Inicio > Secciones > Denuncias > Dietas sí ¡Milagros no!

Dietas sí ¡Milagros no!

Una gran industria aprovecha el problema mundial de obesidad para vender reemplazos alimenticios, suplementos nutritivos, libros y asesoramiento por internet, para ayudar a perder kilos. Sin embargo, especialistas en nutrición de México y Estados Unidos hacen evidente la ineficacia de estos productos para conseguir la tan ansiada reducción de peso

 

Millones de personas se someten a las llamadas “dietas milagrosas” para lograr la figura ideal, recurriendo para ello a toda una “industria del engaño” y “vendedora de sueños” que ha lanzado remplazos alimentarios y libros sobre dietas: la antidieta, la de Atkins, la de Hollywood, la del agua, la de la manzana, la de la piña con atún, la dura y la blanda, la cero,... la lista es interminable.

Productos que aseguran y prometen que se bajará de peso de manera rápida, y sin otro esfuerzo que no sea adquirir el producto “milagro”.

Junto a tales promesas, cada semana aparecen “panaceas dietéticas” que se han hecho populares debido a la creciente búsqueda y persecución de la belleza física y la extrema delgadez, que traen como consecuencia el anhelo por una pérdida de peso inme diata y sin mayores esfuerzos.

Héctor Bourges, director de Nutrición del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, afirma que estas dietas se basan en verdades a medias; “son un fraude ya que no están avaladas científicamente; verdaderas bombas de tiempo que pueden ocasionar severos daños a la salud y hasta poner en riesgo la vida”, dice.

Los programas de reducción de peso que “adelgazan peligrosamente”, carecen de todo fundamento, terminan siendo contraproducentes, pues en poco tiempo pierden su eficacia y, lo que es peor, ocasionan graves daños al causar complicaciones.

Para el doctor Bourges, ningún producto milagroso o dieta rápida es efectiva para adelgazar: comer de todo pero sin exceso, disminuir el tamaño habitual de las raciones, limitar el consumo de grasas, dulces y alcohol, y realizar media hora diaria de ejercicio aeróbico es lo único efectivo para perder peso.

Sin embargo, continúa Bourges, son muy pocas las personas dispuestas a hacer cambios radicales en su dieta y en sus hábitos de vida.

Insiste que en general, ninguna de estas dietas son saludables ya que no proveen la variedad y cantidad de nutrimentos necesarios para el bienestar del cuerpo.

Por otra parte, para el doctor Alberto Pasquetti, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM con especialidad en Nutriología Clínica, “es absurdo pretender que una persona baje de peso en unas cuantas semanas lo que le ha llevado años en subir”.

“El sobrepeso, continúa, no surge de la noche a la mañana; por lo tanto, hay que ser rigurosos y tener mucho cuidado con el consumo de cualquier píldora, dieta o ‘posición mágica’ que prometa facilitar un rápido adelgazamiento”.

Afirma que estos productos y pautas dietéticas carecen de toda comprobación o rigor científico y obviamente no toman en cuenta las características, antecedentes y condiciones de salud de cada persona.

Una dieta, al igual que un medicamento, debe ser preescrita de forma individual.

No hay milagros en la pérdida de peso. Lo mejor para adelgazar es proponerse objetivos modestos y huir de las dietas rápidas y sin sustento.

Informes de la Organización de Consumidores y Usuarios Europeos(OCU) indican que en toda Europa hay legisladores y controladores que analizan la publicidad con el fin de proteger a los consumidores vulnerables y evitar que sean víctimas de los fraudes relacionados con productos adelgazantes.

Sin embargo, se afirma que aún existen muchos consumidores vulnerables, que en su necesidad de creer en una solución mágica acceden a participar en estos fraudes y los resultados inevitables son la decepción y la pérdida de dinero, y no la pérdida de peso.

Una gran industria aprovecha el problema mundial de obesidad para vender reemplazos alimenticios, suplementos nutritivos, libros y asesoramiento por internet, para ayudar a perder kilos. Sin embargo, especialistas en nutrición de México y Estados Unidos hacen evidente la ineficacia de estos productos para conseguir la tan ansiada reducción de peso
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8333 veces