Inicio > Secciones > Denuncias > Prejuicios contra los gordos

Prejuicios contra los gordos

Prejuicios contra los gordos

Nuestra sociedad ha impuesto un modelo uniforme de belleza física: el esbelto

Un estudio realizado en Estados Unidos, publicado en New England Journal of Medicine, asegura que las personas obesas están discriminadas. Tienen menos posibilidades de casarse (20% menos las mujeres y 11% menos los hombres), es mayor la probabilidad de que sean pobres (10% más para ambos sexos), ganan menos dinero (7.000 dólares menos al año las mujeres, 3.000 los hombres).

Aunque siempre es difícil distinguir la causa del efecto a partir de estadísticas, los autores de la investigación concluyen que no sólo ocurre, como se creía, que los pobres tienden más a la obesidad -porque su dieta y su régimen de vida son menos sanos-; también, el exceso de peso favorece la pobreza. Esto se debe, dicen, a que a los obesos se les mira con malos ojos y se les posterga cuando piden empleo. Precisamente en estos días se ha conocido en Francia el caso de una profesora rechazada, por su sobrepeso, para un puesto en un liceo.

Los estudiosos norteamericanos equiparan esta discriminación contra los obesos a los prejuicios racistas. Algunos dicen que el Congreso debería aprobar medidas de protección legal a estas personas. Loable idea. Lo malo es que podría llevar a una inflación legislativa: al fin y al cabo, parecidos inconvenientes pueden sufrir las personas de baja estatura y las feas, entre otras.

En cualquier caso, hay que combatir los prejuicios. Según un investigador de la Universidad de Pensilvania, mucha gente cree que las personas con más kilos de la cuenta son glotonas y que podrían estar delgadas si de verdad quisieran. Pero eso es falso, señala, y "pensar lo contrario es hacer culpable a quien, en realidad, es una víctima".

La verdad es que, por mucho que se ensalce la diversidad, nuestra sociedad ha impuesto un modelo uniforme de belleza física: el esbelto. Para superar este prejuicio, los gordos deberían sacudirse todo complejo de inferioridad al grito de fat is beautiful. Y pasar a la acción afirmativa: por ejemplo, exigir una cuota de representantes en el gremio de las top models, de modo que junto a las Claudia y Noemi no falten algunas estilo Rubens. Después de todo, son un modelo más accesible.

Nuestra sociedad ha impuesto un modelo uniforme de belleza física: el esbelto
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 648 veces