Inicio > Salud > La hiperprotéica Dieta de la Zona cambia la clásica pirámide de la alimentación

La hiperprotéica Dieta de la Zona cambia la clásica pirámide de la alimentación

Aunque en España ya se habían publicado dos obras de Barry Sears sobre la Dieta de la Zona, lo cierto es que ambas estaban muy alejadas del modelo de alimentación español.

Tal vez, la gran acogida que ha tenido en otros países europeos como Italia, y el tirón mediático de un grupo de fieles seguidores, entre los que destacan las exmodelos Cindy Crawford y Elle MacPherson; la actriz norteamericana Jennifer Aninston y su esposo Bad Pitt; los cantantes Eros Ramazzotti y Madonna, y la polifacética Carmen Electra han sido los principales motivos para que esta obra se reedite en España con recetas mucho más mediterráneas.

Pero ¿qué es lo que ha enganchado a tantas personas a este tratamiento? Según Luz García Juan, médico experta en estética y nutrición, "la Dieta de la Zona pretende convertirse en una forma de vida, no es algo temporal. Además, es muy fácil de seguir porque es variada y completa y no requiere que los alimentos se cocinen de ningún modo especial".

Una pirámide diferente
Una de las principales diferencias radica en la pirámide de la alimentación, que en esta pauta varía respecto a la tradicional. "Si en la dieta mediterránea se intenta mantener una proporción de 60 por ciento de hidratos de carbono, un 25 por ciento de proteínas y un 15 por ciento de grasas, la dieta de la zona apuesta por una proporción de 40-30-30. Aunque el porcentaje de grasas parezca elevado, no hay que olvidar que fundamentalmente son grasas derivadas del aceite de oliva, el aguacate y los frutos secos".

Sin embargo, Carmen Gómez Candela, del Departamento de Nutrición y Dietética del Hospital Universitario de la Paz, en Madrid, ha explicado que esta opción alimentaria "trata de paliar los problemas nutricionales de la población norteamericana, que no los de la española, ya que en Estados Unidos el consumo de carbohidratos en los últimos años lo han paliado mediante cereales y no a base de legumbres, frutas y verduras como sucede en España".

Además, Gómez Candela ha definido la Dieta de la Zona como "hiperprotéica; por eso también la llaman 40-30-30, porque los carbohidratos aportan un 40 por ciento del total de las calorías, las grasas un 30 por ciento y las proteínas otro 30 por ciento".

La experta en estética y nutrición ha recordado que el consumo de frutas, verduras y hortalizas es muy importante porque de ellas proceden los hidratos de carbono, "también está permitido el consumo de derivados de cereales o de féculas como el arroz o las patatas".

Suplementos
Una parte muy importante de la Dieta de la Zona son los suplementos, bien de omega 3 o de soja, que se comercializan con el nombre de la dieta y que se presentan en diferentes preparados.

Para Gómez Candela, "la población americana tiene un déficit considerable de consumo de aceite de oliva y de aceites de pescado, porque apenas lo consumen, por eso su solución es suplementar directamente estas carencias con sus productos. En nuestro caso creo que no es necesario".

Luz García ha recordado que es una dieta que "pretende que el individuo, que puede ser niño, adulto y anciano siempre que no tenga problemas de salud, alcance el máximo equilibrio físico e intelectual".

Aunque en España ya se habían publicado dos obras de Barry Sears sobre la Dieta de la Zona, lo cierto es que ambas estaban muy alejadas del modelo de alimentación español.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 23602 veces