Inicio > Salud > No envenenes tu cuerpo

No envenenes tu cuerpo

El organismo se satura con sustancias nocivas que inflaman los tejidos y órganos, lo cual genera dolores

La temida celulitis, el acné o la obesidad son algunos de los problemas que enfrentan las personas con un acelerado ritmo de vida, malos hábitos alimenticios e inactividad física.

El cuerpo se intoxica continuamente con agentes exteriores, procedentes de los productos que utiliza, el aire enrarecido y los ambientes donde vive y trabaja.


También se contamina con sustancias orgánicas insertas en comidas y bebidas o bien con los elementos de desecho eliminadas por las bacterias alojadas en los intestinos.

Si estas impurezas no se eliminan de forma regular, son transportadas al torrente sanguíneo, se acumulan en el organismo y de esta manera atacan, inflaman e irritan los tejidos y órganos. Las consecuencias de esto se traducen en dolores de cabeza y desórdenes nerviosos, hasta el envejecimiento dérmico y capilar, hinchazón en algunas zonas y cansancio, entre otras manifestaciones.


Selecciona lo que comes

Para mantener limpio el organismo se aconseja reducir el consumo de café, alcohol, bebidas artificiales, alimentos refinados y procesados, carnes grasas y lácteos enteros —no el yogur—.

Según la nutrióloga Ana Lucía González, lo recomendable es ingerir comidas frescas, naturales como verduras, cereales, granos, legumbres y frutas. Además de respirar aire puro, es necesario beber abundante líquido y hacer ejercicio.

Por ello se deben incluir regularmente en la dieta, o al menos uno de ellos en cada comida; constituyen una serie de alimentos-escoba, que ‘barren’ las impurezas del cuerpo.


Alimentos que limpian

Existen diversos productos que ayudan al limpiar como el berro, que es una fuente excelente de vitaminas C y E, betacarotenos y minerales, indica la especialista.

El pan integral contiene residuos vegetales que funcionan como esponja que elimina las toxinas a través de las heces.


González señala que el pan integral es rico en vitamina B, básico para obtener energía de los nutrientes, mantener sano el sistema nervioso y también la piel.

La manzana es una de las más depurativas a este nivel.

Gracias a su capacidad absorbente, la fibra de la manzana ayuda a la higiene intestinal, eliminando las sustancias que pueden ser nocivas.


El aceite de oliva virgen reduce el colesterol malo, es un eficaz antioxidante, disminuye el azúcar en la sangre y previene los trastornos cardiovasculares.

Además explica que “el aceite de oliva extravirgen no está destinado para ser expuesto al fuego”. Por ello, debe consumirse con alimentos que no requieren cocción como en las ensaladas.

El apio, debido a su acción alcalinizante, combate el ácido úrico y otros residuos tóxicos del metabolismo, mientras que sus compuestos aromáticos protegen el riñón y la vejiga de la formación de cálculos.

Además, contiene mucha fibra, útil para evitar el estreñimiento y acelerar el tránsito intestinal.

El yogur ayuda a que el sistema digestivo tenga la capacidad de reequilibrar la flora intestinal y evitar las fermentaciones indeseadas; facilita tanto la asimilación de los nutrientes, como la eliminación de los residuos perjudiciales.


La experta nutriologa recomienda el consumo de yogures descremados y que no contengan colorantes ni azúcar agregada.


El organismo se satura con sustancias nocivas que inflaman los tejidos y órganos, lo cual genera dolores
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5787 veces