Inicio > Salud > Perder peso, un asunto de mente y cuerpo

Perder peso, un asunto de mente y cuerpo

Ganar la batalla contra la obesidad no es solamente un asunto de calorías. El manejo del estrés y el ejercicio permanente, sumados a una alimentación balanceada, son los tres pilares que necesita un ser humano para encontrar el equilibrio y tener una vida sana.

El ser humano es un ser integral que, desde que nace, tiene un equilibrio funcional contenido desde su ADN. Esa condición le permite relacionarse con su entorno, buscar estabilidad y alcanzar una vida sana. Indudablemente, la baja autoestima es uno de los principales problemas por los cuales el hombre de hoy rompe este equilibrio funcional.

  Generalmente, una persona que tiene baja autoestima no se preocupa por su estado físico y mucho menos por la forma de alimentarse. Una situación como ésta genera enfermedades como las de origen coronario y los llamados problemas metabólicos de la alimentación.

  Cientos de campañas promueven permanentemente la buena salud y la nutrición sana. No obstante, todavía es poco lo que las personas saben acerca del tema y mucho menos acerca del origen del sobrepeso y los malos hábitos alimenticios.

  Y aunque a diario se promocionan diversas soluciones, entre ellas las nuevas tecnologías en gimnasios y las novedosas dietas, suele olvidarse que, en la mayoría de los casos, este tipo de problemas tienen sus orígenes en la parte emocional, que luego se proyecta en lo físico.

Mitos y realidades
 
Es importante aclarar que muchas de las cosas que se dicen acerca del sobrepeso tienen un carácter netamente cultural y de tradición. Tanto en Venezuela como en otros países de América Latina existen distintas creencias con respecto a los alimentos y la manera como se asimilan en nuestro cuerpo.

  No es extraño, por ejemplo, escuchar afirmaciones como "yo bajo de todo pero nunca de abdomen"; "si me adelgazo o bajo de peso se me acaban las piernas" o "yo no como helados porque engordan".

  Estas y muchas otras creencias son consideradas por los expertos en nutrición como limitantes que generan confusión y mala información entre la gente que termina pensando que el estado físico ideal depende exclusivamente de comer o no comer, y no de otros factores que también son determinantes.

Alimentación inteligente
 
Para una persona que sufre de sobrepeso o que quiere mantener un peso ideal, es importante conocer las verdaderas indicaciones acerca de los alimentos. Según la doctora Rosalinda Pereira, endocrinóloga, especialista en PNL (Programación Neuro Lingüística) y directora científica de la Clínica Rangel Pereira, en Bogotá, "el camino para un verdadero equilibrio funcional y emocional empieza por la recuperación de la autoestima".

  Según ella, el 95 por ciento de los casos de sobrepeso en el mundo están ligados a procesos emocionales que bloquean a las personas y los llevan a tener una conducta autodestructiva, en donde la comida es el elemento agresor.

  "Los seres humanos tenemos la capacidad de construir o destruir nuestra realidad a partir de proyecciones emocionales o mentales, y la comida, para muchas personas, puede llegar a fundamentar la consecución de la felicidad. Esto se ha construido desde la infancia", explica la especialista.

  Pereira afirma además que en este tipo de casos, herramientas como la programación neurolinguística, "pueden proporcionar a las personas un nuevo camino para tomar conciencia de la realidad de su sobrepeso y, de esta manera, llegar a desbloquear al individuo de todos esos vacíos emocionales que llena con la comida".

Identificando los bloqueos
 
El subconsciente esclaviza y el consciente libera. Partiendo de esta premisa se pueden llegar a estados de conocimiento que constituyen el primer paso para iniciar un proceso de recuperación del sobrepeso.

  De acuerdo con el estudio de distintos casos tratados en la Clínica Rangel Pereira, se pueden identificar algunos aspectos constantes con respecto al origen de los malos hábitos alimenticios en la infancia, hábitos que se reflejan en la actualidad. Entre los más comunes están los niños obligados a comer con amenazas de castigos y aquellos que son premiados con la comida.

  Según Rosalinda Pereira, "la infancia es una época clave en la fijación de patrones de comportamiento; por eso cuando una persona puede identificar cuáles fueron los hechos que le generaron estos bloqueos y vacíos, es más fácil llegar a una verdadera conciencia".

  Después de identificar los distintos bloqueos, gracias a procesos de autoconocimiento, es importante que la persona haga una desintoxicación física, con la identificación de los distintos problemas generados por estos malos hábitos.

Alimentación sana
 
El principal objetivo de una alimentación sana o inteligente es que la persona equilibre su organismo, sienta una mejoría en todas sus afecciones y tenga una vida feliz. Una alimentación inteligente no es sinónimo de dieta, no debe manejarse por gramos o calorías ni generar ansiedad.

  Una persona debe probar diariamente seis sabores que son: dulce, salado, amargo, picante, astringente y ácido. Se recomienda hacer cinco comidas al día: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena.

  Los alimentos deben tener muy buen sabor y hacer parte de platos variados. Solamente debe suprimirse el azúcar refinado; no el sabor dulce de los alimentos.

  Asimismo, es necesario reforzar el proceso con terapias de apoyo, de motivación y concientización permanente.

Ganar la batalla contra la obesidad no es solamente un asunto de calorías. El manejo del estrés y el ejercicio permanente, sumados a una alimentación balanceada, son los tres pilares que necesita un ser humano para encontrar el equilibrio y tener una vida sana.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 9699 veces