puestos en una empresa, a rechazar hombres interesados en mi por creer que no era digna merecedora de eso que seguramente era por un interés oculto o por burlarse de mi persona, que si ni yo quería a esa “gorda” ¿Cómo pretendía que la quisieran los demás?

Gracias a esa terapia que atacó el origen y la causa del sobrepeso, es que estoy adelgazando, he dejado de agredir mi cuerpo a dejar de odiar “mis lonjas”, cuido y amo mi cuerpo, lo ejercito, y lo alimento con cosas sanas, lo saco a pasear, lo arreglo, lo mimo y debes en cuando si mis posibilidades lo permiten lo llevo a un spa, y he aprendido a amarme a mi, mas allá de la gorda, no soy una “gorda” soy una persona que es y merece ser amada, respetada y no agredida, con esto solo pretendo compartir una reflexión con tus lectores y una enseñanza que me ha costado mucho asimilar pero que me ha traído cosas buenas a mi vida. Y esa enseñanza es: NO LUCHES CON TU CUERPO “GORDURA”, LUCHA CON LA CAUSA QUE LA PROVOCA.

Gracias por este espacio para compartir experiencias, y felicidades por tu columna.”

Recuerda: si no hablas y no denuncias es porque disfrutas y apruebas tu maltrato, tu vejación y tu discriminación, en ti está la última palabra en esta historia.

Escríbeme a: [email protected]

("Promuevo el Derecho a la Propiedad intelectual.  Copyright. Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos, videos y textos sin autorización expresa y escrita del autor")

Rocío Martínez desde México a expreso deseo comparte con nosotros una reflexiva carta. Acompáñame a leerla…
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4142 veces