Inicio > Salud > Genes de la gordura podrán controlarse

Genes de la gordura podrán controlarse

Científicos del Instituto Nacional de Medicina Genómica de México (Inmegen) descubrieron dos genes, conocidos como GNB3 y FTO, que están ligados al exceso de grasa depositada en la cintura y la cadera de hombres y mujeres

"Esta es la punta del iceberg. Este descubrimiento nos permitirá predecir enfermedades y definir su tratamiento", dijo a IPS el director del Inmegen, Gerardo Jiménez.

En la investigación, realizada en colaboración con la Clínica de Obesidad del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y de Nutrición, tomaron parte 138 personas, con índices de masa corporal iguales o superiores a 30,según informó IPS.

El índice se calcula dividiendo el peso de una persona por su estatura al cuadrado. El rango entre 18,5 y 25 se considera saludable. Por encima de 25, hay sobrepeso y de 30 en adelante, obesidad.

En distintos lugares del mundo se han identificado unos 25 genes como responsables de la obesidad, y 14 de ellos son los más comunes. En el estudio del Inmegen se analizaron 14 genes que pertenecen al genoma de los mexicanos.

Jiménez dijo que esta investigación "nos puede llevar a más años de vida saludable", pues el exceso de peso está detrás de males como la diabetes, la hipertensión y la arteroesclerosis, y su tratamiento mejoraría a partir de los hallazgos genéticos.

Éste es uno de los primeros resultados de los trabajos del Instituto, creado hace cuatro años, y que serán presentados en el Congreso Mundial del Genoma Humano, a celebrarse en septiembre en India.

Entre 1999 y 2006 la obesidad entre niños de cinco a 11 años de edad aumentó en México 40 por ciento. En el mismo periodo, la cintura de las mujeres en edad fértil creció, en promedio, 10 centímetros. Además, 10 por ciento de los adultos sufren diabetes y 30 por ciento de los niños, hipertensión, según cifras oficiales.

Uno de cada cuatro niños mexicanos padece de obesidad. Esta característica se acentúa en los estados fronterizos con Estados Unidos.

La obesidad o el sobrepeso en la población infantil llegarían este año a 35 por ciento, según proyecciones oficiales.

Organismos sanitarios internacionales y mexicanos achacan estos problemas al alto consumo de comida chatarra, como bebidas gaseosas, papas fritas y caramelos, promovido por grandes empresas transnacionales.

Una de las hipótesis de la investigación del Inmegen es que los dos genes identificados han mutado a partir de la aparición del fenómeno de la obesidad, determinando su transmisión hereditaria.

Debido a la obesidad, "el gen ya no encuentra su equilibrio y asume otra estructura", explicó Jiménez.

La Secretaría (ministerio) de Salud de México considera que una persona con sobrepeso que pierda 10 kilogramos reduce hasta en 12 por ciento su riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, en 24 por ciento, problemas vasculares y en 13 por ciento, dolencias de las articulaciones.

El Instituto Mexicano del Seguro Social calcula que una de cada cuatro personas será diabética en 2025 por la mala alimentación.

El Inmagen realiza también estudios genéticos del asma, el lupus y el cáncer. En noviembre, dará a conocer los resultados de la primera fase de la investigación sobre el genoma de los mexicanos.

Para ello, la institución científica tomó muestras anónimas de 70 mujeres e igual número de hombres en 12 estados del país.

El análisis de esas muestras está a cargo de una supercomputadora con capacidad para efectuar tres trillones de operaciones por segundo. "El banco de datos está resguardado física y tecnológicamente", aseguró Jiménez.

Científicos del Instituto Nacional de Medicina Genómica de México (Inmegen) descubrieron dos genes, conocidos como GNB3 y FTO, que están ligados al exceso de grasa depositada en la cintura y la cadera de hombres y mujeres
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4721 veces