Inicio > Secciones > Denuncias > Operaciones de estomago: la espera es demasiado larga

Operaciones de estomago: la espera es demasiado larga

La mujer obesa que espera una reducción de estómago desde 2003 acusa al Hospital de dar prioridad a casos menos graves

«Mi médico de cabecera, y durante una de las últimas visitas que me hizo en mi domicilio puesto que no tengo fuerzas para desplazarme al Centro de Salud, se sorprendió de que, después de tanto tiempo, aún no me hubieran sometido a una intervención». María Luisa Vela Molina, la enferma de obesidad mórbida que lleva casi dos años esperando que el Reina Sofía le practique una reducción de estómago, respondió ayer a las declaraciones de un portavoz del Hospital, en las que el complejo sanitario argumentaba que la demora de la intervención se debía a que este caso «no era tan urgente».

La vecina del Polígono Guadalquivir, que pesa más de 210 kilos y tiene la intención de acudir a los tribunales para denunciar el trato que recibe del complejo cordobés, indicó ayer a este periódico que le consta que el equipo de cirujanos digestivos del Reina Sofía ha intervenido en los últimos meses a personas que padecen una obesidad menos preocupante que la suya. En una carta remitida a este diario, Vela señaló que «tengo la seguridad de que han intervenido recientemente a dos personas para reducirles el estómago y, aunque no sé si en la lista de espera figuraban antes o después que yo, ellas mismas han reconocido que mi caso era más urgente».

La enferma censuró que el Hospital tachara de «impaciente y de poco comprensiva» su demanda para que la intervengan con premura. «Mi incomprensión viene, entre otras cosas, porque el pasado 13 de enero formulé una reclamación en el Reina Sofía y, hasta la fecha, nadie se ha dignado a contestar, de manera que la única respuesta que he obtenido ha sido el silencio administrativo, que parece que es la fórmula que emplea el Servicio Andaluz de Salud para resolver las quejas de los usuarios», suscribe la afectada en la nota remitida a ABC.

«Y mi impaciencia -continúa- quizás se explique porque en estos dos años no he tenido ningún control médico en el Hospital, no me han controlado mi peso, no me han realizado ni un análisis para comprobar mi nivel de colesterol o glucosa, del mismo modo que nadie se ha preocupado por mi presión arterial; por ello, me he visto obligada a visitar el Servicio de Urgencias en varias ocasiones, sobre todo cuando me falta el aire al caminar», asevera María Luisa Vela Molina, que también denuncia que «lleva más de un año esperando la prueba de la cantidad de oxígeno que preciso para respirar, y por eso la máquina que tengo en casa es de adorno».

La carta de la obesa mórbida insiste: «Mi impaciencia y mi incomprensión es saber que estoy sacrificando la juventud de mis hijos, que no tienen más remedio que estar dedicados a mí en cuerpo y alma 24 horas al día».
La mujer obesa que espera una reducción de estómago desde 2003 acusa al Hospital de dar prioridad a casos menos graves
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7713 veces