Inicio > Salud > Eliminen la grasas hidrogenadas

Eliminen la grasas hidrogenadas

Para las comunidades donde proliferan los lugares de comida “chatarra”, una prohibición puede reducir una crisis de salud

En una audiencia pública hoy, activistas de salud y propietarios de restaurantes sopesarán un plan del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York para prohibir las grasas hidrogenadas (trans-fats) en la preparación de alimentos en restaurantes locales.
Las trans-fats están presentes en papas fritas, alimentos horneados, margarina y vegetales. Las mismas incrementan el colesterol “malo” y el riesgo de enfermedades cardíacas.

Para las comunidades donde proliferan los lugares de comida “chatarra”, una prohibición puede reducir una crisis de salud.

Véase el caso de Hunts Point y Mott Haven en El Bronx, donde el 75 por ciento de los residentes son hispanos. En estos vecindarios, con muchos establecimientos de comida rápida barata, uno de cada cuatro adultos es obeso.

Los efectos son dramáticos. La diabetes tipo II se relaciona con la obesidad y en Mott Haven y Hunts Point, 17 por ciento de los adultos tienen esta enfermedad crónica. Eso es casi el doble de la tasa de 9 por ciento en toda la ciudad. Es también el porcentaje más alto en la ciudad.

La mitad de los residentes de estos vecindarios de El Bronx viven bajo el nivel de pobreza. No hay que negar que el ingreso, junto con la calidad de alimentos e instalaciones de ejercicio disponibles, influencian la dieta.

Algunos negocios arguyen que una transición a mejores alternativas para cocinar sería más difícil que lo proyectado. También dicen que el contacto con el público de parte del departamento para estimular un cambio voluntario, fue pobre.

Ningún plan puesto en marcha debería sacrificar restaurantes de mamá y papá, que podrían sufrir por las multas. Los ajustes son manejables, tanto desde la perspectiva de costo como operacional, y facilitados adecuadamente, podrían satisfacer a la mayoría de propietarios. Sería de orden una campaña multilingüe y un plazo razonable.

Mientras las prohibiciones no deberían ser un trato regular para cualquier asunto, severos riesgos de salud deben ser socavados. Y abordando cómo las decisiones personales son limitadas para comenzar en comunidades latinas, es crucial para la salud en general.


Para las comunidades donde proliferan los lugares de comida “chatarra”, una prohibición puede reducir una crisis de salud
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4249 veces