Inicio > Salud > Los graves peligros de la grasa abdominal

Los graves peligros de la grasa abdominal

Si es hombre y tiene “perfil de manzana”, o mujer, y posee “cuerpo de pera” deberá prestar atención a la llamada gordura centrípeta, que constituye un poderoso indicador de riesgo cardiovascular

Históricamente, los médicos investigaron la relación entre el ancho de la cintura y las enfermedades cardiovasculares. Los llamados “perfil de manzana y pera” fueron los elegidos para graficar la suerte que corren hombres y mujeres que acumulan grasa abdominal.

Las siluetas de manzana y pera fueron descriptas por el médico francés Jean Vague, quien graficó, así, la forma que adopta el cuerpo humano, tras el incremento de adiposidad abdominal.

A partir de los ´90 se descubrió, además, que el tejido adiposo no es sólo acumulación de grasa, sino que era capaz de producir cientos de hormonas que influyen en órganos esenciales del cuerpo humano, según publicó el diario La Tercera.

En la actualidad, el foco de atención es la llamada gordura centrípeta, es decir, la acumulación de grasa visceral que -se sabe- es perniciosa para la salud y que constituye un poderoso indicador de riesgo cardiovascular.

Lo que en lenguaje popular se denomina "neumáticos" o "rollos" requiere tomar medidas urgentes.

Según Karin Papapietro, nutricionista y jefa de la Unidad de Nutrición del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, "los patrones de obesidad cambiaron y es preocupante que sea la centrípeta la que más aumenta en hombres y mujeres".

Los porqué del peligro

Los estudios indican que la composición de la grasa visceral -que se acumula dentro del abdomen y envuelve el intestino- y su función son diferentes a la que realiza la grasa de otras partes del cuerpo.

Así, "hoy se sabe que la adiposidad intraabdominal secreta hormonas que desencadenan eventos perniciosos en el organismo", informó el nutricionista Jaime Díaz, de la Clínica Santa María de Chile.

Uno de ellos es el aumento de la acumulación de células adiposas y reducción de la producción de una sustancia llamada adiponectina, que protege contra la diabetes, lo que ocasiona que el trabajo de la insulina sea eficiente. Cuando esta sustancia falta, se produce resistencia a la insulina y otros estados prediabéticos.

Asimismo, "al disminuir esta vital hormona el hígado produce sustancias inflamatorias que fueron relacionadas con la artritis reumatoidea. Es por ello que el estudio mundial Interheart de 2004 incluyó la obesidad abdominal dentro de los nueve factores que desencadenan un infarto cerebral, arterial o cardiovascular".

La obesidad abdominal aumenta el colesterol y el riesgo de que se formen trombos o coágulos.

La fórmula usada para saber si tiene exceso de grasa abdominal es simple. Para Latinoamérica, los valores cambiaron: por demás de los 80 centímetros para las mujeres y 95 para los hombres se considera peligroso.

Tres puntos clave para combatir la obesidad

* La dieta

Si bien no existen alimentos específicos que eviten la acumulación de grasa visceral, una dieta con mucha fibra, fruta, verduras, menos grasas saturadas y de origen animal, ayuda a perder peso.

Diversos estudios médicos indican que la reducción, por ejemplo, de 8,5 centímetros en la cintura significa una pérdida de grasa visceral que va de 20% a 40%.

* El ejercicio

Un estudio en los EE.UU. con mujeres de 50 a 74 años mostró que se puede eliminar el seis por ciento de la grasa abdominal caminando cinco veces por semana en un plazo de un año. Los abdominales no combaten la grasa visceral.

* Medicamentos

Se suelen usar anorexígenos, que reducen el apetito y aumentan la sensación de saciedad, y Xenical, un inhibidor de la absorción de la grasa.
Si es hombre y tiene “perfil de manzana”, o mujer, y posee “cuerpo de pera” deberá prestar atención a la llamada gordura centrípeta, que constituye un poderoso indicador de riesgo cardiovascular
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 31518 veces