Inicio > Salud > Dormir bien para evitar la gordura

Dormir bien para evitar la gordura

La falta de ejercicio y el exceso de grasas y azúcares podrían no ser los únicos factores que están contribuyendo a la epidemia de obesidad infantil en el mundo.

Una nueva investigación afirma que los niños que no duermen suficientes horas, entre 11 y 12 horas, tienen más riesgo de volverse obesos. Este estudio apoya la creciente evidencia científica que indica que el patrón de sueño tiene un impacto en el peso de la gente.

"Varios trabajos ya han demostrado, en adultos, que el mal dormir está bien vinculado al aumento de peso", dijo a BBC Ciencia la doctora Rosa Labanca, médico nutricionista de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios.

El estudio de la Universidad de Michigan, publicado en la revista Pediatrics, analizó los patrones de sueño de 785 niños de 9 a 12 años procedentes de 10 ciudades en Estados Unidos y descubrió que los que dormían menos de nueve horas cada noche tenían más riesgos de volverse obesos, independientemente de su raza, sexo, clase social, o calidad del ambiente familiar.

Según los autores, muchos niños no están teniendo suficientes horas de sueño y no sólo los está volviendo irritables y malhumorados, sino también los está poniendo en mayor riesgo de desarrollar obesidad.

Los investigadores tomaron en cuenta el IMC (Índice de Masa Corporal) original de los niños, que es un cálculo basado en la altura y el peso, y llevaron un registro de control según este dato.

Sin embargo, no tomaron en cuenta el peso y los hábitos de los padres, lo cual también puede tener un impacto en el niño.

Los resultados mostraron que entre los niños que dormían de 10 a 12 horas cada noche desde los 8 años, un 12 por ciento se volvió obeso al cumplir los 11 años. Esto, comparado con 22 por ciento de los niños que dormía menos de nueve horas cada noche.

El estudio encontró que los niños de 12 años con sobrepeso dormía menos horas que los niños con un peso normal y que la mayoría de los menores de 12 años con sobrepeso era de sexo masculino.

Según la doctora Rosa Labanca, estos resultados apoyan la evidencia de que el sueño tiene un impacto directo en el peso de los adultos.

El estudio reveló que por cada hora adicional de sueño, un niño de 12 años tenía 20 por ciento menos riesgo de ser obeso durante ese año.


Estudio de la sociedad britanica
Tras analizar la tasa de mortalidad y los patrones de sueño de 10.308 funcionarios públicos, científicos de la Universidad de Warwick y de la University College of London hallaron que el riesgo cardíaco aumenta en las personas que duermen menos de siete horas diarias.

La investigación determinó que el riesgo de problemas cardiovasculares se duplica para quienes duermen entre cinco horas en vez de las siete. Además, determinaron que los niveles de riesgo son igual de altos para quienes duermen al menos ocho horas diarias.

El estudio, que será presentado a la Sociedad Británica del Sueño, se basó en datos tomados entre 1958 y 1988, y con información adicional recolectada entre 1992 y 1993.

La investigación tomó en cuenta factores como edad, sexo, estado marital, empleo, estatus de fumador y nivel de actividad física.

Una vez que se ajustó la incidencia de estos elementos, se pudo aislar el efecto que provoca el cambio en los patrones de sueño en cinco años sobre las tasas de mortalidad entre 11 y 17 años después.

El profesor Francesco Cappuccio, de la Universidad de Warwick, indicó que "en las sociedades industrializadas se han propagado los problemas para dormir y se tiende a dormir menos".

"Este cambio, que es resultado del ajuste que se hace para tener mayores horas de disfrute o para amoldarse a horarios de trabajo, se ha traducido en mayores niveles de fatiga, cansancio y sueño durante el día que lo que se veía hace algunas décadas", agregó.
La falta de ejercicio y el exceso de grasas y azúcares podrían no ser los únicos factores que están contribuyendo a la epidemia de obesidad infantil en el mundo.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4944 veces