Inicio > Salud > HIPERTENSIÓN: Una enfermedad que debemos controlar

HIPERTENSIÓN: Una enfermedad que debemos controlar

La hipertensión arterial es considerada una enfermedad silente, ya que no da síntomas hasta que las secuelas de la misma aparecen. Está considerada como uno de los cuatro factores de riesgo cardiovascular más importantes, pero no solo afecta al corazón, sino que impacta sobre numerosos órganos.

La hipertensión arterial es un estado patológico caracterizado por un aumento de la tensión arterial por encima de los valores normales. Un adulto es hipertenso cuando tiene tensiones arteriales permanentemente elevadas, por encima de 140-90 mmHg. Se debe entender que la hipertensión de la que se habla se trata en realidad de la hipertensión primaria o esencial ( o sea que no se ha determinado la causa) mucho más prevalerte que la hipertensión secundaria (que responde a una causa objetivable). De ahora en más cuando me refiera a hipertensión arterial, estaré hablando de la variedad primaria.

La prevalencia mundial de la hipertensión ronda los 600 millones de personas (OMS 2001-2002).

La hipertensión arterial es considerada una enfermedad silente, ya que no da síntomas hasta que las secuelas de la misma aparecen. Está considerada como uno de los cuatro factores de riesgo cardiovascular más importantes, pero no solo afecta al corazón, sino que impacta sobre numerosos órganos.


LOS EFECTOS DE LA ENFERMEDAD

La hipertensión perjudica a ciertos órganos que no soportan los aumentos de presión. Paradójicamente estos órganos son indispensables para la vida y muy importantes.

CORAZON: Aumenta el trabajo e incrementa la demanda de este órgano de oxígeno produciendo ANGINA DE PECHO o INFARTO en los casos más graves. El aumento de demanda de fuerza a este órgano determina que se agrande (como si fuera un músculo normal) aumentando aún más las necesidades de oxígeno y nutrientes; pudiendo traer ANGINA e INFARTO .

RIÑON: La presión alta determina lesión del riñón, llegando a veces a la insuficiencia renal. La lesión del riñón puede determinar aumentos de presión más graves aún (por la participación de este órgano en la regulación de la misma)

CEREBRO: La presión alta aumenta los riesgos de padecer un accidente cerebral vascular (Derrame)

AORTA: La presión arterial alta es un factor predisponente a la formación de ANEURISMAS y PLACAS ATEROMATOSAS

GLANDULAS SUPRARRENALES: Los derrames continuos, facilitados por la hipertensión arterial, pueden hacer fallar a esta importante glándula que controla entre otras cosas: el crecimiento, la presión arterial, la correcta formación de orina...
RETINA: Es la parte que nos permite ver y está dentro del globo ocular. La hipertensión puede determinar derrames y ellos, la ceguera o disminución del campo visual.


CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO

El corazón es un músculo que funciona como una máquina de bombeo, y por ende genera presión que se transmite a los distintos vasos del cuerpo. Cuando el corazón se relaja entre latidos, disminuye la presión en las vías circulatorias, y a esto se le llama presión de diástole.

En un adulto las cifras normales de tensión arterial están por debajo de 140 mmHg de sistólica y 90 mmHg de diastólica (mmHg = milímetros de mercurio). Las gradaciones de presión y sus significados patológicos son los siguientes:

SISTÓLICA DIASTÓLICA
Normal
< 130 < 85
Normal Alto
130 - 139 85 - 89

HIPERTENSION ARTERIAL
Estadío 1
140 - 159 90 - 99
Estadío 2
160 - 179 100 - 109
Estadío 3
> 180 > 110

Con independencia del estado de salud que se tenga, la presión arterial de cualquier persona no es constante sino que sufre muchas variaciones normales durante el día, aunque se mida siempre en reposo.

Las cifras de presión arterial siguen un ritmo a lo largo de las 24 horas, que se reproduce de un día a otro y se llama ritmo nictemeral de la presión arterial, de manera que las cifras de presión son más altas durante el día y se reducen durante el sueño.

Estas son las circunstancias que aumentan transitoriamente los valores tensionales:

*El esfuerzo físico.
*Un cambio de tiempo, el frío.
*El traslado a un lugar de clima diferente.
*Emociones fuertes, el dolor, el miedo.
*Tensiones psíquicas, conducción de automóviles, hablar en público, discusiones enérgicas, ruidos entre otras.

Además, la toma de la presión arterial hace que se produzca una reacción de alerta que tiende a elevarla, y que se llama hipertensión de guardapolvo blanco. Por eso es conveniente tomarse la presión en una farmacia y no en un consultorio, por lo menos tres veces.

El diagnóstico definitivo de hipertensión arterial se debe hacer tras varias lecturas de la tensión arterial, incluyendo algunas en el domicilio del paciente o en su medio habitual de vida, fuera de la consulta médica.

TRATAMIENTO

Primero y principal el control periódico por un especialista es el factor determinante en la evolución de esta enfermedad.
Algo importante a tener en cuenta es que la dieta promedio de occidente tiene un exceso de sal importante. Los alimentos ya tienen una cantidad de sal (sin que les agreguemos nada) suficiente para el cuerpo. Si nosotros les agregamos más sal, sólo sobrecargamos al cuerpo con la misma.
Una persona por más que tenga la presión normal, no debería agregarle sal a las comidas (salvo por prescripción médica) esto es una medida preventiva importante que tiende a la conservación del cuerpo entero.
Muchas drogas (anabólicos, cafeína....) tienen efectos permanentes o momentáneos sobre la presión arterial (tienen que ser controladas por profesionales capaces).
El ejercicio, dependiendo del tipo del mismo, puede influir en la presión arterial:

Ejercicio ISOMETRICO: Aquel que hacemos al caminar o al hacer aeróbicos, bailar, correr moderadamente... es bueno para la presión arterial (salvo casos especiales donde está contraindicado el ejercicio)

Ejercicio ISOTONICO: Aquel que hacemos al levantar pesos pesados, complementos con gran carga, pesas.... eleva mucho la presión arterial y en algunas condiciones del sistema cardiocirculatorio, debe ser evitado.

Actualmente existen una infinidad de drogas para el tratamiento de esta enfermedad. Se suele comenzar con una sola droga, se evalúa su efecto, y si no es satisfactorio, se incrementa la dosis. Si tampoco se observa la disminución de tensión arterial requerida, ya se agrega una segunda droga, que en muchos casos es un diurético. No ahondaremos más en el tema de la farmacología, pues este artículo está destinado a cualquier persona, y no necesariamente médico.


CONCLUSIÓN

Esta enfermedad sobre la que hablamos unas breves líneas puede considerarse como un trastorno que cada vez veremos más entre la población, ya que la suma de los hábitos sedentarios, las dietas chatarra con alto contenido en sodio y colesterol, y el incremento progresivo de la expectativa de vida de la población mundial, favorecerán el incremento del número de afectados, que actualmente es de 600 millones, pero puede ascender mucho más. La buena noticia es que es una enfermedad fácilmente diagnosticable y tratable, y cada día salen drogas nuevas con menores efectos adversos. Es sabio controlarse la presión arterial, para evitar todo lo que la hipertensión trae.
La hipertensión arterial es considerada una enfermedad silente, ya que no da síntomas hasta que las secuelas de la misma aparecen. Está considerada como uno de los cuatro factores de riesgo cardiovascular más importantes, pero no solo afecta al corazón, sino que impacta sobre numerosos órganos.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6990 veces