Inicio > Secciones > Tu rincón con Jen > [email protected], véndeme tu alma que yo te rebajo

[email protected], véndeme tu alma que yo te rebajo

[email protected], véndeme tu alma que yo te rebajo” parece ser últimamente el credo de todos los zamuros que se han incorporado a la industria de los vendedores de ilusiones/estafadores.

Hay cualquier clase de personajes prometiendo lo que jamás podrán cumplir, todo a cambio de tu dinero y tu eterna e ingenua fé en todas las porquerías que puedan venderte.

Libros, dietas mágicas, cremas, potingues, aparatos para ejercicios, médicos, entrenadores, personas públicas, de todo hay. Lo preocupante además de la estafa amparada bajo la ley que están ejerciendo es el mensaje tan irresponsable y dañino que le están enviando a la población.

Esta gente se va a escudar en TODO lo indecible para hacerte creer que realmente están diciéndote “la verdad”, que están siendo juiciosos y responsables con su trabajo y los mensajes que están emitiendo, que tú les importas y hasta he tenido que oír que lo hacen como trabajo social o porque el hecho de que la obesidad esté creciendo de manera tan avasallante les quita el sueño.

¡Por favor! Eso ofende mi inteligencia ¿Pero creerán ellos que quienes tenemos sobrepeso somos retrasados mentales? ¿Será que se imaginan que la grasa es un ansiolítico de las neuronas?

Es bien preocupante ver el efecto de estas personas sobre la población, porque eso da muchos mensajes para quienes luchamos en esta causa y realmente nos preocupamos por lo que sucede sin ningún ánimo de lucro.

Por más desesperante que sea la situación en la que nos podamos encontrar, por más oscura que veamos la vida, por más que estemos al borde de cometer una locura que nos cueste la vida, es absolutamente necesario parar, analizar y con mente abierta, sensatez y cabeza fría pensar inteligentemente que hacer.

Así como ganamos peso paulatinamente, así mismo es que debe perderse. Por las razones correctas, con los métodos adecuados y la asesoría profesional responsable y especializada para ello. Y me voy más allá, no es cuestión solamente de hacer dieta y perder peso, debe ser un cambio realmente profundo y ponderado, el deseo de cambiar de hábitos alimenticios, cosa que trasciende a otro nivel todo este tema.

Por ejemplo; si somos seres individuales, con necesidades ÚNICAS e historias independientes ¿Cómo es eso que soluciones generales y masivas nos van a servir? ¿Alguien le ve la lógica? Porque yo no…

Otro gravísimo error que he percibido es el endiosamiento de esos supuestos expertos y/o gurús. Me disculpo si sueno demasiado fuerte, pero la estupidización de la gente frente a estas personas es doblemente vergonzosa.

Los enaltecen como si fueran verdaderos héroes, como si su labor ha sido tan trascendental para la especie humana que son merecedores casi de ser canonizados. Hay que admirar a los VERDADEROS héroes, pero con moderación. El endiosamiento solo crea monstruos que terminan devorándonos. Y eso va también para quienes endiosan a los médicos, pero esa es otra historia de la que hablaré en otra oportunidad…

Este tema hay que tomárselo bien en serio, porque es delicado y se está tornando en peligrosamente dañino y aún estamos a tiempo de detener esta locura.

Les dejo de reflexión estas ideas sueltas que plasmé en esta oportunidad para que las mediten y asimilen. Siempre ansiosa y feliz de escucharles, oír vuestras historias, testimonios, denuncias y sentimientos.

Mucha felicidad y éxitos para [email protected] en este 2010.

Escríbeme a: [email protected]

("Promuevo el Derecho a la Propiedad intelectual. Copyright. Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos, videos y textos sin autorización expresa y escrita del autor")

Evaluación actual: 5 (1 votos)
Nota vista: 3566 veces