Inicio > Salud > Dieta y ejercicio aumentan la sobrevida tras cáncer de pecho

Dieta y ejercicio aumentan la sobrevida tras cáncer de pecho

Entre las mujeres tratadas por cáncer de mama, aquellas que comienzan una dieta saludable y se mantienen moderadamente activas vivirían más tiempo, indicó un estudio

Sin embargo, una buena dieta o ejercicio por sí solos no tienen el mismo beneficio.

"Si (una paciente tratada por cáncer mamario) hace actividad física y come frutas y verduras puede reducir el riesgo (de muerte) significativamente", dijo a Reuters Health el coautor del estudio, el doctor John Pierce.

Varios estudios demostraron que tanto la dieta como el ejercicio mejoran la sobrevida de pacientes con cáncer de pecho, aunque pocas investigaciones analizaron el efecto de la combinación de ambos.

El equipo dirigido por Pierce, director del Programa de Prevención y Control del Cáncer, del Centro del Cáncer Moores UCSD en La Jolla, California, analizó los efectos de la combinación de dieta y ejercicio en las sobrevivientes de cáncer de mama.

Los autores estudiaron a 1.490 mujeres que habían recibido terapia oncológica, en promedio, dos años antes.

Sólo el 30 por ciento de esas mujeres mantuvo el estilo de vida más saludable (comer cinco o más porciones diarias de frutas y verduras, y salir a caminar media hora seis días a la semana).

Esas mujeres tuvieron un 44 por ciento menos riesgo de morir durante un período de 10 años que el resto de las participantes, publicó el equipo en Journal of Clinical Oncology.

Además, indicó el estudio, esa reducción del riesgo se mantuvo sin importar si las mujeres eran obesas. El efecto de la actividad física y la alimentación fue "tan sólido que borró el efecto del índice de masa corporal", señaló Pierce.

De todos modos, las mujeres obesas fueron menos propensas que las mujeres delgadas a tener hábitos saludables.

Los autores no observaron una reducción similar del riesgo de morir entre las mujeres sedentarias, que consumían la cantidad más alta de frutas y verduras, o entre las mujeres activas que no comían por lo menos las cinco porciones diarias recomendadas, indicaron los autores.

"Hacer ejercicio o mejorar la alimentación por separado no sirve. Individualmente, (estos enfoques) no aportaron ningún beneficio, pero sí combinados", concluyó Pierce.
Entre las mujeres tratadas por cáncer de mama, aquellas que comienzan una dieta saludable y se mantienen moderadamente activas vivirían más tiempo, indicó un estudio
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3445 veces