Inicio > Salud > La anorexia, un trastorno que también padecen los más chicos

La anorexia, un trastorno que también padecen los más chicos

Los problemas alimentarios que antes se registraban en los jóvenes ahora se presentan en los niños de entre seis y siete años. Además, hay un aumento en la proporción de varones que sufren esta enfermedad. Alarmante suba de la vigorexia y la ortorexia

La anorexia, uno de los trastornos en la conducta alimentaria que inicialmente se asociaba a mujeres adolescentes, hoy afecta cada vez más a niñas de edades tempranas -de 6 y 7 años- y a varones, un grupo que antes estaba casi excluido de esta problemática.

"Existe una baja en la edad de comienzo de la anorexia, y hay un aumento de la proporción de varones, que antes era del 5 por ciento y hoy llega al 12 por ciento, con una tendencia a aumentar", explicó a Télam la psiquiatra Mabel Bello, fundadora de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA).

La especialista cree que estos trastornos alimentarios están empezando en edades más tempranas porque "hay un ambiente mucho más enfermante".

De acuerdo con Bello, en general se trata de casas donde el mismo adulto es el que tiene miedo a comer, o hay un fóbico social, o padres inseguros que necesitan que su vinculo sea único o especial. "Si mi chiquito no come tal cosa, no come nada", ejemplifica, al tiempo que explica que es función de los padres ayudarles a que los chicos se integren socialmente.

"Hay una pérdida de estabilidad en los lazos familiares y una falta del tiempo familiar que demandan los chicos", argumentó la médica.

“Hoy los chicos hacen todo por su cuenta y eso fomenta que tengan miedo a vivir. A los padres les preocupa que sus hijos tengan una satisfacción inmediata y no que tengan un programa para el futuro", agregó.

Otros males

Esta situación no sólo favorece el desarrollo de las patologías alimentarias más conocidas, sino que da lugar a nuevos trastornos como el "sindrome de especialización alimentaria", la vigorexia y la ortorexia.

"El sindrome de especialización alimentaria se da en chicos de uno o dos años que comen nada más que un tipo de alimentos, como ñoquis y leche, o chocolates de una marca específica, rechazan cualquier otra comida y vomitan si comen algo distinto", explicó Bello.

"Lo padecen chicos que en general se relacionan con poca gente (una madre o una abuela) y rechazan otro vínculo", agregó.

En lo que va del año, en las distintas unidades de ALUBA, atendieron cerca de 30 casos de niños con este tipo de trastorno.

Por su parte, la vigorexia es típica de la adolescencia. "Son chicos que se sienten flaquitos aunque sean normales y, como tienen vergüenza de enfrentarse a la vida social, se encierran en un gimnasio".

"Cuanto más van al gimnasio, más flacos se ven. Salen con anteojos de sol para que no los miren, toman anabólicos, toman vitaminas en forma insalubre", explicó la médica.

La base de este trastorno es la misma que la de la anorexia: "una incapacidad para enfrentar la vida, los compromisos y la madurez", indicó Bello.

La ortorexia, por su parte, afecta a aquellos que, por querer comer tan sano, convierten la comida en una obsesión: "comen cosas excesivamente orgánicas, sin aditivos, toman agua de un solo lugar o de determinada marca", describió Bello.

Frente a la idea de que la televisión y la publicidad son los primeros responsables de estos trastornos, la especialista aclaró que "la publicidad refleja la cultura que practicamos. Todos compramos revistas de moda y a todos nos interesa ser flacos.

Siempre los culpamos, pero muchas veces los medios ayudan a prevenir".

Con este panorama, los tratamientos son cada vez más especializados. "Las terapias cambiaron porque se discrimina mucho más la patología", explicó Bello, que hace 20 años trabaja esta problemática.

"Desde Aluba el tratamiento que implementamos es con la plena colaboración de la familia" y la curación se da en el marco de un trabajo grupal y comunitario en el que "promovemos hábitos sanos en la alimentación y un orden en el espacio-tiempo", concluyó la médica.
Los problemas alimentarios que antes se registraban en los jóvenes ahora se presentan en los niños de entre seis y siete años. Además, hay un aumento en la proporción de varones que sufren esta enfermedad. Alarmante suba de la vigorexia y la ortorexia
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6301 veces