Inicio > Salud > Grasa visceral y HTA: alerta de riesgo cardiovascular

Grasa visceral y HTA: alerta de riesgo cardiovascular

En dias pasados se celebró el Día Europeo para la Prevención Cardiovascular con la intención de hacer llegar a la población un mensaje ya conocido: la responsabilidad individual en el control del riesgo cardiovascular (CV), teniendo en cuenta el perímetro de la cintura como principal indicador de alerta y la hipertensión arterial (HTA) como síntoma característico

Una vez se diagnostica hipertensión, el sanitario debe comenzar a manejar el riesgo CV para controlar y prevenir éste y otros parámetros metabólicos -hiperlipemia, hipercolesterolemia, tabaquismo, diabetes y obesidad-. Y en esta labor hay que corresponsabilizar al paciente, al que hay que dotar de herramientas pedagógicas.

Miembros de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-Lelha) y la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (Semergen) presentaron la semana pasada en Madrid la iniciativa europea, que cuenta con el apoyo económico de Pfizer y que respalda la Fundación para el Estudio de las Enfermedades Cardiovasculares, entidad que agrupa las principales sociedades médicas de España. Los especialistas apuestan por no focalizar el riesgo en un solo índice y entenderlo "como un todo". Para ello han puesto en circulación unos cien mil folletos informativos con un decálogo para enseñar a manejar el riesgo global y dos páginas web: www.midetusriesgos.com y www.cardiovascularprevention.net) y llaman a los sanitarios a participar en su control. La Guía Europea de Prevención CV en la Práctica Clínica recomienda utilizar un sistema homogéneo en todo el continente para definir el perfil de riesgo, denominado Score (siglas inglesas de Evaluación Sistemática del Riesgo Coronario), que deriva de una gran base de datos de estudios prospectivos europeos y predice eventos CV mortales a lo largo de diez años. En el Score se incluyen como factores de riesgo el sexo, la edad, el tabaquismo, la presión arterial sistólica (PAS) y uno de los dos siguientes: colesterol total o relación LDL/HDL. En resumen, el documento aboga por promover cambios en el estilo de vida, prescribir aspirina u otros antiagregantes y una estatina cuando sea necesario y valorar la necesidad de terapia antihipertensiva y anticolesterolémica en función del nivel de riesgo.

Estudio idea

En el autocontrol juega un papel predominante la obesidad abdominal, que evidencia otros factores de riesgo sistémicos. El estudio epidemiológico Idea (siglas inglesas de Día Internacional para la Evaluación de la Obesidad Adbominal), presentado en la Reunión Anual del Colegio Americano de Cardiología, celebrada la semana pasada en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, confirma que el perímetro de cintura elevado está asociado con los trastornos cardiometabólicos independientemente del IMC y de la edad. El trabajo, patrocinado por Sanofi-Aventis y realizado en 170.000 pacientes y con más de 6.000 médicos de primaria, señala que por cada aumento del perímetro de la cintura de 14 centímetros en los hombres y de 14,9 en las mujeres, el riesgo CV se eleva entre un 21 y un 40 por ciento.
En dias pasados se celebró el Día Europeo para la Prevención Cardiovascular con la intención de hacer llegar a la población un mensaje ya conocido: la responsabilidad individual en el control del riesgo cardiovascular (CV), teniendo en cuenta el perímetro de la cintura como principal indicador de alerta y la hipertensión arterial (HTA) como síntoma característico
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6425 veces