Inicio > Salud > En 5 años se habrán desentrañado los genes de la obesidad

En 5 años se habrán desentrañado los genes de la obesidad

La industria tiene que poner de su parte, pero también el consumidor tiene que hacerlo. En algunos países se están implementando medidas fiscales para productos con cierto contenido en grasas

 
Aunque su historia familiar está plagada de boticarios, a Alfredo Martínez le sedujo más dedicarse a la investigación en nutrición y más concretamente en obesidad, terreno que ha abordado desde todos los frentes. No ha cejado en su empeño por dilucidar el papel de los hábitos sociales, los genes y ha participado hasta en la investigación de una vacuna contra el exceso de grasa.

Naiara Brocal Carrasco. [email protected] 16/07/2007

El inconveniente es que tantos conocimientos no le permiten despreocuparse de lo que le ponen en el plato. Da así coherencia a sus más de 350 publicaciones, el desempeño de primeros puestos al frente de sociedades científicas españolas y europeas y sus incesantes colaboraciones en proyectos de envergadura internacional.

Tuvo una estancia postdoctoral en el Reino Unido, pero prefirió regresar a España.

Estuve dos años y, francamente, me di cuenta de que para tener una posición de profesor en España había que volver. Pero estaba a gusto en Inglaterra y de hecho mi profesor en la Universidad de Nottingham me ofreció quedarme algún tiempo más.

Muchos investigadores españoles acaban en el extranjero. ¿El panorama es tan negro como se pinta?

En investigación en nutrición en España, aunque todavía no se ha alcanzado un nivel óptimo, se está progresando mucho. Cada vez se dedica más dinero. No estamos muy bien pero creo que si una persona decide investigar en España puede conseguirlo. Hay universidades que tienen un nivel de licenciados notable. Hay centros hospitalarios que tienen una cabecera investigadora importante, luego está el Consejo Superior, y diferentes fundaciones y centros que pueden competir en el ámbito internacional. Tenemos que concienciar al investigador de que los medios son importantes pero todavía queda la chispa de la creatividad y del ingenio.

Usted participó hace poco en una reunión con representantes de la Organización Mundial de la Salud para analizar cómo frenar la epidemia de obesidad. ¿En manos de quién está combatirla?

Del Ministerio, las Consejerías de Salud y los ayuntamientos.

Pero también tiene que combatirse con educación e involucrando a la industria. La Estrategia NAOS, que gestiona la Agencia Española de Seguridad Alimentaria tiene en cuenta a todos ellos.

Pero las últimas cifras del Ministerio de Sanidad sobre prevalencia de sobrepeso y obesidad en población infanto juvenil exponen que ha aumentado.

Esto es un trabajo a medio y largo plazo. Es muy difícil educar en hábitos de alimentación y de actividad física. El tratamiento y la prevención de la obesidad son muy complejos y no sólo incluyen aspectos culturales y de hábitos de vida, sino que se debe tener en cuenta que existe un componente genético.

Hace poco la Comisión Europea pedía a la industria alimentaria que limitara el contenido de grasa, sal y azúcar de los alimentos. ¿Habría que imponer ciertas medidas a la industria?

La industria tiene que poner de su parte, pero también el consumidor tiene que hacerlo. En algunos países se están implementando medidas fiscales para productos con cierto contenido en grasas. Pero hay que concienciar a la población de que es una labor de todos.

Se criticó mucho al Ministerio de Sanidad cuando intentó sacar adelante la Ley del Alcohol. Ahora se le echa en cara no haberlo hecho. ¿Fue un error o un acierto?

Es un tema polémico. De nuevo se pone en la balanza la libertad del individuo. Los estudios que señalan que el alcohol puede ser beneficioso para la salud apuntan una determinada cantidad en unas condiciones determinadas. El alcohol, en cierto contexto, puede tener un cierto beneficio. ¿Pero dónde está la medida? Cada persona tiene diferentes medidas y, por tanto, tampoco se puede recomendar consumir bebidas alcohólicas en una dieta sana.

Es un balance, un equilibrio, en el que hay que intentar armonizar los beneficios de un alimento con las características personales de cada sujeto.

La genética puede servir de excusa para obesos que no quieren comer menos, pero, ¿en qué grado tiene la culpa del exceso ponderal?

Una aproximación dice que el 30 por ciento de la variabilidad en el peso se debe a causas genéticas. Con lo cual el 70 por ciento tiene otro tipo de orígenes, como la dieta o el sedentarismo.

¿Cuándo llegarán las dietas a la carta?

Ya las hay. Algunas empresas prometen analizar veinte o veinticinco genes, pero todavía es un número muy limitado, porque los genes interaccionan entre sí y las respuestas entre genes y nutrientes no está bien definida. La posibilidad de un diagnóstico y un tratamiento seguro todavía es pequeña, pero irá en aumento. De aquí a cinco años se habrá descrito suficientemente el componente genético para que sea útil.

¿Habrá una vacuna contra la obesidad?

Que yo sepa ya ha habido dos aproximaciones. Una, hace ya unos años, la sacamos nosotros en ratas con leptina y funcionaba.

A corto plazo era estupenda, pero a medio había que hacer más estudios. Luego, hace unos años, leí sobre una segunda, que intentaba regular el apetito y se basaba en la grelina (la hormona del hambre).

Además de la genética, ¿por qué otras vías discurrirán los avances en nutrición?

También se avanzará en la investigación sobre las complicaciones.

En estos momentos se intenta descubrir el papel de la inflamación y del estrés oxidativo en la obesidad, e incluso de algunos orgánulos, como la mitocondria. Hay unos cincuenta laboratorios en todo el mundo investigando sobre nuevas moléculas relacionadas con la obesidad. Con lo cual quiero decir que éste es un problema real.

¿Qué noticia nos depara próximamente su departamento de la Universidad de Navarra?

Ahora estamos implicados en el proyecto europeo DioGenes (acrónimo de Dieta, Obesidad y Genes) para analizar cómo influyen determinados tipos de dieta según las familias. Estamos a mitad del experimento.

Ya hemos visto que perder peso puede ser realmente fácil, el problema es mantenerlo.

¿Cómo aprovecha el día para haber conseguido tener un currículum tan completo?

Me gusta madrugar y suelo leer antes de ir a la facultad. Doy una o dos clases diarias, estudio, preparo comunicaciones y conferencias, atiendo a doctorandos, discuto con colaboradores...

¿Cómo desconecta?

Quizá con lo que más disfruto es con un partido de fútbol los domingos.

Como experto en nutrición, ¿disfruta de una buena comida aunque no la vea saludable?

Hay comidas de trabajo y no puedes dejar de comer, pero siempre te puedes dejar el plato a la mitad.

¿Habría que reservar más tiempo y esfuerzo a mantener una buena alimentación?

El ser humano es un ser integral, y la alimentación es importante, pero las relaciones sociales también lo son, así como el trabajo, la familia y el bienestar psicológico.

El perfil

Datos personales

Nació en Soria el 3 de enero de 1957. En su familia hay tres generaciones de farmacéuticos. Es hijo de boticario y marido de boticaria. Tiene dos hijos: el primogénito estudia tercero de Medicina y la segunda tiene catorce años.

Formación académica

Se licenció en Farmacia por la Universidad de Navarra en 1979 y se doctoró en la misma universidad tres años después. En ambos casos fue Premio Extraordinario.

Trayectoria profesional

Tuvo una estancia postdoctoral en la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Ha sido profesor de la Universidad de Santiago, catedrático de la del País Vasco. Desde 1992 es catedrático de la Universidad de Navarra y en 2003 fue nombrado director del Departamento de Fisiología.

Cargos institucionales

Ha sido vocal de Alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Navarra y ha sido presidente de la Sociedad Española de Nutrición.

Ahora ocupa la presidencia de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética y es académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia.

Aficiones

Confiesa que lo que más le relaja es un buen partido de fútbol los domingos.
La industria tiene que poner de su parte, pero también el consumidor tiene que hacerlo. En algunos países se están implementando medidas fiscales para productos con cierto contenido en grasas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3257 veces