Inicio > Salud > Hiperhidrosis: el sudor de la gota gorda

Hiperhidrosis: el sudor de la gota gorda

La hiperhidrosis llega a afectar psicológicamente al paciente, hay que acudir con especialistas y evitar la automedicación

Algunas personas no saludan de mano, otras prefieren evitar las reuniones sociales y hay quienes andan siempre con un pañuelo en las manos, son víctimas de la hiperhidrosis, nombre científico de la sudoración exagerada, que los médicos ligan a problemas sistémicos como obesidad, menopausia e hipertiroidismo.

La doctora Linda García Hidalgo, miembro de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), indica que ese mal también se relaciona con enfermedades como hipoglucemia, infecciones, linfoma, diabetes con neuropatía diabética, y el uso de sustancias como hipoglucemiantes orales, antidepresivos, antiinflamatorios y cafeína entre otros.

Explica que el sudor es absolutamente necesario para controlar la temperatura corporal, pero cuando aparece de forma excesiva es un problema que requiere atención especializada, ya que impacta negativamente la vida de sus víctimas.

El efecto de la hiperhidrosis se da principalmente en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. La especialista en dermatología señala que en ocasiones repercute el rostro y espalda.

En el marco de la campaña ¡Cuídate, infórmate!, que mantiene la FMD y que cuenta con el apoyo de los laboratorios Darier, Fedele, Avène y Roche, la dermatóloga comenta: “Algunos pacientes ven afectada de manera negativa su apariencia física, así como sus relaciones sociales o laborales”.

Sufren, señala la doctora García Hidalgo, porque el sudor exagerado mancha la ropa en la zona de las axilas, humedece las manos de otros a la hora de saludar, afecta las características de mercancías delicadas como puede ser papelería, componentes electrónicos o metales, ya que su manejo -con la sudoración de las manos- los llega a alterar.

De gota en gota

La hiperhidrosis es más frecuente entre habitantes de regiones de climas cálidos, pero puede darse en población de lugares fríos, sin importar género y ocupación. No obstante, son las mujeres las que acuden más frecuentemente a consulta por este motivo.

Del 75 al 80 por ciento de los pacientes tienen historia familiar de hiperhidrosis, lo que supone existe una predisposición hereditaria.

Hay algunos tratamientos para evitar el exceso de sudoración, pero deben ser recetados únicamente por un dermatólogo. La dermatóloga explica que el tratamiento más solicitado y efectivo suele ser la aplicación de toxina botulínica tipo A.

La doctora Linda García Hidalgo dice que existen técnicas quirúrgicas, los cuales únicamente debe realizarlas un cirujano plástico o neurocirujano, por lo cual el paciente debe exigir la certificación correspondiente para evitar riesgos en su salud.

Sobre los mitos respecto a la hiperhidrosis, la especialista comenta que “hay quienes dicen que se trata de una enfermedad de gente sucia y que no se baña. Esto es una absoluta mentira".

La Fundación Mexicana para la Dermatología pide a la gente que evite el uso de remedios caseros como limón o baño con jabones de lavado para ropa, ya que pueden provocar dermatitis por contacto.

DATOS IMPORTANTES

El sudor es regulado por el sistema nervioso simpático. Envía señales a las glándulas sudoríparas ecrinas para secretarlo.

El estímulo de las glándulas sudoríparas puede iniciar cuando aumenta la temperatura.

La sudoración de palmas y platas inicia en edades muy tempranas, continúa a través de la vida y disminuye con el paso de los años.

Si el sudor es en todo el cuerpo, podría tratarse de una enfermedad como el hipertiroidismo.

La hiperhidrosis llega a afectar psicológicamente al paciente, hay que acudir con especialistas y evitar la automedicación
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10136 veces