Inicio > Secciones > Gordos Famosos > Claudio Borghi: “Hay muchos flacos que juegan mal y muchos gordos que juegan bien”

Claudio Borghi: “Hay muchos flacos que juegan mal y muchos gordos que juegan bien”

Desatada la “gordofobia” en Mexico, Borghi habla de porcentajes de grasa y explica que, en su caso, las críticas terminaban cuando recibía la pelota.

 

“Apuesto que no te acordaste de ningún gordo y por eso me llamaste a mí”, reclama Claudio Borghi, uno de los guatones más talentosos que ha jugado en Chile y de los pocos que nunca han rechazado su condición de tal.

 

“A la gente le complicaba verme gordo, pero a mí no. Pasa que de chico era gordo. Me empezó a cambiar el físico a los 14 años, cuando pegué el estirón. Ahí medía un metro 80 y tenía el físico de un palo. Y a los 24 empecé a subir de peso. No pude ir contra la genética de mi familia”, explica el Bichi.

 

-¿Hay muchos gordos en tu familia?

 

-Mi hijo tiene 8 años y ya usa ropa para 16. Entonces no se puede ir contra eso. ¿Estás haciendo la nota por lo de Rozental? Ojalá podamos tener muchos gordos como él, buenos para la pelota.

 

-Lo que pasa es que a los futbolistas les molesta que les digan gordos.

 

-Como a todos, porque el gordo es molestado siempre, en el barrio, en el trabajo, en todos lados. Pero yo no conozco ningún gordo que sea mala persona. Y en el caso del fútbol, tiene que ver mucho con lo que la gente ve en la cancha. Si vos ves a un futbolista desnudo, te das cuenta de que no es tan gordo, porque influye el porcentaje de grasa.

 

-¿No será que calificar de gordo a un futbolista le afecta el ego?

 

-No, no creo. A mí me dicen Negro. ¿Por qué me voy a ofender si soy negro? Y si me dicen gordo es normal. El problema es que la gente no te acepte como sos y quieran que seas otra cosa.

 

-Cuando llegaste a Colo Colo, en 1992, ya venías gordo.

 

-Llegué a Colo Colo con 28 años y, como te decía, empecé a engordar a los 24. En ese tiempo pesaba 84 kilos.

 

-¿Cuál era tu peso ideal?

 

-84 kilos. El peso que tuve siempre fue el ideal.

 

-¿No te decían nada?

 

-Claro que sí, me decían que tenía que bajar de peso y hacer dieta y esas cosas. Todo terminaba cuando me daban la pelota. Ahí me decían ojalá sigas gordo.

 

-Cuando llegaste a Chile un periodista escribió que tu auto se hundía cuando te subías a él. Y te enojaste mucho por eso.

 

-Es que esa nota se escribió en forma despectiva y cuando te tratan así molesta mucho. Pero cuando te lo dicen con cariño, no pasa nada.

 

-¿Quién es el mejor gordo que has visto jugar? ¿Maradona?

 

-Maradona no era gordo en sus inicios. No me acuerdo cómo le dicen acá, pero en Argentina los llaman morrudos. Bajos y corpulentos. Eso lo hacía diferente a los demás. Hay muchos flacos que juegan mal y muchos gordos que juegan bien. Ojalá haya más de estos últimos. El problema es que la gente se equivoca, porque muchos tienen contextura grande, como Juan Gilberto Funes, el Búfalo, que parecía gordo, pero era grande. Es el porcentaje de grasa. Yo tenía guata, pero tenía poco porcentaje de grasa. Les pasa a las mujeres que se ven gordas y tienen menos porcentaje de grasa que las flacas. Pero la gente no sabe eso.

Desatada la “gordofobia” en Mexico, Borghi habla de porcentajes de grasa y explica que, en su caso, las críticas terminaban cuando recibía la pelota.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8115 veces