¿Se han preguntado o tal vez soñado como serían las cosas por un instante si el mundo tuviera cánones de belleza diferentes? Que lo “chic” sería ser obeso y lo “horrendo” como desgraciadamente se califica nuestra enfermedad fuera ser flaco.

"> ¿Se han preguntado o tal vez soñado como serían las cosas por un instante si el mundo tuviera cánones de belleza diferentes? Que lo “chic” sería ser obeso y lo “horrendo” como desgraciadamente se califica nuestra enfermedad fuera ser flaco.

" /> ¿Se han preguntado o tal vez soñado como serían las cosas por un instante si el mundo tuviera cánones de belleza diferentes? Que lo “chic” sería ser obeso y lo “horrendo” como desgraciadamente se califica nuestra enfermedad fuera ser flaco.

" />
Inicio > Secciones > Tu rincón con Jen > 24 horas de perfección…24 horas de gordura

24 horas de perfección…24 horas de gordura

¿Se han preguntado o tal vez soñado como serían las cosas por un instante si el mundo tuviera cánones de belleza diferentes? Que lo “chic” sería ser obeso y lo “horrendo” como desgraciadamente se califica nuestra enfermedad fuera ser flaco.

¿Como sería vivir en un mundo donde todo es al revés? Donde los acosados, perseguidos, discriminados y burlados fueran los flacos y quienes disfrutáramos de respeto, derechos sociales, derecho a la salud y todo aquello que NOS QUITAN por cometer el “pecado” de ser gordos fuéramos nosotros.

A esa deducción llegamos Carlos y yo. Un frecuente lector de mi columna y asiduo actor en el Chat de este portal.

Sería interesante presenciar eso tal vez para un estudio psicológico y social, pero nada más. Al menos yo en lo particular no creo en las revanchas y venganzas. Todos por alguna circunstancia tenemos cosas por las cuales padecer y sufrir, y si se trata de una persona que sufre con la desgracia ajena peor será el resultado al final de su “diversión”. Por fortuna todo cuanto uno hace se regresa, bien sea en recompensa o castigo.

No le deseo daño a nadie y si algo no quiero que siga sucediendo CON NADIE es el acoso y discriminación de la cual fui y soy víctima por ser obesa así como sé que lo han sido cada uno de ustedes, nadie se lo merece por la razón que sea. Todos los habitantes del mundo merecemos respeto e igualdad de derechos. El revanchismo en nuestro caso solo demostraría escasez de raciocinio y poniéndolo en crudo el “vengarnos” o contraponer las cosas no compensaría en lo absoluto las humillaciones, abusos y violaciones de derechos humanos a los que hemos estado sometidos. Y seguiremos estando mientras lo permitamos. Lo dije anteriormente y lo repetiré hasta la eternidad; adelgazando a través de dietas y cirugías no se soluciona el verdadero problema.

El problema real y más tajante está en la mentalidad de la Sociedad y en los erróneos cánones de belleza que se manejan y cada vez más rigurosos y facistoides.

¿Qué pasaría si fuera una flaca la que entra a una tienda a preguntar el precio de una blusa? y la vendedora con la burla característica le dijera: “Disculpe señora, pero esta tienda solo vende tallas grandes”.

¿Qué pensarían los “perfectos” al ir a una playa y ver solo gente con sobrepeso bañarse cuando sean ellos los que quieran disfrutar de su sano derecho del esparcimiento al aire libre y la gente los vea con cara de asco y solo prevalezcan los codazos, las risitas? y hasta los más atrevidos que hagan apuestas a ver quien se vacila a la flaquita, para que ella se crea que es un ser humano y para divertirse con ella un ratito.

Sería interesante que eso pasara por 24 horas, donde nosotros los gordos y obesos finalmente disfrutáramos de la paz de poder vivir sin acosos, presiones, burlas y angustia hasta de caminar frente a un grupo de personas porque ya estamos esperando la tragedia, ¡LO TERRIBLE! los comentarios crueles y burlas de los ignorantes que se divierten perdiendo su tiempo en acosarnos. ¿Qué se sentirá ver los toros desde el otro lado de la barrera? y presenciar como son los otros quienes son excluidos de la Sociedad por no ser “normales”.

Repito…no hago apología o fiesta de una enfermedad. Quien diga que la gordura per se trae felicidad y jolgorio miente…y se miente a si mismo que es lo más triste. Simplemente intento llevarles a ustedes el mensaje de que los kilos no pueden jamás quitarnos la condición de seres humanos y adormecernos la dignidad.

Tenemos que concienciar a la población del gran problema que está representando la obesidad en el área de la salud a nivel mundial, que se entienda que es una enfermedad INCURABLE, y ¡que por amor a Dios! se nos deje de tratar como ganado vacuno. Somos seres humanos diferentes e independientes, con derechos…derechos que nacen con nosotros y se nos roban en nuestras narices y que pareciera que disfrutáramos viviendo esa situación.

El problema gordura-obesidad es una seria enfermedad multifactorial que se empeora al ser estimulada por la adicción a la comida generada por la misma enfermedad. Los “expertos” en lugar de buscar soluciones que dicho sea de paso están en la punta de sus narices y de muy económico acceso, entonces utilizan los más absurdos y criminales métodos para exterminarnos como si fuéramos ratas o plagas de cosecha y si no logran exterminarnos entonces se aprovechan de nosotros haciendo de las suyas con sus dichosas “soluciones mágicas”

Que los kilos no nos duerman la conciencia social mis queridos amigos…y que nadie se crea que es inmune porque cuando menos se lo piensen serán ustedes en otro aspecto de sus vidas quienes serán acosados y disminuidos y ya cuando quieran hacer algo será demasiado tarde si no detenemos esta locura fazistoide anti-gordos/ anti-obesos.

Esto no es un juego de poder…ver quien insulta más o discrimina más que el otro. Es simplemente luchar por la reivindicación de nuestros derechos…derechos que vienen con nosotros al nacer, que nadie puede quitarnos y que nos han sido ROBADOS. Quien insulta, veja y discrimina es porque evidentemente maneja sus inferioridades y complejos haciendo sentir mal a otro.

Reciban un cálido abrazo y sepan siempre que este espacio es vuestro.

Recuerda: Si no hablas y no denuncias es porque disfrutas y apruebas tu maltrato, tu vejación y tu discriminación. Si no denuncias, si no hablas eres cómplice de quien te veja y con tu silencio aplaudes, concientes, y aceptas su abuso. En ti está la última palabra de esta tu historia

Escríbeme a: [email protected]
("Promuevo el Derecho a la Propiedad intelectual.  Copyright. Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos, videos y textos sin autorización expresa y escrita del autor")

¿Se han preguntado o tal vez soñado como serían las cosas por un instante si el mundo tuviera cánones de belleza diferentes? Que lo “chic” sería ser obeso y lo “horrendo” como desgraciadamente se califica nuestra enfermedad fuera ser flaco.

Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4245 veces