Inicio > Salud > La anorexia afecta ya a niños de tan solo diez años

La anorexia afecta ya a niños de tan solo diez años

En cuanto a la evolución numérica, este tipo de transtornos adquirió proporciones epidémicas en los años 80, y en los 90 hubo un pequeño aumento. Ahora hemos llegado al tope

José Luis Iglesias Diez es pediatra y profesor asociado de Ciencias de la Salud, además de vocal de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, que centraliza el tratamiento de pacientes con transtornos de la conducta alimentaria hasta los quince años.

Para Iglesias Diz, en los transtornos de conducta alimentaria "hay una serie de circunstancias condicionantes, en unos casos se trata de factores individuales, como la inseguridad o la baja autoestima, y en otros familiares, bien por familias poco estructuradas o demasiado rigurosas. También están los factores sociales, ya que hoy la delgadez se asocia a la belleza".

En lo que se refiere a los trastornos más comunes, señala que "la anorexia y la bulimia son los más graves y principales".

Iglesias alerta también de otros problemas no tan graves, como "el trastorno por atracones, que se da en personas que se ponen a comer cuando están en situación de estrés, y no son capaces de parar, pero no vomitan". En este sentido, recuerda que "en la bulimia se produce el vómito, y el cuadro es mucho más serio".

Los pacientes explica que "deben ser vistos primero por el médico o pediatra, que se debe poner en contacto con la Unidad de Salud Mental de su área. Cuando son graves o resistentes al tratamiento, pueden tener que ser vistos en Santiago". En cuanto a la incidencia, puede haber "unos 30 casos anuales".

Por lo que se refiere a la edad de estos pacientes señala que "ha bajado, hasta el punto de que hemos tenido ingresados a niños de 10 años con una anorexia clara, y uno de ellos sigue ingresado cuatro años después. Normalmente son adolescentes de trece o catorce años".

En cuanto a la evolución numérica, "este tipo de transtornos adquirió proporciones epidémicas en los años 80, y en los 90 hubo un pequeño aumento. Ahora hemos llegado al tope".

El tratamiento empieza generalmente de manera ambulatoria, "con medidas de control semanales, y cuando vemos que no son suficientes, se decide el ingreso", que, dependiendo de cada caso, "no suele ser menor de un mes o mes y medio, y no se prolonga mucho más".

Por último, describe los síntomas más frecuentes: "El adolescente que inicia una dieta por cuenta propia sin consultar a sus padres, que tiene una preocupación exagerada por la alimentación y pierde peso". Con todo, señala que "hay que tener cuidado con los mensajes excesivamente alarmistas", y recuerda que "uno puede comer de todo, pero siempre con moderación y no abusar de la bollería industrial".
En cuanto a la evolución numérica, este tipo de transtornos adquirió proporciones epidémicas en los años 80, y en los 90 hubo un pequeño aumento. Ahora hemos llegado al tope
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6165 veces