Inicio > Salud > Las infecciones mas comunes del aparato digestivo

Las infecciones mas comunes del aparato digestivo

Las vísceras de nuestro aparato digestivo, la “maquinaria de reciclaje” de nuestro organismo, pueden sufrir un sinnúmero de afecciones, que requieren diversos tratamientos

El aparato de deglución humano está formado por la faringe, el esfínter esofágico superior y el cuerpo y el esfínter inferior del esófago. El tercio superior del esófago y las estructuras proximales a él están formados por músculo esquelético, mientras que el esófago distal y el esfínter esofágico inferior contienen músculo liso. Este sistema integrado transporta el material de la boca al estómago e impide que refluya hacia el esófago.

* Trastornos del esófago

Disfagia

Sensación subjetiva de dificultad para la deglución, debida a una mala progresión de lo ingerido desde la faringe al estómago. Habitualmente se refiere que la comida "se detiene" en su camino hacia abajo. La disfagia, principal signo de los trastornos del transporte esofágico, puede acompañarse de dolor. La disfagia no debe confundirse con el globo histérico (sensación de globo) que es la sensación de tener una masa en la garganta sin relación alguna con la deglución y que cursa sin anomalías del transporte.

Dolor torácico de origen esofáfico

El dolor en el tórax o en la espalda, el segundo complejo sintomático en importancia de la enfermedad esofáfica, se clasifica en pirosis, dolor durante la deglución y dolor por trastornos motores esofáficos espontáneos.

El dolor espontáneo de los trastornos motores es difícil de diferenciar de los restantes síntomas esofáficos y del dolor torácico cardíaco. El dolor torácico esofáfico espontáneo puede ser intenso e idéntico al de la angina de pecho.

* Hernia de hiato

Una hernia hiatal puede ser una anomalía congénita o secundaria a un traumatismo. En la hernia hiatal por deslizamiento, la unión gastroesofáfica y una parte del estómago se hallan por encima del diafragma. Una cara del estómago herniado está revestida de peritoneo. En la hernia hiatal paraesofáfica, la unión gastroesofáfica está en su posición normal, pero una parte del estómago se halla adyacente al esófago.

Síntomas y signos

La hernia hiatal por deslizamiento es frecuente y puede observarse por radiología en más del 40 % de la población. La mayoría de los pacientes son asintomáticos. Aunque en algunos existe reflujo gastroesofáfico, es dudoso que la hernia sea su causa, puesto que también puede hallar-se reflujo en pacientes sin hernia demostrable radiográficamente. También puede haber dolor torácico sin reflujo gastroesofáfico. En cualquier tipo de hernia puede haber una hemorragia gastrointestinal oculta o masiva.

En general, la radiología pone de manifiesto fácilmente las hernias hiatales. Para detectar una hernia por deslizamiento pueden ser necesarias maniobras enérgicas de aplicación de compresiones abdominales. La hernia hiatal por deslizamiento no suele requerir tratamiento específico, pero todo reflujo gastroesofáfico asociado debe ser tratado.

* Gastritis

La definición estricta de gastritis es inflamación de la mucosa gástrica. Aun disponiendo de toda la información, no existe una clasificación general completamente satisfactoria.

La gastritis aguda son lesiones mucosas superficiales del estómago que aparecen muy rápidamente en relación con diversos tipos de estrés.

* Úlcera péptica

Ulceración circunscrita de la mucosa que penetra en la muscular y afecta áreas expuestas al ácido y a la pepsina.

Las úlceras pépticas aparecen la mayoría de las veces en los primeros cm del duodeno, en la zona denominada bulbo duodenal (úlceras duodenales). También son frecuentes a lo largo de la curvatura menor del estómago (úlceras gástricas). Con menor frecuencia las úlceras se localizan en el canal pilórico (úlceras pilóricas), en el duodeno inmediatamente después del bulbo (úlceras postbulbares).

La úlcera sólo aparece si el estómago secreta ácido. La mayoría de las personas secretan ácido, y menos del 10 % desarrolla úlceras.

* Dolor abdominal

Aunque hay muchas enfermedades que pueden producir dolor abdominal, el dolor agudo e intenso es casi siempre un síntoma de patología intraabdominal. Puede ser el único indicio de la necesidad de una intervención quirúrgica de urgencia o electiva o de que el tratamiento no debe ser quirúrgico.

El dolor abdominal puede ser agudo, en cuyo caso se plantea siempre la cuestión de si es necesaria una intervención de urgencia, o crónico, siendo entonces el tratamiento médico (al menos durante un período prolongado). Este comentario se refiere fundamentalmente al dolor abdominal agudo y al tratamiento quirúrgico.

* Síndrome de mala absorción

Enfermedad celíaca

Trastorno crónico de malabsorción intestinal causado por la intolerancia al gluten, que se caracteriza por una mucosa yeyunal plana, con una mejoría clínica y/o histológastrointestinalca tras la retirada del gluten de la dieta.

La enfermedad celíaca puede ser sintomática o asintomática y manifestarse a cualquier edad. Los síntomas y signos principales son los siguientes: baja estatura, infertilidad, anemia, estomatitis aftosa recidivante o dermatitis herpetiforme. Los estudios realizados en familias demuestran que las anomalías típicas de la mucosa aparecen en hermanos, aparentemente sanos, de pacientes afectos. La enfermedad puede manifestarse por primera vez en la primera infancia o en la edad adulta, pero no debe suponerse por ello que su presentación en el adulto constituye la primera manifestación.

En la infancia, no hay síntomas hasta que el niño toma alimentos que contienen gluten. El niño presenta un retraso en el crecimiento, empieza a tener deposiciones abultadas, malolientes y pálidas y sufre un meteorismo intestinal doloroso. Aparece anemia por déficit de hierro y, si la hipoproteinemia es grave, puede haber edema. Hay que sospechar una enfermedad celíaca en un niño pálido, quejoso, con emaciación de las nalgas y un vientre distendido y que toma una dieta adecuada.

Aunque la dieta sin gluten ha transformado el pronóstico de los niños celíacos y ha mejorado considerablemente el de los adultos, existe aún cierta mortalidad por la enfermedad, sobre todo entre los adultos cuyo trastorno es grave desde el principio. Debe excluirse el gluten de la dieta, puesto que la ingesta incluso de cantidades pequeñas puede impedir la remisión o inducir una recidiva. El gluten es tan ampliamente utilizado (p. ej., en sopas comerciales, salsas, helados, bocadillos calientes) que los pacientes necesitan listas detalladas de los alimentos que deben evitar y el consejo de un dietista experto que esté familiarizado con los problemas de la enfermedad celíaca.

* Síndrome del intestino irritable

Trastorno de la movilidad que afecta todo el tubo digestivo, originando un complejo sintomático con manifestaciones tanto altas como bajas. Los síntomas predominantes son grados variables de dolor abdominal, estreñimiento o diarrea. Los síntomas se producen casi siempre mientras el paciente está despierto y suelen ser desencadenados por el estrés o por la ingesta de alimentos.

Este síndrome constituye aproximadamente el 50 % del total de consultas o de síntomas iniciales en los centros de asistencia privados e institucionales. Afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los varones, en una proporción 3:1.

* Síntomas y signos

La mayoría de los pacientes tienen dolor de origen cólico en una o varias zonas del colon y, asimismo, estreñimiento o diarrea de forma periódica. En algunos pacientes, hay una alternancia de estreñimiento y diarrea. La mayoría refiere una molestia o un dolor abdominal bajo. El dolor puede ser de tipo cólico, apareciendo en salvas, o bien ser un dolorimiento sordo; puede aliviarse con una deposición. Los síntomas son desencadenados con frecuencia por las comidas. Son comunes los síntomas inespecíficos, como meteorismo, flatulencia, náuseas, cefalea, fatiga, depresión, ansiedad y dificultad de concentración.

* La importancia de la dieta

El control de la dieta reduce, en gran medida, el riesgo de padecer cáncer y la mortalidad a causa de esta y otras enfermedades. En este sentido, es recomendable: disminuir la ingesta calórica para evitar la obesidad, reducir el consumo de carnes rojas, aumentar de la ingesta de fibra (cereales, frutas y verduras) y alimentos protectores (con contenido en vitaminas C y A, y limitar el consumo de alimentos ahumados, en salazón o ricos en nitritos, así como el consumo de alcohol.

En definitiva, se deben consumir alimentos ricos en sustancias protectoras de las agresiones externas y de las alteraciones del organismo, al tiempo que ayuden a reparar y regenerar las células y los tejidos. Las frutas y las verduras son las mejores aliadas de la salud, ya que son ricas en vitaminas, minerales y sustancias protectoras.

No obstante, los enfermos de cáncer no precisan una dieta determinada cuando han sido diagnosticados de la enfermedad o están siendo sometidos a un tratamiento, únicamente deberán realizar una dieta especial aquellos afectados que tengan un órgano dañado que no les permita comer normalmente, como los que padecen cáncer colonorectal, que deben ingerir alimentos suaves y hacer una dieta blanda.

* Una alimentación sana

La clave de una buena alimentación se encuentra en una dieta sana y equilibrada que proporcione una cantidad correcta de carbohidratos, grasas y proteínas, así como de vitaminas y minerales . Una dieta ideal aporta una cantidad suficiente de calorías para cubrir las necesidades energéticas, al tiempo que aporta la cantidad correcta de fibra y agua para que el aparato digestivo siga funcionando eficazmente.

Al comer una gran variedad de alimentos se cubren todas las necesidades nutricionales y se previenen diversas enfermedades. Se debe comer diariamente una diferente gama de alimentos pertenecientes a las cinco grandes categorías: cereales, fruta, verduras, carne, pollo, pescado, huevos y otras fuentes de proteínas vegetales y productos lácteos.

Los alimentos con un elevado contenido de fibra, tal como el pan o el arroz integral, la fruta fresca y las verduras, son una fuente adecuada de vitaminas y minerales, ayudan a prevenir el estreñimiento y son útiles en la regulación de la absorción de la glucosa y de los ácidos grasos, en el sistema digestivo, a la vez que previenen de la aparición y desarrollo de algunos tipos de cáncer, como el de intestino

También es muy recomendable para evitar contraer determinados cánceres el consumo de aceite de oliva, o cualquier otro poliinsaturado, antes que emplear mantequilla o manteca. El aceite de oliva es uno de los principales ingredientes de la conocida dieta mediterránea, que es mucho más sana que la excesivamente grasa del resto del mundo occidental.

* La dieta mediterránea

Estudios llevados acabo durante los últimos 30 años, pusieron de manifiesto que los países de la cuenca mediterránea: España, Italia, Francia, Grecia y Portugal tenían un menor porcentaje de infarto de miocardio y una menor tasa de mortalidad por cáncer. Los investigadores, sorprendidos, buscaron las posibles causas, y descubrieron que la dieta tenía un papel fundamental. A partir de entonces, se empezó a hablar de la dieta mediterránea como un factor a tener en cuenta en la prevención de estas enfermedades

Tras este descubrimiento, los científicos fueron perfilando los elementos que definen la dieta mediterránea: pasta y arroz, verduras, legumbres, abundante fruta, aceite de oliva, poca carne y mucho pescado, pan integral, y todo sazonado con algunas especias como el ajo, el orégano, algo de pimienta, y pequeñas cantidades de buen vino.

En un principio no se sabía a ciencia cierta por qué funcionaba tan bien esta determinada combinación de alimentos. Pero, poco a poco, los nuevos descubrimientos en bioquímica y nutrición humana desvelaron los secretos de una sabiduría milenaria.


Las vísceras de nuestro aparato digestivo, la “maquinaria de reciclaje” de nuestro organismo, pueden sufrir un sinnúmero de afecciones, que requieren diversos tratamientos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 34163 veces