Inicio > Secciones > Denuncias > La Audiencia de Barcelona no considera vejatorio llamar "gorda asquerosa" a una compañera de trabajo

La Audiencia de Barcelona no considera vejatorio llamar "gorda asquerosa" a una compañera de trabajo

La Audiencia de Barcelona considera que llamar "gorda" a una compañera de trabajo no es vejatorio ni puede ser considerado un insulto "penalmente relevante". Así lo señala la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona en una sentencia por la que absuelve a un hombre que profirió este improperio a una compañera.

El tribunal ha anulado la condena impuesta por el titular del Juzgado de Instrucción número 25 de Barcelona a M.L.M., por una falta de vejaciones y una falta de lesiones, con una multa total de 400 euros e indemnización de 420 euros.

El juez de instancia condenó al acusado por insultar a una compañera de trabajo llamándola "gorda asquerosa" en el curso de una disputa; un insulto que al parecer del juez constituía una "falta de vejaciones". Asimismo, la sentencia del juez de instrucción condenó al imputado por las lesiones ocasionadas a la mujer al darle un empujón.

Los hechos sucedieron la tarde del 4 de abril de 2004, en un bar de Barcelona. La perjudicada, M.C.H.G., inició la disputa refiriéndose al acusado como "calvo y maleducado" a lo que éste respondió llamándola "gorda asquerosa".

INTERCAMBIO DE EXABRUPTOS.

Tras el intercambio de exabruptos, la mujer se dirigió al acusado y le propinó un golpe con la mano. El hombre trató de repeler la agresión con un empujón que produjo a la denunciante un "traumatismo cervical".

El acusado impugnó la sentencia condenatoria ante la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona alegando que se había producido un "error" en la valoración de las pruebas aportadas a juicio.

El tribunal ha estimado el recurso presentado por el acusado y ha revocado la sentencia. La Audiencia de Barcelona razona que la juez de instrucción que juzgó el caso y dictó la sentencia condenatoria se "limitó" a constatar lo dicho por la denunciante, la existencia del parte de lesiones y el reconocimiento por parte del acusado de que existió una disputa.

Según la Audiencia, estos elementos "no son suficientes para fundamentar una condena". En este sentido, el tribunal recuerda que "el acusado reconoce que la disputa tuvo lugar" e igualmente confiesa que propinó le dio un golpe pero asegura que lo hizo para "repeler" la agresión de la denunciante.

EL INSULTO.

En cuanto al insulto, el tribunal señala que el acusado no niega tampoco haber llamado "gorda" a su compañera pero niega rotundamente haber acompañado dicho improperio del adjetivo peyorativo "asquerosa".

Según la sentencia, el acusado "sólo admite haberla llamado 'gorda' y ello como respuesta a la expresión que ella misma admite de 'calvo y maleducado'".

La Audiencia de Barcelona considera que "ni una ni otra expresión alcanzan la entidad suficiente para ser considerados vejación penalmente relevante" y, en consecuencia, estima el recurso, absolviendo al imputado de todos los cargos.

La Audiencia de Barcelona considera que llamar "gorda" a una compañera de trabajo no es vejatorio ni puede ser considerado un insulto "penalmente relevante". Así lo señala la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona en una sentencia por la que absuelve a un hombre que profirió este improperio a una compañera.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6576 veces