Inicio > Secciones > Denuncias > El entierro de una mujer se alarga por la falta de nichos grandes

El entierro de una mujer se alarga por la falta de nichos grandes

Unos albañiles debieron picar un muro para que fuera posible introducir el ataúd después de dos horas de interminable espera

Agonía y dolor añadido en el entierro de una mujer por la falta de un nicho más grande. Una difunta obesa tuvo que esperar dos horas y cuarto a ser enterrada porque su ataúd no cabía en la tumba seleccionada ni en ninguna de las nuevas filas construidas. A base de martillo y cincel, albañiles municipales tuvieron que acabar con el muro de refuerzo para que la mujer recibiera sepultura mientras sus familiares, indignados, no salían de su asombro.

«Esto es inhumano, vergonzoso. Es un trago horrible», se lamentaba a mediodía de ayer, en el cementerio, Fermina Cáceres, nuera de la fallecida, que, según la familia, podía pesar cerca de 200 kilos. La familia tuvo que adquirir un féretro más grande lo habitual pero lo más penoso llegó con su entierro. «Llegamos a las doce menos cuarto con mi suegra y la pobre no se ha podido enterrar hasta cerca de las dos y media. Ha sido terrible», comenta compungida mientras relata como «nadie dio explicaciones. El Ayuntamiento echó la culpa a Seguros Ocaso, pero Ocaso nos dijo que los nichos los hace el Ayuntamiento y está obligado a hacer algunos grandes».

En medio del dolor, terribles escenas adicionales. El féretro, portado por hasta siete personas, intentando ser introducido, sin ser posible, varias veces en el nicho, la caja, resquebrajándose, y ocupando dos horas un pasillo del camposanto.

La familia de la difunta pudo descansar tranquila al filo de las tres, tras una interminable y agónica espera. «Desde el Ayuntamiento nos han dicho que nos acerquemos a reclamar. No estamos para eso ahora. Lo único que pedimos es que el Ayuntamiento haga nicho grandes porque ya ha pasado antes lo mismo que con mi suegra y deseamos que nadie más vuelva a pasar por este mal trago», concluye Cáceres.
Unos albañiles debieron picar un muro para que fuera posible introducir el ataúd después de dos horas de interminable espera
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4169 veces