Inicio > Salud > La hipertensión: avance progresivo hacia todo el cuerpo

La hipertensión: avance progresivo hacia todo el cuerpo

Pensar que la Hipertensión Arterial es una afección que se relaciona únicamente con los adultos comúnmente estresados, fumadores, obesos o sedentarios, y en particular con los ancianos, es un error

Aproximadamente un tercio de la población mundial mayor de 18 años está integrada por individuos hipertensos.

El cardiólogo Jorge Salazar, explica que la hipertensión es un problema de salud pública muy importante en el país, porque reúne tres condiciones: una alta prevalencia del 32% al 34%; es asintomática, por lo que no todos los que la padecen conocen su condición; y afecta a muchos órganos del cuerpo además del corazón, como por ejemplo daños significativos ocasionados al cerebro, los riñones y la vista entre otros.

“La alteración de la circulación periférica produce daños dentro de las paredes de las arterias, que finalmente desencadena en arteriosclerosis, que en casos severos, implica la amputación de los miembros”, especificó Salazar. Este es un ejemplo que usa el cardiólogo para dar a entender que un hipertenso es un individuo que ha perdido la capacidad de regular su presión sanguínea y que esto produce un daño progresivo en todo el cuerpo.

En constante alerta

Por ser una variable continua, la hipertensión es una enfermedad que requiere un riguroso control, no sólo una vez que ha sido diagnosticada con cifras tensionales por encima de 140/90 mm Hg, sino también luego que el paciente haya logrado recuperar la estabilidad de sus registros.

De allí que la relación médico-paciente deba ser muy estrecha para que el individuo cree conciencia que el control es parte de su tratamiento y, de esta manera, el médico tenga la oportunidad de hacer los manejos farmacológicos y no farmacológicos correspondientes al caso.

En Venezuela, según refiere el especialista, las cifras apuntan a que 9 de cada 10 venezolanos hipertensos no saben su condición, o no reciben un tratamiento adecuado para alcanzar las metas en sus cifras tensionales, lo cual sólo es logrado por un 8,5% de esa población. “Es importante que los médicos de atención primaria sepan que el 50% de los pacientes con algún problema de hipertensión son de alto riesgo, porque tienen una o dos comorbilidades que complican el cuadro y amerita ser más agresivo con el tratamiento”, apunta el doctor Salazar.

Comenzar una nueva vida

Por lo general, el grueso de la población hipertensa tiene hipertensión primaria, es decir, aquélla a la que la ciencia no le ha encontrado una causa lógica de origen, y no es susceptible de ser curada pero sí tratada. Lo más importante es atacar los factores de riesgo que inciden en su aparición, tales como una dieta inadecuada, el cigarrillo, el sedentarismo y una historia familiar que indique riesgo de la enfermedad.

Adicionalmente a la terapia farmacológica combinada que está generando resultados positivos, el paciente debe controlar la afección visitando al médico cada 4 a 6 semanas para verificar su evolución con base en el tratamiento. Sólo el especialista es quien puede determinar el grado de la enfermedad, el medicamento y la dosis a tomar, así como los patrones de conducta a seguir por el enfermo para tener una mayor y mejor calidad de vida.
Pensar que la Hipertensión Arterial es una afección que se relaciona únicamente con los adultos comúnmente estresados, fumadores, obesos o sedentarios, y en particular con los ancianos, es un error
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3287 veces