Inicio > Salud > El Síndrome de Fatiga Crónica podría estar relacionado con algunas anomalías neurológicas

El Síndrome de Fatiga Crónica podría estar relacionado con algunas anomalías neurológicas

Hasta el momento no existen pruebas diagnósticas objetivas que sirvan para detectar la enfermedad

A menudo los pacientes que padecen Síndrome de Fatiga Crónica deben enfrentarse no sólo a las consecuencias de esta enfermedad altamente incapacitantes sino también a la incomprensión de sus familiares e, incluso, de sus médicos. La ausencia de pruebas clínicas que demuestren objetivamente la presencia de una enfermedad provoca que, en ocasiones, sean considerados enfermos imaginarios.

Ahora, un estudio llevado a cabo por investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad Georgetown aporta evidencias de que el síndrome de fatiga crónica es una enfermedad. Así, el equipo liderado por James Baraniuk, profesor del citado centro, ha encontrado que esta patología está ligada a ciertas anomalías neurológicas que pueden ser detectadas con determinadas pruebas médicas.

Aunque la muestra estudiada es pequeña, esta investigación proporciona pruebas objetivas y fisiológicas de que este polémico trastorno es una enfermedad legítima. Dentro del concepto de fatiga crónica se engloban diversas patologías, como la fibromialgia o el síndrome de la guerra del golfo, cuyo principal síntoma es el cansancio crónico.

El estudio de la Universidad de Georgetown revela que los pacientes diagnosticados de Síndrome de Fatiga Crónica poseen un tipo de proteínas en el líquido de la médula espinal que no han sido halladas en los individuos sanos. Estas proteínas pueden ser la causa de la enfermedad y, en un futuro, podrían emplearse como marcadores para su diagnóstico.

El estudio examinó a 50 individuos que sufrían, al menos, dos desordenes relacionados con el Síndrome de Fatiga Crónica, incluida la fibromialgia y el síndrome de la Guerra del Golfo. Tras examinar su líquido espinal, los investigadores encontraron 16 proteínas que estaban presentes en todos los pacientes enfermos, pero que no en los individuos sanos. Los resultados indican que estas 16 proteínas podrían servir como biomarcadores para diagnosticar, en un futuro, el Síndrome de Fatiga Crónica.
Hasta el momento no existen pruebas diagnósticas objetivas que sirvan para detectar la enfermedad
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5086 veces