Inicio > Salud > Prevenir el infarto

Prevenir el infarto

Saber reconocer los síntomas que anuncian un infarto es muy importante, y es que la acción médica inmediata favorece un buen pronóstico de esta grave enfermedad coronaria. Pero mucho más importante es prevenirlo y para esto hay que controlar los factores de riesgo

La enfermedad coronaria conocida como infarto agudo de miocardio es el resultado del lento y silencioso taponamiento de las arterias que irrigan el corazón. Este proceso, llamado arteriosclerosis, consiste en el depósito de grasas en el interior de las arterias hasta que éstas se rompen, formando un coágulo o trombo que impide el paso de la sangre oxigenada hacia el tejido cardiaco. La falta de oxígeno durante un infarto daña este tejido y es directamente proporcional al tiempo que transcurre desde que se corta el suministro de oxígeno. Por eso es fundamental acudir al médico ante los primeros síntomas de un ataque cardiaco.

Síntomas

– Sensación de opresión, incomodidad o plenitud en el centro del pecho.
– Dolor de pecho asociado a: desvanecimiento, sudoración, náuseas, palpitaciones, falta de aire repentina o sensación de ahogo.
– Dolor que puede irradiarse a los hombros, cuello, mandíbula o brazos.

La única manera de prevenir o disminuir el riesgo de un infarto de miocardio es evitar que enfermen las arterias del corazón. Para ello es necesario controlar los factores de riesgo que predisponen a que nuestras arterias se taponen por el proceso arteriosclerótico y que puedan desembocar en un infarto.

Prevención

– Controlar el colesterol, y si éste está elevado, dar prioridad a una dieta rica en verduras, frutas y cereales.
– Evitar comidas grasas.
– Mantener la tensión arterial en límites normales.
– Realizar ejercicio con regularidad, preferiblemente al aire libre. El mínimo aconsejado son tres sesiones de media hora por semana.
– Evitar el estrés.
– No fumar.
– Controlar la diabetes.

Tratamiento

La mayoría de las personas que sufren un infarto pueden hoy día sobrevivir si reconocen los síntomas y acuden rápidamente a un centro médico. El objetivo del tratamiento es reabrir la arteria taponada para restablecer la circulación de la sangre. Para lo cual existen tres tipos de tratamiento:

– La disolución del coágulo a través de medicamentos anticoagulantes.
– La apertura mecánica a través del cateterismo cardiaco (introducción de un tubo fino por la arteria hasta llegar a la zona afectada e intentar su apertura).
– Procedimientos quirúrgicos.

Mejor será prevenirlo, pero si usted ya lo ha padecido recuerde que no es un inválido y que puede realizar una vida prácticamente normal con los cuidados lógicos de prevención mencionados y siguiendo las pautas establecidas por su médico.
Saber reconocer los síntomas que anuncian un infarto es muy importante, y es que la acción médica inmediata favorece un buen pronóstico de esta grave enfermedad coronaria. Pero mucho más importante es prevenirlo y para esto hay que controlar los factores de riesgo
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 32372 veces