Inicio > Salud > NUTRICIÓN: La obsesión por el cuerpo

NUTRICIÓN: La obsesión por el cuerpo

La anorexia y la bulimia son dos males que afectan a nuestra sociedad. La obsesión por una figura esbelta, similar a las de los modelos, lleva a cientos de adolescentes a realizar ridículas dietas, innecesarias, que llegan a no comer con tal de estar “en línea” y comprar talles más chicos de ropa

De la Luna, Scardale, Atkins son nombres muy repetidos por estos días. ¿Son políticos?, ¿Son deportistas? ¿Estaciones de subte? No. Son métodos dietarios nutricionales encargados de hacer bajar de peso a la gente y que buscan modificar los hábitos alimenticios y hasta el mismo metabolismo para que el paciente no vuelva a subir de peso.

¿Pero a qué se debe el renombre de estas dietas? Hoy en día la figura es todo para la juventud, y con tal de estar en línea y a la moda, los adolescentes son capaces de hacer cualquier cosa. Esto va desde dietas absurdas y peligrosas hasta el punto de llegar a sufrir hambre con tal de bajar unos gramos o aquellos “rollitos” de mas que hacen que no les entre ese jean del talle más chico al suyo.

Tanto modelos como personalidades de la farándula son ideales a seguir por los chicos actualmente, y el parecerse a ellos es prácticamente una obsesión. Basta con que una actriz considerada como una sex symbol esté vestida de tal forma o tenga tal corte de pelo es suficiente para que las chicas más jóvenes busquen imitarlas. Por lo que las jóvenes van a las peluquerías en busca del mismo look o a los locales de ropa para pedir lo que usa la famosa. Pero el problema llega cuando al ir al shopping es prácticamente imposible encontrar talle para una chica promedio, porque siempre se encuentran talles más chicos.

Es a partir de esto, que con tal de verse como su “ídolo” comienzan a intentar bajar de peso poniendo muchas veces en riesgo su salud. Pero de ninguna manera la culpa es del famoso, sino que el cien por ciento de la responsabilidad recae sobre las casas de ropa, quienes parecieran que buscan imponer una moda nefasta, donde las chicas dejan de tener formas y la delgadez extrema pasa a convertirse en un modo de vida.

Frente a la problemática, existe en la Provincia de Buenos Aires una controvertida Ley de Talles, la cual establece que se unifiquen las prendas femeninas adecuándose a las medidas que establece para cada tamaño el Instituto Nacional de Racionalización de Materiales (IRAM). Pese a los múltiples recursos de amparo impuestos por las distintas casas de ropa, la norma está en vigencia y si bien es un pequeño paso hacia una solución definitiva, es al menos algo.

Pero esta moda de estar “piel y hueso” parece no tener fin y el mundo de las pasarelas lo está viviendo en carne propia. El mercado internacional, hasta hace poco tiempo, imponía la moda que las modelos sean cada vez más flacas, con los huesos prácticamente a la vista y sin formas. Pero una serie de hechos trágicos comenzaron a cambiar esta tendencia. Varias modelos brasileñas fueron víctimas de paros cardíacos producto de la mala alimentación y de padecer de anorexia, algo similar sucedió en España y en Italia.

Recientemente, una familia uruguaya sufrió la tragedia de cerca cuando sus dos hijas, que trabajaban de modelos, murieron con diferencia de días producto de los problemas de la mala alimentación.

Por esta razón, los responsables de la industria de la moda, comenzaron a excluir de las pasarelas a las modelos que no cumplan con un índice corporal que esté por debajo de la cifra del 18,5 %, valor obtenido por la relación entre la altura y el peso. Esta restricción también incluya a las modelos menores de edad, puesto que no son un buen ejemplo para las jóvenes de su edad, que en una etapa de formación como es la adolescencia pueden arruinar su vida.

Es así que en la famosa Pasarela de las Cibeles, en Madrid, más de 15 modelos fueron “bajadas” del escenario por su excesiva delgadez. Por su parte, en Argentina se están tomando medidas similares. El diseñador Jorge Ibáñez, previo a un desfile en el mes de diciembre ordenó pesar a todas las modelos y las que no cumplieran con la norma no sería parte del mismo, generando una gran controversia y el reclamo de aquellas chicas cuyo físico no cumpliera con la directiva del organizador del desfile.

No hay dudas que la obsesión por la “figura perfecta”es uno de los problemas contemporáneos que afectan a nuestros jóvenes. Si bien no es un flagelo como las drogas o la delincuencia, es un problema que debe ser tratado con seriedad y para ello es necesario actuar desde un principio para que la situación no empeore con el correr del tiempo. Pareciera ser que comienza a crearse una nueva conciencia a nivel mundial sobre los peligros que acarrea la moda, un negocio a simple vista inofensivo, pero que los jóvenes toman como un estilo de vida y los puede inducir a decisiones que pueden ocasionarles serios trastornos físicos, e incluso la muerte.
La anorexia y la bulimia son dos males que afectan a nuestra sociedad. La obsesión por una figura esbelta, similar a las de los modelos, lleva a cientos de adolescentes a realizar ridículas dietas, innecesarias, que llegan a no comer con tal de estar “en línea” y comprar talles más chicos de ropa
Evaluación actual: 5 (1 votos)
Nota vista: 6497 veces