Inicio > Salud > Dietas excéntricas ponen en riesgo la salud

Dietas excéntricas ponen en riesgo la salud

Métodos como el parche en la lengua, comer algodón o hasta consumir parásitos, a la larga producen consecuencias negativas en el organismo

Obedecer una dieta a la perfección es una de las tareas más difíciles para este inicio de año y no es sorprendente que la gente usualmente se refugie en soluciones extrañas. A continuación compartimos una de las cuatro dietas más lunáticas que las personas enfrentan, de acuerdo con el portal 'How life Works'. No recomendamos NINGUNA de ellas !

La dieta solitaria
La tenia o solitaria es un parásito que vive en el sistema digestivo humano y come de la comida que su huésped consume. La gente suele comer los huevos de la tenia con la esperanza de que crezcan en sus intestinos y se coman algunas calorías que comieron durante el día.

Esto es muy poco saludable porque el parásito también se alimenta de las vitaminas y minerales que se necesitan para sobrevivir. Una desnutrición grave podría ser la consecuencia inmediata de la presencia de la tenia en los intestinos y sin tomar en cuenta el resto de los gusanos que viven dentro de nosotros.

La dieta de una bola de algodón
Algunas personas piensan todavía que comer algunas bolas de algodón antes de una comida ayuda a sentir el estómago lleno y satisfecho, sin ningún rastro de hambre. El problema de esto es que el cuerpo necesita nutrientes y si no los consigue el organismo podría resentirlo.

Diuréticos
Los diuréticos permiten al cuerpo bajar de peso rápidamente a través de una deshidratación drástica. Los resultados de esta técnica son efímeros y provoca efectos secundarios serios por la limitación que sufre el cuerpo relacionada con los fluidos que necesita.

Las consecuencias también se reflejan en los músculos que están compuestos en su mayoría por agua. Lo anterior podría ocasionar que el metabolismo trabaje más lento y las personas ganen peso más rápido una vez que deje de usar sustancias diuréticas.

Implante en la lengua
Una solución médica que lleva poco en el mercado es el parche que mediante una cirugía se pega en la lengua. El implante interfiere en la habilidad para saborear, masticar y tragar. Esto a la larga, obliga a las personas a llevar una dieta basada en puros líquidos. La herramienta es incómoda y si funciona, lo hace sólo por un periodo de tiempo, siempre y cuando se tenga el parche instalado.

El factor común que tienen estas dietas es que funcionan como un intento para perder peso sin modificar los hábitos alimenticios o sumar a las actividades diarias una rutina de ejercicio. Sin embargo, cada opción trae consigo consecuencias que no son para nada buenas para el organismo.
Métodos como el parche en la lengua, comer algodón o hasta consumir parásitos, a la larga producen consecuencias negativas en el organismo
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4497 veces