Inicio > Salud > Menos piedras en el riñón con la dieta mediterránea

Menos piedras en el riñón con la dieta mediterránea

A medida que los hábitos alimenticios de la población se alejan de la dieta mediterránea, rica en frutas y verduras, se eleva el consumo de proteínas de origen animal y se abusa de la sal y de los azúcares insaturados

El abandono de la dieta mediterránea, el incremento del sedentarismo y el cada vez menor consumo de líquidos son las principales causas del aumento de la incidencia de piedras en el riñón en las grandes urbes, según se puso de manifiesto en la XIX Reunión del grupo de trabajo de litiasis y endourología de la Asociación Española de Urología (AEU), celebrada en Alicante. Esta patología, conocida como litiasis, afecta al 5% de los españoles y se estima que uno de cada dos pacientes que ha tenido piedras en el riñón vuelve a desarrollar cálculos transcurridos menos de cinco años.

«Nos encontramos ante una enfermedad multifactorial», explica el doctor Juan Antonio López García, coordinador del grupo de ltiasis de la AEU. Frente a las alteraciones metabólicas, que pueden encontrarse hasta en un 70% de los pacientes, existen datos epidemiológicos que confirman que el mayor nivel socioeconómico, el estrés y la escasa actividad física en las grandes ciudades va unido a una mayor incidencia de litiasis renal. Una patología más frecuente en varones jóvenes de edad media, en plena actividad profesional y que normalmente dedican poco tiempo a realizar actividad física.

A medida que los hábitos alimenticios de la población se alejan de la dieta mediterránea, rica en frutas y verduras, se eleva el consumo de proteínas de origen animal y se abusa de la sal y de los azúcares insaturados (de absorción rápida, como la bollería industrial), se aumentan las probabilidades de desarrollar cálculos. Teniendo en cuenta estos factores, los expertos aconsejan aumentar el consumo de líquidos con el fin de reducir la concentración excesiva de sales en el riñón. La actividad profesional y los factores ambientales también influyen en la formación de piedras. Por ejemplo, a los deportistas y a los trabajadores que pasan horas expuestos al sol se les recomienda ingerir mayor cantidad de líquido y sobre todo en el verano, época en la que existe mayor riesgo de sufrir cólicos nefríticos.

En las mujeres son más comunes las litiasis de origen infeccioso. «En estos casos -aconseja el doctor López-García- se debe mejorar el control de las infecciones urinarias a fin de disminuir la aparición de litiasis infecciosa».

Ante los primeros síntomas

La litiasis, junto a las infecciones urinarias y patologías de próstata, constituye uno de los principales motivos de consulta al especialista de Urología. De hecho, una de las principales causas de urgencia urológica es el 'cólico nefrítico', que se manifiesta con un intenso dolor punzante en la zona lumbar, o con la presencia de sangre en la orina (hematuria). «Suele tratarse de casos en los que los cálculos se encuentran en el trayecto ureteral, desde riñón a vejiga, provocando intensos dolores hasta lograr su expulsión de forma espontánea a través del sistema urinario», explica el doctor López-García.

Sin embargo, en los casos que presumiblemente no puedan ser expulsados o presenten complicaciones, existen técnicas capaces de fragmentar los cálculos y facilitar, de este modo, su posterior expulsión. La litotricia extracorpórea por de ondas de choque constituye una técnica altamente eficaz en el tratamiento de la litiasis. La evolución de técnicas endoscópicas permite acceder a cálculos más grandes o en situaciones especiales que precisen la fragmentación directa, como el láser, mediante contacto directo con la piedra. Se trata de métodos más precisos y menos invasivos para el paciente. «No obstante, la elección y aplicación de estas técnicas depende, básicamente, de parámetros morfológicos como son el tamaño, la dureza o la localización del cálculo y la elección del paciente una vez que conoce las ventajas e inconvenientes de las mismas», concluye el doctor López-García.
A medida que los hábitos alimenticios de la población se alejan de la dieta mediterránea, rica en frutas y verduras, se eleva el consumo de proteínas de origen animal y se abusa de la sal y de los azúcares insaturados
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6290 veces