Inicio > Salud > Obesidad y embarazo

Obesidad y embarazo

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en un obstáculo importante para la fertilidad de la pareja

El fin supremo del matrimonio, de la unión de una pareja es la procreación, todo el que se casa o piensa casarse analiza o discute en función de cuantos hijos tener, es la única forma natural de preservar la especie, es el objeto divino del sexo. Creced y multiplicaos es el mandamiento bíblico expresado en Génesis, en el principio de los tiempos, pero no es raro observar entre amigos o familiares a parejas que no han podido tener hijos. Son múltiples y variadas las causas que pueden influir, tanto en el hombre como en la mujer, e incluso puede existir una incompatibilidad entre la pareja, debemos buscar las causas en todos los ámbitos: Biológico, psicológico y social de los cónyuges donde el estilo de vida y sus consecuencias juegan un papel fundamental, y dentro de ellos, el sobrepeso y la obesidad se han convertido en un obstáculo importante para la fertilidad de la pareja.

La relación entre la obesidad y la fertilidad de la pareja ha sido seriamente estudiada, se ha demostrado que la obesidad extrema es un factor de esterilidad masculina, tanto desde el punto de vista mecánico por aquellas fotos de misión imposible al convertirse los abdómenes voluminosos en barreras entre lo cóncavo y convexo, aunque la inteligencia humana produce contorsiones adaptativas, y por los trastornos metabólicos a que conduce, así como también las enfermedades concomitantes a la obesidad extrema. Pero en el caso femenino solo el sobrepeso asociado a ciertas condiciones ambientales y genéticas producen alteraciones a nivel de los ovarios que conllevan a trastornos hormonales y alteraciones de la ovulación que puede impedir la concepción o que el embarazo llegue a feliz término. Condición muy asociada a un aumento de la resistencia periférica a la insulina y su consecuente hiperinsulinismo.

No cabe duda de que la obesidad está estrechamente asociada a la resistencia a la insulina, esta no puede actuar para llevar la glucosa al interior de la célula y el organismo le reclama al páncreas mayor secreción para vencer esa resistencia, esto hace que se acumule insulina en la sangre lo que se conoce como hiperinsulinismo, esta insulina actúa directamente sobre el ovario aumentando la producción de hormonas masculinas como la testosterona en los folículos ováricos, apareciendo rasgos masculinos, como aumento del vello corporal, acné, distribución masculina de las grasas y este desequilibrio hormonal produce entonces trastornos en la ovulación, ocasionando reglas irregulares o ausencia de la menstruación al no ocurrir la ovulación e infertilidad, produciéndose entonces un aumento del tamaño del elemento del ovario de donde surgen los óvulos que contribuyen a la aparición de una entidad patológica llamada Síndrome de Ovario Poliquístico.

El síndrome de ovarios poliquístico es el trastorno endocrino que más afecta a las mujeres en edad reproductiva de la vida, con una prevalencia entre el 5 al 10% y que se encuentra asociado a la obesidad en un 30% y que tiene como denominador común un aumento a la resistencia a la insulina, de allí que cuando se acompaña de obesidad los trastorno de la ovulación y la producción de hormonas masculinas son mayores. Sin embargo hay autores que le confieren a la obesidad una parte fundamental del diagnóstico acompañados de síntomas como trastornos menstruales, aparición de vellos con patrón masculino, acné y apariencia ecográfica de múltiples quistes en los ovarios. El cuadro suele iniciarse desde la adolescencia, pero también se puede presentar en la edad adulta asociada a aumento súbito y desproporcionado de peso. Por su asociación con la obesidad y la resistencia a la insulina muchos estudiosos consideran al síndrome de ovarios poliquístico como una expresión femenina del síndrome metabólico o pre diabetes.

Píldoras de tu médico

Las mujeres obesas con o sin síndrome de ovario poliquístico tienen una mayor probabilidad de sufrir de esterilidad, solo por el hecho de ser obesas, sin embargo esto no significa que obesidad es igual a esterilidad, pero debemos tomar en cuenta además el aumento de la resistencia a la insulina que puede originar en Diabetes Mellitus otra causa incriminada a la infertilidad tanto masculina como femenina.

El síndrome de ovario poliquístico puede expresarse en la adolescencia, se debe tener cuidado con la pubertad precoz, con la obesidad en la adolescencia y con aquellos trastornos menstruales de los primeros años después de la primera regla, condición que ha sido visto muy a la ligera por muchos especialistas. Es necesario descartar hiperinsulinismo en este tipo de pacientes.

Tome todas las medidas y cambios de estilos de vida en función de un peso saludable si piensa quedar embarazada, pues el sobrepeso y la obesidad son enemigos de la fertilidad.

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en un obstáculo importante para la fertilidad de la pareja
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6700 veces