Inicio > Salud > Reducir las calorías en la dieta diaria aumenta la esperanza de vida

Reducir las calorías en la dieta diaria aumenta la esperanza de vida

La frugalidad en las comidas es uno de los elementos claves en la lucha contra el envejecimiento, según avalan numerosos experimentos realizados La pauta consiste en recortar paulatinamente la cantidad de grasas que se ingieren

La frugalidad en las comidas se ha convertido en uno de los elementos claves en la lucha contra el envejecimiento. Los expertos en nutrición no dudan en parafrasear a Miguel de Cervantes con aquella memorable afirmación que atestiguaba ya entonces su enorme sabiduría: «Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago».

Diversos experimentos realizados han dado como resultado que la cantidad de comida ingerida está íntimamente relacionada con la longevidad. Sin embargo, para quienes se estén planteando realizar restricciones alimenticias hay dos pautas fundamentales a tener en cuenta.

En primer lugar, comer poco no quiere decir comer mal. Una deficiente nutrición es incluso peor que una alimentación en exceso ya que deja el organismo indefenso ante bacterias y agentes externos que pueden llegar a debilitarlo, empeorando la salud y la calidad de vida. La solución es, entonces, elegir minuciosamente los alimentos que se consumen, decantándose por aquellos que reúnen mayores propiedades alimenticias, especialmente vitaminas y minerales.

Por contrapartida, hay que descartar de la dieta aquellos que aportan lo que se denominan calorías vacías, es decir, sin ningún aporte para el organismo, y entre los que figuran los ricos en grasas. Dulces, bollería industrial, patatas fritas y alimentos rebozados, quedan, por tanto, fuera de la lista de alimentos recomendados.

La segunda pauta a considerar cuando se van a poner limitaciones a la dieta diaria es que estas deben realizarse de forma paulatina porque el metabolismo necesita un tiempo para ajustarse . En esta idea se basó el modelo de dieta antienvejecimiento que ideó el prestigioso gerontólogo californiano Roy Walford, en la que el número de calorías diarias se iba reduciendo durante varios años hasta dejarlas en un 60%.

Un buen método para conseguirlo, para quienes deseen empezar a cuidarse, es reducir el tamaño de la ración de alimentos ricos en grasas y calorías que forman parte de la dieta diaria. A cambio, esta dieta debe complementarse con un incremento de vitaminas y minerales.

Ayuno

El ayuno ocasional es una forma de eliminar las toxinas acumuladas en el organismo. De hecho, son muchas las culturas en las que se realiza como tradición y se ha relacionado con una mayor longevidad. Este método es el que adopta parcialmente la dieta del nutricionista Alejandro Berley que aconseja realizar una dieta, dos veces a la semana, basada en ingerir zumo de fruta, crema de vegetales, yogur, ensaladas, infusiones y frutos secos (de estos últimos sólo están permitidos dos nueces o almendras en comida y desayuno).
La frugalidad en las comidas es uno de los elementos claves en la lucha contra el envejecimiento, según avalan numerosos experimentos realizados La pauta consiste en recortar paulatinamente la cantidad de grasas que se ingieren
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6454 veces