Inicio > Salud > Hoy se celebra el Día de la Hipertensión Arterial

Hoy se celebra el Día de la Hipertensión Arterial

Esta enfermedad afecta alrededor del 25 por ciento de los adultos

Hoy 14 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Se la conoce como el «asesino silencioso» y afecta alrededor del 25 por ciento de los adultos.

Esta enfermedad silenciosa es en general una afección sin síntomas, en la que la elevación de la presión arterial hace que el paciente sufra un elevado nivel de riesgo de sufrir un aneurisma, una insuficiencia cardíaca, un infarto de miocardio o lesiones en el riñón.

Por eso, para evitar los accidentes cerebro vasculares, en el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, el presidente del Consejo Argentino de Hipertensión Arterial de la Sociedad Argentina de Cardiología, doctor Marcos Marín y el doctor Guillermo Fábregues, director del programa Conciencia en Hipertensión Arterial de la Fundación Cardiológica Argentina, recuerdan los diez consejos a tener en cuenta para evitar los accidentes:

1- Es imprescindible tener presente cuál es la presión arterial, ya que la hipertensión no da síntomas. Se considera que una persona tiene hipertensión arterial cuando luego de reiterados controles su presión es mayor o igual a 140 y/o 90 mmHg (14 y/o 9).

2- Se debe tener presente que esta es una de las enfermedades crónicas más comunes. Y no controlada puede tener consecuencias serias como el accidente cerebro vascular, el infarto de miocardio y la insuficiencia renal.

3- Se puede controlar la hipertensión arterial con una dieta adecuada, ejercicios físicos y habitualmente es necesario tomar los medicamentos que su médico le indique. Dado que la hipertensión es una enfermedad crónica, controlarla es un esfuerzo para toda la vida. Aunque usted no se sienta «enfermo» en este momento, tener una presión arterial controlada disminuye claramente el riesgo de padecer en el futuro alguna consecuencia.

4- En general la causa de esta enfermedad es desconocida. Sin embargo, existen factores que favorecen su aparición como la herencia, la obesidad, la falta de ejercicio y el consumo excesivo de sal o alcohol. Cualquiera sea el caso, lo importante es diagnosticar la hipertensión y tratarla.

5- Otro tema importante es mantener un peso adecuado. Si bien hoy en día sabemos que el sobrepeso y la obesidad no constituyen un problema estético, sino enfermedades que si no se tratan pueden llevar al desarrollo de diabetes, hipertensión y otros problemas cardiovasculares, el éxito para mantener un peso adecuado está en cumplir con una dieta baja en calorías y una actividad física diaria.

6- Dentro de la actividad física, caminar diariamente es una de las más simples e importantes. Una actividad física de alrededor de 30 minutos diarios reduce la presión arterial, ayuda a controlar el peso, disminuye el colesterol total y los triglicéridos, mejora la calidad de vida y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes. El ejercicio debe ser aeróbico y progresivo.

7- Es importante que se reduzca el consumo de sal. Una dieta con bajo contenido en sodio disminuye la presión arterial. Use alimentos frescos, mantenga una alimentación rica en frutas, verduras, cereales, granos y legumbres, evitando agregar sal a las comidas.

8- Por otro lado, controle otros factores de riesgo, ya que cuando están presentes aumentan el riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular. Algunos no los podemos modificar como la edad y los antecedentes familiares, pero con otros debemos ser muy rigurosos. Controle el nivel de colesterol (el «bueno»: HDL y el «malo»: LDL) Sepa cuál es su nivel de glucemia («azúcar» en sangre), mucho más si sabe de antecedentes familiares de diabetes.

9- Algunos de los enemigos clásicos deben ser eliminados: el cigarrillo y el alcohol. Fumar o ingerir más de dos copas de vino por día pueden aumentar la presión arterial. El tabaquismo es la principal causa para presentar un infarto de miocardio y otras enfermedades pulmonares graves.

10- Sobre todo, tome los medicamentos indicados por su médico y no abandone el tratamiento. No debe saltear, ni disminuir, ni interrumpir el tratamiento sin el control de su médico. No olvide que la hipertensión puede tratarse. El riesgo no está en la medicación, sino en la enfermedad que puede presentar.

Esta enfermedad afecta alrededor del 25 por ciento de los adultos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7570 veces