Inicio > Salud > Malos hábitos alimenticios provocan diabetes en niños

Malos hábitos alimenticios provocan diabetes en niños

La enfermedad dejó de perjudicar solo a los adultos. Los infantes son las nuevas víctimas de la diabetes tipo 2

La diabetes adquirida por los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, también clasificada como tipo 2, dejó de atacar exclusivamente a adultos. Ahora también la padecen niños y adolescentes.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce esta evolución negativa. Y dispuso que el miércoles, cuando se recuerde el Día Mundial contra la Diabetes, se dedique a campañas de prevención en niños y jóvenes.

Ecuador no está fuera de este efecto. El Ministerio de Salud no lleva una estadística, pero médicos dedicados a la atención de este mal en infantes miran con preocupación la elevación de casos .

Mario Acosta es uno de los expertos diabetólogos que trabaja 18 años en el hospital de niños Baca Ortiz. En ese tiempo no ha tratado un solo caso de niños con diabetes tipo 2, pero solo en el último año se encontró con dos casos confirmados y uno con prediabetes.

Igual sucedió con Víctor Pacheco, médico que incursionó en la especialidad de diabetología y endocrinología hace 27 años.

Los dos galenos coinciden que anteriormente los infantes eran atacados solamente por la diabetes tipo 1, es decir, la congénita.

Pacheco señala que el panorama cambió por la mala alimentación de los pequeños. “Han dejado de consumir fibra y optaron por las grasas saturadas”. Según el médico, esto lleva a que se presenten sobrepeso y obesidad, principales causas de la diabetes.

Un estudio realizado por la Sociedad Ecuatoriana de Ciencias de la Alimentación y Nutrición revela que 14 de cada 100 escolares de ocho años tienen sobrepeso.

Una nueva investigación que, entre el 2006 y lo que va del 2007, realizaron los profesionales de la Maestría de Alimentación y Nutrición de la Universidad Central (UC) indica que el sobrepeso y la obesidad también atacan al 22% de adolescentes.

Pese a estos datos, la diabetes tipo 2 en Ecuador aún no afecta masivamente. Pero la directora de la Maestría, Imelda Villota, cree que si la tendencia continúa, solo se necesitará un par de años para esto.

El presidente de la Sociedad ecuatoriana de Ciencias de la Alimentación y Nutrición, Rodrigo Yépez, señala que “es preocupante el hecho de que cada vez sean más los niños y los jóvenes afectados por el sobrepeso”. Basándose en otros estudios, el especialista señala que un tercio de los preescolares y la mitad de los escolares obesos están expuestos a alto riesgo de tener diabetes adquirida.

Por ello, Villota pide que se inicien programas saludables en todo el país, especialmente en los centros educativos (ver recuadro).

El Ministerio de Salud responde, pero sin puntualizaciones. La directora general de Salud, Carmen Laspina, señala que este organismo impulsa programas de atención para el diabético, aunque no da mayores detalles.

En pacientes que sufren de esta dolencia, los niveles de azúcares son más elevados de lo normal.

En la tipo 1, el propio sistema inmunitario de la persona ataca y destruye las células del páncreas que producen insulina. Los niños necesitan insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre.

En la tipo 2, el organismo sí produce insulina, pero no responde.

El sedentarismo es otro parámetro negativo. La Sociedad de Ciencias de la Alimentación revela también que los niños miran la televisión más de cinco horas al día, cuando se recomienda menos de dos. Además -señala- tres de cada cuatro anuncios comerciales que se difunden en los espacios de programación infantil se relacionan con productos comestibles ricos en azúcares simples y grasas”.

De allí que las consecuencias futuras pueden ser no solo llegar a la diabetes tipo 2, sino también a la hipertensión, triglicéridos y colesterol alto, trastornos hepáticos…

La recomendación

Como formas para frenar más casos de obesidad, sobrepeso y diabetes, los especialistas sugieren limitar el consumo de comida chatarra, gaseosas, azúcares...

Garantizar un mayor acceso y consumo de alimentos saludables como frutas, verduras, granos sin refinar, grasas insaturadas, leche, yogur.

Exigir información nutricional suficiente en los rótulos de todos los productos.

Incentivar desde la niñez el uso de bicicletas, caminatas, natación, ejercicios diarios.

Lograr que el traslado de un lugar a otro se haga caminando. Incluso usar gradas y no los ascensores en edificios.

Disponer que en las escuelas y colegios se organicen las actividades deportivas como algo cotidiano a las que se dedique una hora al día.

Dar una especial atención a los niños y adolescentes que acusan sobrepeso y obesidad.
La enfermedad dejó de perjudicar solo a los adultos. Los infantes son las nuevas víctimas de la diabetes tipo 2
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 18972 veces