Inicio > Secciones > Tu rincón con Jen > Discriminación aspectista

Discriminación aspectista

Discriminación aspectista

Aspectismo: es el nombre que recibe la discriminación de las personas por ser feas, gordas o no encajar en los cánones de belleza al uso. Este tipo de racismo se manifiesta sobre todo a la hora de contratar a trabajadores y algunos lo definen ya como la gran lacra del siglo XXI.

Se preguntarán por qué empecé la columna dando el concepto de lo que aspectismo ¿Cierto? Sé que no se sorprenderán con la respuesta. Por segunda vez me fué prohibida la entrada a un local de diversión nocturna por ser gorda. La diferencia de la primera vez con la segunda es que esta vez no me pienso quedar callada o cruzada de brazos.

Recuerdo cuando hice mención la primera vez de lo ocurrido poca gente me creyó e insistían de lo absurdo de mi historia. Es comprensible, porque solo pocas personas se pueden creer que en pleno año 2006, ante tantos avances jurídicos, tecnológicos y médicos una barbaridad así esté sucediendo.

Entrar en detalles de este segundo capítulo de DISCRIMINACIÓN ASPECTISTA sería solo ocupar líneas con algo que todos ustedes poco o mucho se pueden imaginar. Lo importante y relevante a saber es que ya hice las denuncias pertinentes antes el organismo competente para ello a nivel nacional y notifiqué de lo sucedido a ONG´s y demás organismos internacionales que luchan en pro de los derechos humanos.

¿Quieren saber algo triste? Probablemente no pase trascendente con mi denuncia a nivel legal. Soy optimista, pero realista, y sé perfectamente como funcionan las cosas en mi país. Aún así estoy determinada a que se sepa la clase de troglodita que es el dueño del local donde me prohibieron la entrada, y aún más los horrores que tiene que vivir una persona con sobrepeso en un país tercermundista como Venezuela.

Cuando comencé a escribir esta columna pensé en llamarla “Silencio mortal” pero además de sonarme a película de porno-terror de mala calidad capté en el instante que no les enseñaría nada a ustedes con dicho título.

Debemos aprender tarde o temprano que somos seres humanos

N-O-R-M-A-L-E-S

Como seres humanos normales que somos, tenemos derechos garantizados por Constitución, Leyes, Tratados y Convenios Internacionales.

Amigos míos, la justicia no se aplica por inercia. La justicia se busca y se lucha para poder obtenerla. Si queremos que atrocidades como estas no sigan pasando tenemos que comenzarnos a formar en una cultura de denuncia y acción en pro de mejorar nuestra calidad de vida. No somos suelas de zapatos para ser constantemente pisoteados.

Espero traerle pronto buenas nuevas de este nuevo capítulo de mi lucha por vivir como un ser humano normal en un país cruelmente anormal.

Recuerda:

Si no hablas y no denuncias es porque disfrutas y apruebas tu maltrato, tu vejación y tu discriminación, en ti está la última palabra en esta historia.

Escríbeme a: [email protected]
("Promuevo el Derecho a la Propiedad intelectual.  Copyright. Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos, videos y textos sin autorización expresa y escrita del autor")

Aspectismo: es el nombre que recibe la discriminación de las personas por ser feas, gordas o no encajar en los cánones de belleza al uso. Este tipo de racismo se manifiesta sobre todo a la hora de contratar a trabajadores y algunos lo definen ya como la gran lacra del siglo XXI.

Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10887 veces