Inicio > Salud > Loos diabéticos son más proclives a infartos

Loos diabéticos son más proclives a infartos

Los diabéticos tienen de dos a cuatro veces más de probabilidades de infartarse que quienes no padecen la enfermedad

Guadalajara, México (5 julio 2004).- Un 65 por ciento de las personas con diabetes tienen más la posibilidad de padecer un infarto al miocardio o un infarto cerebral, señala un estudio CARDS, presentado a la American Diabetes Association.

"Las personas con diabetes tienen probabilidades de dos a cuatro veces mayores de sufrir infartos, y una vez que hayan padecido un infarto, tienen probabilidades de dos a cuatro veces mayores de sufrir un nuevo infarto", indica el doctor
Carlos Fernández Barrios.

El riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca es de dos a tres veces más en personas con diabetes si se compara con los que no la padecen.

Fernández Barrios agrega que la atorvastatina reduce de manera significativa el riesgo de que se infarten pacientes diabéticos, sin embargo, el trabajo de prevención tanto del colesterol como la diabetes es la mejor opción para disminuir los riesgos.

El especialista dice que el estudio CARDS demostró que reducir los niveles de colesterol con atorvastatina en pacientes diabéticos, incluso aquéllos con niveles de colesterol bajos, disminuye las afecciones negativas cardiovasculares.

Tan sólo en Jalisco, por cada 100 mil habitantes mueren 49.87 a consecuencia de la diabetes, según datos de una encuesta de la Secretaría de Salud.

A la cabeza está Coahuila con 58.8 casos y el Distrito Federal con 49.2; mientras que la media nacional es de 49.62.

Aunque la diabetes es la tercera causa de muerte de los jaliscienses, paradójicamente el estado se sitúa en el octavo lugar -de un total de 25 -, en prevalencia de la enfermedad.

Veracruz y Sinaloa son los que más casos atienden por diabetes y el que menos es Guanajuato.

Asimismo, la diabetes mellitus - o diabetes tipo 2-, también es la tercera causa de muerte en México.

La Organización Mundial de la Salud señala que hay 135 millones de personas que la padecen, y en México se registran entre 5.5 y 6 millones de casos.

A nivel mundial se estima que cada día aparecen 356 con el padecimiento y que cada hora mueren tres a consecuencia de la enfermedad, según datos de la Asociación Latinoamericana de Diabetes, ALAD.

De 1996 al 2000, los diabéticos incrementaron entre un 8 y un 10 por ciento, mientras que una proyección para el año 2025 establece que habrá 300 millones de diabéticos.

La diabetes es una enfermedad crónica pero controlable, ocasionada por factores hereditarios o por factores adquiridos, tales como la vida sedentaria, el exceso de peso y una alimentación inadecuada, entre otros.

Se caracteriza por el aumento de la concentración de glucosa en la sangre, debido a una disminución en la producción de insulina o por la resistencia del cuerpo a esta hormona.

Aunque existen diferentes tipos de diabetes, es la del tipo 2 la que se da con mayor frecuencia entre los mexicanos, esta aparece generalmente en la población mayor de los 30 años y se percibe de manera lenta.

Se estima que el 90 por ciento de los casos en el País pertenece a la categoría del tipo 2.

Los principales síntomas de la diabetes tipo 2 son: sed, hambre, pérdida de peso, orina en exceso (sobre todo en la noche), las heridas tardan en cicatrizar, debilidad y visión borrosa.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes no manifiesta los síntomas y una cuarta parte no sabe que padece la enfermedad, por lo que los médicos advierten que la clave está en la prevención.

La diabetes puede ser diagnosticada con una evaluación de control de hemoglobina glicosilada; si ésta da como resultado un porcentaje menor a 7 es que está controlada, pero si es mayor a 7 por ciento habla de un mal control de azúcar en la sangre.

Si una persona es sedentaria, tiene más de 40 años, es obesa o tiene antecedentes de diabetes en la familia, es recomendable que se practique un examen al año de hemoglobina glicosilada (nivel de azúcar en la sangre).

 

Los diabéticos tienen de dos a cuatro veces más de probabilidades de infartarse que quienes no padecen la enfermedad
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4196 veces