Inicio > Secciones > Tu rincón con Jen > El amor y el sobrepeso. (1)

El amor y el sobrepeso.

Veía absolutamente atónita un programa de televisión español donde el tema a tratar era si realmente podía ser factible el sobrepeso y las relaciones de pareja como ecuación, es decir, algo llevable y tangible. Creo que en mi vida había visto tanta lástima, auto-agresión y egoísmo juntos.

Los casos eran muchos, desde una mujer que tenía 14 años sin hacer el amor con su esposo y le prohibía terminantemente verla desnuda y a pesar de eso su marido era tan fiel y su amor imposible más incondicional y noble, ella para más asombro y horror le proponía a él que se buscara prostitutas y las metiera en su casa y en su cama, como el caso de una pareja donde ella pesaba cerca de 200 kilos y 1.60 mts. y él no hay hacía más que decir que amaba a esa maravillosa mujer que estaba a su lado, mientras ella decía que nadie y mucho menos él se merecía “eso”, y cuando decía “eso” era por supuesto refiriéndose a ella con desprecio y asco, como si fuera un delito u horror que alguien pudiera haberse enamorado de ella.

Insisto e insistiré en lo mismo hasta que me convenzan ¿Por qué agredirse tanto bendito Dios? ¿Es que acaso ustedes no son seres humanos? Hasta el peor de los criminales siempre le dan segundas oportunidades de juicio, de integrarse a la sociedad y de comenzar una nueva vida y esto lo digo con toda la ironía del mundo. ¿Qué pecado se comete al ser gordo y querer todo lo que los demás quieren? Yo, no lo entiendo.

No logro entenderlo por más que los conozco, a menos que yo sea especialmente anormal que siempre me ví y veré como un ser humano regular como cualquier otro y me siento con el maravilloso derecho y deber de vivir con calidad, y con el derecho y obligación de darme una vida normal y llena de privilegios como cualquier otro que se esfuerza duro para ser una persona de provecho y tener una vida de primera.

Que egoístas somos que con la excusa del sobrepeso no solo estamos agrediendo las 24 horas del día, sino que también agredimos a todos los que están a nuestro alrededor, y peor aún en el caso de las personas que nos quieren, abusando groseramente de su amor y paciencia.

Había una mujer en ese programa que decía que por ella pesar 120 kilos pues para que arreglarse, seducir a su marido y lucir atractiva y el marido con tremenda sonrisa en la cara le decía que ella era monstruosa y que de no rebajar ella, él la dejaba. ¡Bendito Dios! ¿Que pasa en la cabeza de la gente cuando piensa esto? Les juro que no entiendo. ¿Quien dice que por ser gordo u obeso hay que echarse a morir, dándole pena ajena a Raimundo y todo el mundo? ¿Acaso ahora tu belleza depende de tus kilos y tu talla o de lo que los demás piensen de tí?

¿De cuando acá el amor, la dignidad y el respeto se negocian y se condicionan?

Si algo he cuidado yo en la vida es mi imagen y mi presencia, porque eso habla en un 99.99% de cuanto me quiero, me valoro y me respeto, y no hablo de ahora que peso 110 kilos. Hablo inclusive de cuando pesaba 170 kilos. Siempre fui gorda, hasta el punto de llegar a ser obesa, y JAMÁS he caído en las garras del desamor propio, no me lo permito ni me lo perdonaría jamás. No necesito hacer las cosas para gustarle a los demás, sino para enamorarme a mi misma que soy la autora de mi historia, así como lo eres tú de la tuya.

Como puede ser alguien tan ridículamente egoísta de negarse el placer sexual, de negarse el derecho de amar y ser amado, hasta cuando vamos a seguir pensando que somos fenómenos de circo y que quienes nos aman (en la forma que sea) lo hace para experimentar “que se siente estar con un (a) gordo (a)”.

El amor tiene variadas formas…algunas excesivamente crueles y que nos hacen creer tener el derecho de mutilar, agredir, maltratar a otros con la excusa de que “estamos haciéndole un bien” a esa persona. Debemos saber distinguir cuando es amor, cuando es abuso y cuando nos utilizan…tres cosas bien distintas mis queridos amigos.

Amigos míos...no sé que decirles. Porque somos muchos y viviendo de una manera cruel y agudamente equivocada, creyendo merecer los peores castigos por cometer el gran “delito” social de ser gordos, y que esto de delito sea bien entendido como una ironía del tamaño del Río Orinoco.

Depende única y exclusivamente de ustedes el ser felices, y no esperar a que los operen, a que la dieta les resulte, o que las tiendas comiencen a vender tallas más grandes de ropa. La felicidad aunque no lo crean está en cada uno de nosotros, nosotros la procuramos y la mantenemos. Y sentados, devorando todo cuanto pase a nuestros ojos jamás vamos a tener nada. Los privilegios y los derechos se pelean, se luchan y se buscan.

De seguir condicionando las ganas de vivir únicamente conseguiremos una muerte emocional segura, una triste vida pasar desapercibidos en el mundo. ¡¡La felicidad y el amor propio nos esperan!! Eso no llega después de la graduación, después de los hijos, cuando llueva, si nos casamos o si comemos.

Es hora ya de procurarnos una vida de calidad, más próspera y saludable mental y emocionalmente hablando. Eso no depende de cuanto pesemos, sino de cuan dispuestos estemos a procurarnos lo mejor, a ser amados y amar, a vivir bien, a ser respetados y tener una vida de una calidad envidiable, y entendiendo que el gordo es simplemente una condición tan normal como ser pelirrojo, anciano, calvo o cantante. Dejemos de agredirnos porque no hemos hecho nada malo, simplemente somos víctimas de la errónea información social, y sin embargo aún siendo víctimas cometemos una terrible equivocación al vivir dando lástima y llamando la atención de manera incorrecta. Escondiéndonos, auto-compadeciéndonos, agrediéndonos y comiendo no logramos absolutamente NADA.

Solo en tus manos está la clave del éxito…eso no depende de la “magia”, de rituales religiosos, de hechos fortuitos o de los deseos de un ser superior, sino de ti y nada más de ti y de cuanto empeño pongas en lograrlo.

Recuerda:

Si no hablas y no denuncias es porque disfrutas y apruebas tu maltrato, tu vejación y tu discriminación, en ti está la última palabra en esta historia.


E-mail para contacto: [email protected]
("Promuevo el Derecho a la Propiedad intelectual.  Copyright. Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos, videos y textos sin autorización expresa y escrita del autor")

Veía absolutamente atónita un programa de televisión español donde el tema a tratar era si realmente podía ser factible el sobrepeso y las relaciones de pareja como ecuación, es decir, algo llevable y tangible. Creo que en mi vida había visto tanta lástima, auto-agresión y egoísmo juntos.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5021 veces