Inicio > Salud > Contra la barriga hay desde buena dieta y ejercicio hasta la cirugía y los masajes

Contra la barriga hay desde buena dieta y ejercicio hasta la cirugía y los masajes

Cualquier procedimiento contra esa alteración del abdomen, que también puede afectar la piel (estrías o flacidez), debe ser con vigilancia médica. Esa es la razón por la cual antes de eliminar la barriga se evalúan tres áreas: piel, grasa y musculatura.

De acuerdo con los resultados, se decide cuál de los siguientes procedimientos surtirán mejores efectos.

Cirugía plástica

Liposucción

Si la barriga es solo grasa, pero la persona tiene buena musculatura, piel elástica y en buen estado (sin cicatrices ni estrías), es candidata para este procedimiento. Consiste en la extracción de grasa mediante delgadas cánulas sometidas a succión. La cicatriz es mínima y no se nota. Se hace en personas entre los 18 y los 68 años.

A los hombres se recomienda, la mayoría de las veces, pues por su contextura tienden menos a perder firmeza.

Abdominoplastia

Los cirujanos plásticos suelen recomendarla a aquellas personas que tienen estrías o cicatrices en el abdomen inferior, y les cuelga piel. Se hace una incisión en la parte baja del abdomen, se estira la piel, se corta el sobrante (con la grasa adherida), se hace una especie de corsé interno con los músculos y se sutura. En otras palabras, se remplaza la piel afectada por la que queda encima del ombligo, que normalmente está en buen estado.

Esta técnica se recomienda especialmente a mujeres después del embarazo, mayores de 25 años y menores de 56 años. A los hombres, solo cuando tienen cicatrices.

Plicatura de rectos abdominales

Una técnica para mujeres mayores de edad que tienen barriga por flacidez muscular, que son delgadas y cuentan con buena piel. Consiste en recoger y cerrar esos músculos del abdomen (corsé interior), a través de una incisión de 6 a 7 centímetros sobre el pubis.

Para los mayorcitos

Cuando se trata de personas mayores de 55 años que quieren deshacerse de la barriga, se les recomienda la dermolipectomía, que consiste en sacar grasa y piel sobrantes y cerrar, sin recoger los músculos.

Aparatología

Recomendados para personas que rechazan la cirugía o las obesas, cuyos casos no son severos.

Vacumterapia

Es un masaje profundo con un aparato que aplica succión sobre el abdomen; con esto se disminuye el volumen de las células grasas (adipositos). Tras varias sesiones, la persona se ve más estilizada. El sobrante es eliminado por el metabolismo (sudor, orina, etcétera).

Electroestimulación

Se hace con equipos provistos de electrodos y con corrientes eléctricas, que aumentan el metabolismo local. Dicho de otro modo, las células queman más grasa.

Otros

La carboxiterapia o infiltración de CO2 (dióxido de carbono) para aumentar la irrigación sanguínea. Su función es destruir adipositos.

Entre los no invasivos están procedimientos como la aplicación de lecitina modificada y fosfatidilcolina, sustancias que producen aumento del metabolismo local y la destrucción de células grasas. Es fundamental -para evitar efectos adversos- que sean manejados por un especialista. La misma recomendación para la mesoterapia, las fajas de yeso y los productos homeopáticos, que ofrecen menos resultados y de menor duración.

La regla de oro, en todos los casos, debe ser la valoración médica y la consulta con un especialista, previas a estos procedimientos estéticos.

Estado de salud

Quienes se someten a procedimientos quirúrgicos deben estar sanos, tener niveles normales de glóbulos rojos (hemoglobina) y proteínas en sangre (albúmina); se excluye a obesos mórbidos, es decir aquellos que están de 50 a 100 por ciento por encima de su peso normal (para ellos hay otras técnicas). Las personas con hipertensión y diabetes pueden ser candidatas para estas cirugías, siempre y cuando lleven un estricto control de su enfermedad.

La gente debe entender que las cirugías no son mágicas. Si después de haberse sometido a ellas la persona no mantiene una dieta balanceada y una actividad física adecuada, con el tiempo lo ganado se perderá.

Nutrición

Sin importar si opta por cirugía, aparatología o ejercicios, tenga en cuenta que estos procedimientos deben acompañarse con un plan de alimentación específico.

La dieta debe balancearse, reduciendo el consumo de grasas y carbohidratos, sin prescindir completamente de ellos.

El plan, elaborado por un nutricionista, establece el número de calorías que necesita una persona, y lo distribuye durante el día en tres comidas principales y dos onces (mañana y tarde).

Es importante incluir en la dieta alimentos más sanos, como hortalizas, verduras, frutas y agua. Al comienzo puede resultar un poco duro, pero con el tiempo tanto el paladar como el organismo adquieren ese nuevo hábito. Lograrlo es importante, porque le va a permitir a la persona sostener el cambio positivo que el procedimiento estético haya logrado en el cuerpo.

FUENTES: IVÁN SANTOS, CIRUJANO PLÁSTICO Y ESTÉTICO, MIEMBRO DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA. LUCÍA CORREA DE RUIZ, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE DIETISTAS Y NUTRICIONISTAS

Si lo suyo es el ejercicio

  • Desde el punto de vista del ejercicio, para los hombres es más difícil reducir la barriga que para las mujeres. A ellas las partes del cuerpo que más trabajo les exigen son los muslos y la cadera.
  • Los mejores ejercicios para la barriga son los que involucran la mayor cantidad de músculos (abdominales, de la cadera, las piernas, los brazos). Entre mayor sea la frecuencia, intensidad y número de repeticiones, los resultados serán mejores y más rápidos.
  • No es cierto que hacer abdominales todos los días atrofie los músculos, pues son resistentes a la fatiga. Al contrario, su cuerpo se lo agradecerá si dedica 10 minutos diarios a esa zona.
  • Si piensa que con solo hacer ejercicios para la zona abdominal va a reducir esa barriga que lo acompleja, bájese de esa nube. Es indispensable hidratarse bien antes, durante y después del ejercicio y no comer harinas ni dulces por lo menos una hora antes del entrenamiento. Además, tiene que ejercitarse cardiovascularmente por lo menos tres veces por semana con 20 o 30 minutos de trote, caminata o bicicleta para que la grasa se queme más rápido.
  • -No importa el tipo de ejercicio que haga, mantenga siempre la pelvis y el abdomen contraídos. Además, controle bien la respiración en el momento de cada rutina. Tome aire al empezar y bótelo cuando haya llegado al final del ejercicio, antes de devolverse para iniciar el siguiente.

FUENTE: LUIS JAVIER FERNÁNDEZ, GERENTE MÉDICO Y OPERATIVO DEL CENTRO MÉDICO DEPORTIVO BODYTECH, CHICÓ.

Cualquier procedimiento contra esa alteración del abdomen, que también puede afectar la piel (estrías o flacidez), debe ser con vigilancia médica. Esa es la razón por la cual antes de eliminar la barriga se evalúan tres áreas: piel, grasa y musculatura.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 40248 veces