Inicio > Salud > Los infartos crecen entre los menores de 55 por la dieta y la falta de ejercicio (1)

Los infartos crecen entre los menores de 55 por la dieta y la falta de ejercicio

Fumar, no hacer ejercicio y llevar una dieta inadecuada pasa factura. Los médicos tienen la impresión de que cada vez ven a gente más joven con un infarto o una angina de pecho

Y las estadísticas lo confirman: los pacientes con estas patologías menores de 55 años ya representan la cuarta parte del total de estos enfermos. Pero es más, este bloque –considerado joven para una dolencia que puede costar la vida– creció a razón de un 0,5 por ciento anual entre 2001 y 2006.

Los datos se desprenden de los 1.728 pacientes ingresados en la UCI del hospital Clínico en ese período e incluido en el proyecto Ariam, una iniciativa que por primera vez ha comenzado a recopilar información sobre estas enfermedades y que trabaja en acortar los tiempos de atención a los pacientes. Según sus cifras, en 2001, el porcentaje de pacientes infartados menores de 55 años era del 23,5 por ciento. A finales de 2006 suponían ya el 26,4 por ciento. Además, durante ese período este grupo de pacientes siempre fue en aumento, según se desprende de los datos facilitados por el coordinador del proyecto Ariam, Ángel García Alcántara.

Facultativos de Urgencias y de las UCIs ya lo sabían sin haber visto las estadísticas. “El infarto pasa de ser una patología de ancianos a ser de gente cada vez más joven”, sostiene Diego Montañés, cardiólogo del Clínico. Este especialista advierte que en los pacientes de menos edad incluso estas patologías son más fulminantes. Y lo explica. En las personas mayores, debido a que se le van tapando las arterias que llevan la sangre al corazón, el organismo crea arterias colaterales. Es decir, abre nuevos caminos a la circulación sanguínea. La gente joven carece de estas nuevas arterias. De modo que, ante un infarto los efectos son más devastadores.

Los datos del proyecto Ariam confirman además la incidencia del tabaquismo en las patologías cardiovasculares. El 98 por ciento de los pacientes estudiados era fumador (88 por ciento) o ex fumador (10 por ciento). Un análisis de esas cifras permite constatar también que estas patologías afectan más a hombres que a mujeres. De hecho, tres de cada cuatro pacientes eran varones. Sin embargo, si esta variable se relaciona con la edad, en el grupo de menos de 55 años el 87 por ciento de los enfermos son de sexo masculino.

Estas cifras tienen una explicación. La mujer se ha incorporado más tarde al tabaquismo y está algo más protegida por los estrógenos hasta la menopausia. “El problema es que tienen una peor evolución porque cuando llegan, tienen más edad que los hombres y más factores de riesgo, como diabetes, colesterol, hipertensión...”, explica García Alcántara. Este facultativo de la UVI del Clínico aclara que así como aumentan los infartos entre personas de menos de 55 años, también han aumentado las que tienen más de 75, dado que ahora hay una mayor esperanza de vida.
Fumar, no hacer ejercicio y llevar una dieta inadecuada pasa factura. Los médicos tienen la impresión de que cada vez ven a gente más joven con un infarto o una angina de pecho
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5272 veces