Inicio > Salud > La cirugía de obesidad acumula más de un año de demora media

La cirugía de obesidad acumula más de un año de demora media

En Aragón hay más de 300 personas en lista de espera para someterse a una reducción del estómago o del intestino

Su peso les impide dormir tumbados, sufren problemas cardíacos, les cuesta respirar, padecen trastornos psicológicos e incluso tienen problemas para mantener relaciones sexuales. Son obesos mórbidos y para muchos la única solución reside en una cirugía que, por ahora, es minoritaria. Hasta un año puede llegar a esperar un enfermo para pasar por quirófano.

En la comunidad aragonesa, la lista de espera para este tipo de operaciones asciende a más de 300 personas, aunque el número de enfermos de obesidad mórbida se sitúa en torno a las 5.000 personas, según aseguraron fuentes sanitarias.

La demora se debe a la escasez de personal especializado (la realizan los cirujanos de forma voluntaria) y al hecho de que estas operaciones requieren el ingreso en la UCI, donde no siempre hay hueco. Además, se trata de actuaciones que no se suelen derivar a la privada, ya que los profesionales cualificados están en la pública.

Las claves

Más seguridad: La seguridad que ofrecen estas operaciones se incrementa este año gracias a un decreto que establece criterios más estrictos y que, además, acreditará a cirujanos y hospitales, de manera que no todos podrán realizar esta cirugía.

Calidad de vida: La cirugía de la obesidad mórbida, que consiste en una reducción del estómago o el intestino (que es reversible), mejora la calidad de vida del paciente de forma progresiva. En un mes puede perder hasta diez kilos y a partir de ese momento la pérdida de peso suele equilibrarse a un ritmo más pausado. El proceso suele alargarse durante, aproximadamente, año y medio.

Mortalidad: La mortalidad de la operación se sitúa en el 1%. Sin embargo, en muchos casos es más alto el riesgo de muerte si no se recurre a la cirugía.

Las últimas técnicas

La cirugía de la obesidad ha avanzado durante los últimos años hasta las técnicas menos invasivas que evitan tener que abrir al paciente. En la actualidad, una de las técnicas más usadas es la laparoscopia, que se vale de una pequeña incisión y una cámara para llegar al interior del enfermo. Las técnicas permiten, según el paciente, reducir ligeramente el estómago y dejar poco intestino (el paciente puede comer normalmente) o hacerlo a la inversa (en cuyo caso será necesario seguir una dieta determinada).

En Aragón hay más de 300 personas en lista de espera para someterse a una reducción del estómago o del intestino
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3016 veces