Inicio > Secciones > Denuncias > Un golpe a la discriminación

Un golpe a la discriminación

"Quiero participarlos del primer logro en mi batalla contra la discriminación de obesos: el dictamen favorable del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), que adjunto al presente"

A todos aquellos que me brindaron su apoyo, a los que me ofrecieron y prestaron ayuda, a los que fueron indiferentes y a los que cobardemente, amparados en los intereses económicos en juego, me cerraron las puertas, quiero participarlos del primer logro en mi batalla contra la discriminación de obesos: el dictamen favorable del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), que adjunto al presente.
¡Gracias a todos! Al apoyo, porque es necesario para no caer, pero también al rechazo y la indiferencia, porque alimentaron mi terquedad y mi perseverancia para no darme por vencida.
 
[email protected]



Dictamen 176/05 de Asesoría Letrada del INADI

(Transcribo solamente los considerandos y la conclusión)

 

III. Análisis del caso

            En primer lugar es necesario establecer que el ámbito de competencia de nuestro instituto se encuentra dado por el juego de las leyes 24515 y 23592, la última entendida como la ley antidiscriminatoria.

            Según el art. 1° de esta última ley mencionada (sancionatoria de las conductas discriminatorias de índole civil), comete un acto discriminatorio “quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados, considerando particularmente los actos u omisiones discriminatorias determinadas por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

            Según el Real Diccionario de la Academia Española discriminar es separar, distinguir, diferenciar una cosa de otra. Por ende es dar trato de inferioridad a una persona por motivos raciales, religiosos, políticos o de cualquier índole. La desigualdad de trato puede ser voluntaria o involuntaria, a través de una elección entre situaciones o personas. La discriminación es totalmente voluntaria, intencional y hasta dolosa; es el rompimiento voluntario o doloso de la igualdad (entendiendo igualdad por el tratamiento igual de los iguales en iguales circunstancias). Por ende, es menester verificar si la conducta adjudicada a la empresa Aerolíneas Argentinas S.A. constituye en base a estos parámetros un acto discriminatorio.

            También la mayoría de los instrumentos internacionales sobre Derechos Humanos contienen el principio de igualdad de trato ante la ley o de no discriminación. E incluso la Corte Interamericana ha interpretado el concepto de discriminación contenido en el art. 1.1. estableciendo que “… sólo es discriminatoria una distinción cuando carece de justificación objetiva y razonable”. De esta manera, considera que no habrá discriminación “si una distinción de tratamiento está orientada legítimamente, es decir si no conduce a situaciones contrarias a la justicia, a la razón o a la naturaleza de las cosas” (OC 4, del 4-01-84, Considerandos 56 y 57).

            Cabe preguntarse entonces si existe una justificación objetiva y razonable para que la empresa Aerolíneas Argentinas, amparándose en la Resolución de la IATA 720 A, le solicite a una persona con determinadas características físicas, un asiento extra. Dicha resolución afirma lo siguiente: “si un pasajero desea ya sea por confort o por su condición física uno o más asientos extra, la tarifa por asiento extra será la misma del pasajero cien por ciento”.

            Ahora bien, según dicha Resolución el confort y la necesidad por condición física –un término desde el punto de vista de la competencia de nuestro instituto, bastante cuestionable- son causales de la misma entidad. Las opciones para una persona con determinadas “condiciones físicas” se reducen a tres: o viajar en Business –un servicio más oneroso-; o comprar dos asientos como si fuera dos personas o directamente no viajar, lo cual es a todas luces discriminatorio porque con ese criterio dos personas extremadamente delgadas podrían ocupar un solo asiento y entonces la empresa debería cobrar la mitad, y esta conducta no sólo es discriminatoria, sino irresponsable e irrisoria.

            Los pasajes se deben vender por persona y no por kilo o espacio ocupado en el avión. La empresa Aerolíneas Argentinas realiza esta diferencia a su libre criterio y esto constituye una conducta subsumible en la ley 23592, específicamente su art. 1°. Una ley que asegura el goce de los derechos fundamentales a todas las personas sin distinciones, basadas en múltiples causas, entre ellas los caracteres físicos. Esta conducta puede considerarse violatoria del principio de igualdad, contemplado en el art. 16 de nuestra Constitución Nacional, que en este caso específico sería: una persona – un pasaje.

            La denunciada ha cometido una transgresión a la ley 23592. Esto es así porque ha impedido a la Sra. Bertolio disfrutar de los mismos derechos que el resto de los pasajeros, desde el mismo momento en que la denunciante se ve obligada a adquirir un asiento extra para poder trasladarse. No existe razón jurídica que justifique este acto. Una persona debe ser respetada como entidad en su conjunto. Y no medida por su peso, altura, etc.

            De esta manera cuando un eventual pasajero se presenta para realizar un viaje es evaluado por la empresa a su antojo a fin de verificar si sus “medidas” se condicen con las del asiento. Y si no tiene recursos para pagar dos pasajes o como sucedió en el caso que nos convoca los asientos no tienen apoyabrazos rebatibles, debe sufrir en público como le ha ocurrido a la denunciante el bochorno de que su caso sea ventilado frente a los presentes en lugar de recibir un trato respetuoso y discreto, como se merece por haber adquirido un servicio que finalmente no le brindan.

            De esta manera y teniendo en cuenta lo expresado por la ley 23592 para que se produzca un acto discriminatorio deben configurarse tres elementos:

1)      Violación de un derecho fundamental reconocido por las leyes, la Constitución Nacional o un Tratado internacional.

2)      Distinción, exclusión, restricción o preferencia de una persona o grupo de personas (entre los motivos por los cuales es aplicable la ley 23592 se encuentran los caracteres físicos)

3)      En forma arbitraria. Es decir, sin una causal objetiva que lo justifique.

Estos tres elementos se han configurado en el caso que nos ocupa. Por lo tanto, y pese a los argumentos vertidos por la denunciada en cuanto a que efectuó todos los recaudos y premisas que se tuvieron en cuenta al momento de contratar, es opinión de quien dictamina que no lo ha hecho: no le permitió a la denunciante utilizar los servicios pactados y además la sometió a un trato desigual, desde el inicio de la relación al venderle de por sí y por su “condición física” dos pasajes para que pudiera viajar; diferenciándola del resto de los pasajeros.

 

IV. Conclusión

Por todo lo expuesto esta asesoría considera:

1)      Que la empresa Aerolíneas Argentinas se encontraba en mejores condiciones para probar que no discriminó a la señora Carina Bertolio en razón de su aspecto físico. En este sentido ya es doctrina de este instituto que el Onus Probandi no es tarea exclusiva del denunciante (quien alega el hecho o acto discriminatorio debe probarlo) sino fundamentalmente de quien está en mejores condiciones de acreditar la verdad de los hechos. Conteste con la doctrina “Si quien está en mejores condiciones de acreditar la verdad de los hechos no lo hace o se limita a una escueta negativa formal, entonces es tarea del órgano competente el evaluar las razones de esta conducta evasiva e inclusiva, aceptar la verosimilitud de los hechos denunciados” (Ver Lino Enrique Palacio, Manual de Derecho Procesal Civil 14 ED. Abeledo Perrot 339-403 y ss.; Roland Arazi, Derecho Procesal Civil y Comercial Parte General y Especial, Segunda, Ed. Astrea, pág. 229-310).

2)      Que Aerolíneas Argentinas ha violentado de esta manera el derecho de Acceso al Consumo, que no es otro que el derecho a no ser discriminado en la relación de consumo arbitrariamente por parte de proveedores de bienes y servicios. Es decir, estos consumidores, cuyos derechos se encuentran garantidos por la Constitución Nacional en el art. 42, tienen derecho a un trato equitativo y digno, lo que significa que no pueden sus derechos ser cercenados sin una causal que lo justifique en razón de su edad, orientación sexual, religión, raza, opinión política, posición social, condición física o cualquier otra característica.

3)      Que la conducta atribuible a la empresa Aerolíneas Argentinas constituye un acto sancionable en los términos de la ley 23592, razón por la cual esta asesoría considera debe notificarse también del presente dictamen a la Subsecretaría de Transporte Aéreo, a fin de que eventualmente tome los recaudos que considere necesarios.

 

Por las razones expuestas esta asesoría aconseja considerar los hechos denunciados oportunamente como que encuadran en el tipo discriminatorio del art. 1° de la ley 23592, en razón de caracteres físicos.

En mérito de ello se estima jurídicamente viable ofrecer al denunciante apoyo institucional a través de asesoría letrada.

Es cuanto considero pertinente informar.

 

Firmado: Elizabeth Moscoso Klappstein (Asesora Letrada)

 

29 de Abril de 2005.

Visto el informe que antecede de la denuncia MFN N° 0897 “Carina Elisabet Bertolio c/ Aerolíneas Argentinas” que se comparte en lo sustancial, NOTIFÍQUESE a las partes y a la Subsecretaría de Transporte Aéreo. ARCHÍVESE.

 

Firmado: Enrique Oteiza (Presidente del INADI)

 

"Quiero participarlos del primer logro en mi batalla contra la discriminación de obesos: el dictamen favorable del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), que adjunto al presente"
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8783 veces