Inicio > Salud > Hormonas y Obesidad

Hormonas y Obesidad

Segun Máximo Ravenna, contrariamente a lo que se creía hasta hace 25 o 30 años, las causas hormonales como origen de la obesidad son poco frecuentes, y su porcentaje es ínfimo

Por Máximo Ravenna y Mario Stisman al diario La Nacion

Por otro lado, cuando las causas son glandulares la localización de la grasa corporal en lugares determinados orientan al médico para investigar el funcionamiento de dichas glándulas en cuestión.

Glándulas tiroides: su alteración fue durante mucho tiempo la "culpable" de producir una obesidad. Hoy se sabe que esto no es real y que su incidencia en obesidad es mínima, comparada con las múltiples causas reales que producen obesidad, a saber: alteración de la conducta alimentaria, sedentarismo, factores genéticos, alteraciones con el vínculo con la comida, etcétera, que sí son las reales causas de esta epidemia-pandemia que es la obesidad.

La glándula tiroides es muy sensible al estrés, ya sea físico o psíquico (pérdidas económicas, divorcios, duelos, etcétera), su estudio es simple ya que con análisis de sangre se puede detectar su funcionamiento y si fuese necesario su tratamiento.

Glándula pancreática (hiperinsulinismo): la insulina es una hormona que "digiere" o metaboliza los hidratos de carbono, pero también tiene acción lipogénica (formadora de grasa) y anorexígena (genera hambre) por lo que su aumento en el cuerpo puede ser un factor originario de obesidad, con la característica que la adiposidad se localiza más en el abdomen de la persona. Esta situación de hiperinsulinismo se revierte cuando la persona se inicia la terapéutica de descenso de grasa o adelgazamiento.

Glándulas suprarrenales: son dos pequeñas formaciones –"como porotitos"– que están por arriba de los polos superiores de ambos riñones. Regulan la capacidad de respuesta al estrés, metabolismo de los minerales, presión arterial, precursores de hormonas sexuales, etcétera. En la enfermedad de Cushing (aumento de la secreción del cortisol), la disposición de la grasa corporal es característica y orienta al médico para su investigación. La hiperplasia suprarrenal benigna también puede dar aumento de cortisol y diversos trastornos de los minerales en el organismo.Como causa general de la población de obesos, su participación es ínfima.

Menopausia-ovarios: se produce una disminución de las hormonas estrogénicas y aumento de FSH (folículo estimulante de la hipófisis). La localización de la grasa corporal se ubica en torax y abdomen: "se pierde la cintura". La incorporación estrogénica externa (terapias de reemplazo de anticonceptivos) produce localizaciones adiposas en los glúteos, zona lateral muslos (¨cartucheras¨).

En todos los en todos los casos de alteraciones hormonales, se puede y debe ralizar un adelgazamiento recuperando el porcentaje de grasa normal que cad persona debe tener para gozar de salud y buena calidad de vida. Nunca es impedimento si existe una alteración hormonal para adelgazar y sentirse mejor y más saludable. El endocrinólogo participa activamente en el tratamiento en forma interdisciplinaria, junto a la dieta los grupos y la actividad física adaptada.


Videos de Máximo Ravenna

http://www.lnteve.com/salud

Segun Máximo Ravenna, contrariamente a lo que se creía hasta hace 25 o 30 años, las causas hormonales como origen de la obesidad son poco frecuentes, y su porcentaje es ínfimo
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 9264 veces