Inicio > Salud > Experiencia medica

Experiencia medica

Muchas personas obesas vienen a consultar, para ver que puedo hacer por ellos, por su peso real, figurado o realmente muy obesos; en sus rostros se pinta el desencanto, y no dejan de decirme que se sienten tristes y que son depresivos, que les embarga una cuota de pesimismo, que a solas se las pasan llorando...

Que no tienen mas expectativas, que no tienen voluntad de nada, que no quieren ir a ningun lugar porque nada les queda bien, o lo que tienen les queda chico, que no saben que hacer pero sin saber comen y comen, y asi sin saberlo le agregan mas problemas a los que ya tienen: las complicaciones de la obesidad, como ser dolores articulares por sobrecarga estatica, hipertensión arterial,etc... pero sin llegar a estos extremos la inadaptación social y psicológica que tal vez es la que mas sufrimiento les produce pero claro, pocos lo pasamos, los que no entienden que hay igual sufrimiento, aunque no haya sangre derramada , no se haya roto un miembro, o nos hayan estirpado un organo.
Entonces si es un sufrimiento y encima el que lo padece ni se atreve a decir que sufre. Todos lo miran como un retardado, claro de que va a sufrir, si no tiene herida alguna... si unos kilos de mas, asi que deambula de un lado para el otro, desesperanzado de consultorio en consultorio, tambien es casi seguro que han recibido certeros diagnosticos de sus dolencias y precisas e infalibles indicaciones. Tiene que comer menos?, y lo hago! Esta gordo igual... Tiene que hacer mas ejercicios? ¿seguro tiene depresión? ¿ tiene que comer despacio? ¿ tiene que tomar mucho agua? , en fin una buena sarta de recomendaciones bien intencionadas, aquel que es derivado al psicólogo, para que le enseñe a comer y no se cuanto otros enjuagues, como la semilla en el pabellón auricular, las plantillas en los zapatos, la dieta de la luna, disociada, o divorciada, casado o juntado, en pareja o despareja, este o el otro metodo no a las dietas, el libro de las dietas, el de las antidietas... el tema es que aquí todos ganan, los que escriben, los que imponen, los que instruyen, los que venden y vaya paradoja, para quien van destinados, es al unico que no recurre y es sin embargo el que sostiene el dilema de su ovillo y con su propio sufrimiento. Si yo he llegado ha conocer a estas personas obesas, es porque diariamente no mejoraron y vinieron a verme buscando soluciones a sus dolencias, después de escucharlos me entero de cuantos años de fustracion han sido objetos, propios o inducidos por una metodología que podremos llamarla del fracaso y cuando digo propio, mucho de estos peregrinos de los consultorios vienen a buscar una magia, algo milagroso que “NO EXISTE” pero si hay un comun infalible al éxito, es el deber y después de este muy simple les digo si comiéramos menos y mas sano, si nos moviéramos mas, y dejaramos la comodidad de por pocas cuadras usar el auto y echar andar a pie, y si a esto le sumamos una medicación correcta, ajustada a sus necesidades y tenemos el temple y la constancia de seguirlo linealmente, seguro que conseguira su cometido. Pero esto lleva un tiempo. Cual sera ese me preguntaron? - el necesario, el que su organismo le permita. Muchos pacientes me dicen si les puedo sacar todos los kg. de mas, a los que puedo despacharme alegre y desenfadado, no se si todos los que quiero, los que pueda si. Esto es como hacer los deberes, que a nadie nos gusta, pero al final nos espera la recompensa y podremos decir que valio la pena. Claro, todos estamos educados en una epoca donde todos claman por los derechos y nadie en los deberes, entonces nuestro deber es cuidar de nuestra vida, aunque este deber muchas veces no sea grato, propongamos de darnos ciertos atracones hasta quedar ahitos de comida, dejar de esperar, dejar de deambular por los consultorios, tener miedo a vivir obesos con decepción, cada kilo menos que supimos conseguir o resignamos que menos prendas nos entran, postergar la posibilidad de disfrutar “hoy”, y pensar que tal vez mañana podamos disfrutar de una calidad de vida, a la que decidimos ser protagonistas, tomando la decisión de dar un corte definitivo a todos esos males que nos anclan y que nos impiden despegar. Si decididamente, empuñamos el hacha de la vida y no ponerlo en el verdugo, de turno, yo creo que hemos llegado a la medicina milagrosa, al verdadero milagro que es volver a creer en nosotros y eso es lo verdadero, esa es la medicina infalible!!!!!!!!!
Muchas personas obesas vienen a consultar, para ver que puedo hacer por ellos, por su peso real, figurado o realmente muy obesos; en sus rostros se pinta el desencanto, y no dejan de decirme que se sienten tristes y que son depresivos, que les embarga una cuota de pesimismo, que a solas se las pasan llorando...
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5563 veces