Inicio > Salud > La obesidad es responsable de un tercio de los casos de cáncer de mama

La obesidad es responsable de un tercio de los casos de cáncer de mama

El retraso en la maternidad es una de las causas de la prevalencia del tumor en los países ricos

Esther S. Sieteiglesias
MADRID- Además de una eminencia en su campo, el doctor Alan Coates es Profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Sidney (Australia) y copresidente del Comité Científico del Internacional Breast Cancer Study Group. Con el objetivo de mostrar a los especialistas españoles los últimos avances farmacológicos contra el cáncer de mama acaba de realizar una breve visita a nuestro país.
- En su larga trayectoria, habrá visto cómo se van dando pequeños pasos para luchar contra esta enfermedad tan extendida. ¿Han cambiado muchas cosas desde sus inicios?
- Llevo más de 40 años dedicado al estudio del tumor en el pecho y puedo decir que es una enfermedad completamente distinta de la que era. Los avances se los debemos a las mujeres que desde 1948 han estado dispuestas a participar en ensayos clínicos y eso se ha traducido en pequeños logros. También hay que agradecer mucho a todos los médicos que han sido suficientemente abiertos de miras como para intentar dar respuestas a las incógnitas que rodeaban este tipo de cáncer.
- ¿Podemos decir que un cáncer, incluso avanzado, no tiene por qué ser sinónimo de amputación del seno?- Hace 40 años se recurría a extirpar toda la mama y buena parte del tejido, era una cirugía muy radical y dejaba una gran deformidad a la mujer. Muchos ensayos clínicos han demostrado que a muchas mujeres podría beneficiarles una cirugía más conservadora y menos invasiva, con resultados igual de buenos y mucho menos mutilantes. Algo muy importante para la imagen corporal y calidad de la vida de la mujer. En paralelo a esto, hemos estudiado los tratamientos que atacan a las células residuales del cáncer y pueden llevar a recurrencia del tumor y a la muerte.
- Siempre con el miedo a que puedan quedar células residuales y volver a enfrentarse a la pesadilla del cáncer...
- Por eso contamos con terapias adyuvantes que suceden al tratamiento primario cuando todavía no sabemos si quedan restos o no. La primera diana en el cáncer de mama son los receptores estrogénicos. Los estrógenos son las hormonas femeninas, por lo tanto, lo primero que hicimos fue desarrollar fármacos contra los receptores de estas hormonas. Sin duda alguna el fármaco más usado para este fin en el último cuarto de siglo ha sido el tamoxifeno, tanto para evitar una recaída como para prevenir. Este fármaco era el patrón de oro para el cáncer de pecho en todos los niveles y edades. El tamoxifeno ha mejorado la superviviencia de las mujeres, quizá este factor sea la causa de la reducción de muertes. Lo que pasa es que hemos entrado en una nueva fase, con terapias farmacológicas. Un ejemplo son los inhibidores de la aromatasa de tercera generación, como letrozol.
-¿Qué mujeres pueden ser tratadas con este medicamento?
- Sólo funciona en aquellas que tienen ese receptor diana después de la menopausia y cuentan con pocos estrógenos en el cuerpo. En este grupo de mujeres, los nuevos ensayos clínicos -con más de 8.000 pacientes de treinta países distintos- revelan que letrozol es mejor que el clásico tamoxifeno para evitar la reaparición del tumor y mejora la supervivencia. No tenemos una evidencia porcentual, pero estamos influyendo en el curso biológico de la vida. El único problema es que se debe tener en cuenta el nivel de densidad ósea de las mujeres para evitar una futura osteoporosis, ya que mientras que el tamoxifeno fortalece los huesos, el letrozol los debilita.
-No sé hasta qué punto conoce el modo de vida de España, pero ¿cree que la dieta mediterránea es buena para prevenir el cáncer?
- No soy un experto pero sin embargo puedo decir que tomar aceite de oliva aumenta la salud de la población. En la práctica, España es uno de los países de Europa que menos cánceres tiene. En general, es más frecuente el cáncer en los países desarrollados, no sabemos muy bien por qué. Creemos que puede ser por la edad tardía a la que se tienen hijos. La buena noticia es que la mortalidad aquí está decreciendo desde los años noventa.
-¿Qué factores nos otorgan más «papeletas» para sufrir un cáncer de pecho?
-No hay muchas cosas. Es una buena idea no ser obeso. La obesidad es la causa en un tercio de los casos, sobre todo después de la menopausia. En EE UU, Australia y Reino Unido se está convirtiendo en una epidemia. El alcohol implica también un peligro, pero mínimo. Con respecto a la píldora se tiene el eterno debate. Siempre depende cuándo y por qué te la recetaron, de pero sí existe un riesgo también. Y por supuesto fumar y no llevar hábitos de vida saludables.
Perspectivas de futuro
- ¿Se pueden tener hijos después de haber sufrido un tumor de pecho?
- Por supuesto que sí, de hecho la mayoría de las mujeres que lo han padecido y después han tenido bebés se recuperan mucho mejor y tienen menos riesgo de recaídas.
- ¿Cree que en un futuro al abordar el cáncer, en especial el de mama, se hablará de una enfermedad crónica?
- De hecho, espero que podamos prevenirlo. Realmente tenemos la oportunidad de reducir de verdad a la mitad las recaídas en el cáncer hormono-dependiente con el tamoxifeno. Por otra parte, estamos avanzando en la línea adecuada aunque no estamos contentos al cien por cien pues estamos administrando un fármaco que produce efectos secundarios. En resumen, lo que podemos asegurar es que tenemos en nuestras manos reducir a la mitad el riesgo de sufrir un cáncer secundario, pero el reto está claro: evitar que la mujer desarrolle el primero.
El retraso en la maternidad es una de las causas de la prevalencia del tumor en los países ricos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3215 veces