Inicio > Secciones > Denuncias > Condenaron a Aerolíneas Argentinas por “discriminación”

Condenaron a Aerolíneas Argentinas por “discriminación”

Es en el marco del proceso iniciado por Gustavo Rebull, quien había denunciado ante el INADI que la empresa no le impidió abordar un vuelo de Misiones a Buenos Aires por su condición de obeso mórbido

Segun informa InfoBae, el apoderado de Rebull, el abogado Jorge Monastersky denunció ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo a la empresa Aerolíneas Argentinas por su conducta discriminatoria.

Fue porque a mediados de Julio de 2006, Aerolíneas Argentinas impidió “de manera arbitraria e ilegal” a Rebull abordar un vuelo por su excesivo peso, en ese entonces de 320 kilos.

El abogado detalló a Infobae.com que “el primer acto discriminatorio de la empresa consistió en hacerle pagar un ´extra SEAT´ -equivalente a dos asientos- solicitándole asimismo que se tome la medida de su cintura para determinar su tamaño real”.

Si bien Rebull accedió a dicho requerimiento, horas antes del vuelo recibió un llamado telefónico de la empresa donde le comunicaban que “quedaba abortada toda posibilidad de embarque argumentando que los asientos no estaban preparados para una persona de ese peso.”

En su descargo, Aerolíneas Argentinas argumentó que al momento de efectuar la reserva del vuelo “sólo se le indicó (a la compañía) que el pasajero era obeso sin mencionar las dimensiones reales que tenía”.

Asimismo, la empresa solicitó que el potencial pasajero se someta a un chequeo médico para determinar si se encontraba apto para realizar el vuelo.

Y pese a que el departamento médico indicó que “no existían problemas físicos médicos que impidan el traslado”, la empresa le informó que “la imposibilidad de realizar el traslado” se debía a “la estructura del avión y razones de seguridad.”

Así las cosas, el doctor Monastersky argumentó ante las autoridades del INADI que era absolutamente falsa la afirmación de Aerolíneas Argentinas en cuanto se refería a que sólo le habían comunicado que el pasajero “era obeso”.

El abogado remarcó que la empresa no depuso su actitud, pese a saber que Rebull “no viajaba por vacaciones o placer sino exclusivamente para someterse a un tratamiento por la enfermedad que padecía”, más precisamente para someterse la cirugía de by pass gástrico en el Hospital Argerich.

El dictamen

El Instituto Nacional contra la Discriminación argumentó su decisión de condenar a Aerolíneas Argentinas por sus actos discriminatorios contra Rebull con el hecho de que “todo aquel que presta un servicio público de transporte (como Aerolíneas Argentinas) está obligado a arbitrar todos los medios necesarios para permitir el traslado de los pasajeros independientemente de su raza, color de piel, ideas políticas y su estado físico entre otras causales (…)
Es el propio Estado quien debe garantizar, velar y resguardar a los particulares frente a estos actos de abuso y discriminación manifiesta por parte de aquellos que prestan un servicio de carácter público como en el caso de Aerolíneas Argentinas.”

La conducta adoptada por Aerolíneas Argentinas implica una “violación artículo 16 de la Constitución Nacional que exige se trate del mismo modo a quienes se encuentran en igual situación, lo cual implica la prohibición de dar trato de inferioridad a una persona por motivos raciales, religiosos, ideológicos, políticos, sexuales, de carácter físico o motivos de cualquier índole.”

Según el INADI y de acuerdo lo que informa Aerolíneas Argentinas, “las opciones para una persona con la contextura física de Rebull se reducirían a dos: no viajar o comprar dos asientos –como si se tratara de dos personas, lo cual se vuelve aún más oneroso y es discriminatorio porque con ese criterio dos personas extremadamente delgadas podrían ocupar un solo asiento y entonces la empresa debería cobrar la mitad…”

“Pero en este caso ni siquiera se le dio esta opción, puesto que la empresa consideró que los aviones que tenía disponibles no le permitían realizar dicho viaje de una hora cuarenta minutos, con lo cual se produce la segunda conducta discriminatoria”, destacó el abogado.

“La denunciada ha cometido una trasgresión a la Ley 23.592.
Esto es así porque ha impedido al Sr. Rebull disfrutar de los mismo derechos que el resto de los/as pasejeros/as”, informó, al tiempo que consideró que “una persona debe ser respetada en sus derechos y eso implica no ser medida por su peso, altura, diámetro de cintura o contextura”.

Conclusión del INADI

1- Aerolíneas Argentinas ha violentado el derecho de acceso al consumo, que no es otro que el derecho a no ser discriminado en la relación de consumo arbitrariamente por parte de lo proveedores de bienes y servicios.

Es decir, estos consumidores cuyos derechos se encuentran garantizados por a Constitución nacional en el artículo 42, tienen derecho a un trato equitativo y digno, lo que significa que no pueden sus derechos ser cercenados sin una causal que lo justifique en razón de su edad, orientación sexual, religión, raza, opinión política, posición social, condición física, o cualquier otra característica.

2- La conducta atribuible a la empresa Aerolíneas Argentinas constituye un acto sancionable.

Por las razones expuestas, la asesoría aconseja considerar los hechos denunciados oportunamente por el doctor Monastersky como que encuadran en el tipo discriminatorio del artículo 1 de la Ley 23.592, en razón de caracteres físicos.
Es en el marco del proceso iniciado por Gustavo Rebull, quien había denunciado ante el INADI que la empresa no le impidió abordar un vuelo de Misiones a Buenos Aires por su condición de obeso mórbido
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5154 veces