Inicio > Salud > Con fármacos y cirugías para bajar de peso combaten alza de obesidad en adolescentes

Con fármacos y cirugías para bajar de peso combaten alza de obesidad en adolescentes

Los actuales enfoques existentes para tratar el exceso de peso en menores de 18 años incluyen desde cambios en el estilo de vida y uso de inhibidores del apetito hasta bypass gástrico

Paula Leighton N.

Chile es uno de los países donde la obesidad ha crecido más vertiginosamente. Mientras en EE.UU. la prevalencia de esta enfermedad se triplicó en 30 años, en Asia esto tardó 20 años y en Chile sólo una década. La población infantil y adolescente ha sido una de las más afectadas. Tanto, que actualmente los casos más avanzados y resistentes se están tratando con fármacos y cirugías que reducen la capacidad del estómago.

El uso de estos abordes fue discutido en el curso "Alteraciones endocrinológicas durante la pubertad", realizado por la Clínica Alemana-Universidad del Desarrollo.

"Al uso de fármacos se llega cuando las indicaciones médicas tendientes a producir cambios en el estilo de vida no han dado resultado o cuando ya han aparecido enfermedades asociadas a la obesidad, como resistencia a la insulina, hipertensión arterial y apnea del sueño", explica el doctor Santiago Muzzo, endocrinólogo infantil del INTA (U. de Chile) y de la Clínica Alemana.

En el botiquín

El experto destaca que para ser realmente efectivos, los fármacos siempre deben ser complemento de un programa que incluya cambios en la alimentación y actividad física.

Tres son los fármacos que más se emplean para tratar a adolescentes: la sibutramina, la metformina y el orlistat. El rimonabant, que se emplea en adultos, puede exacerbar trastornos ansiosos, depresión o insomnio, y debido a que no hay suficientes estudios en niños se recomienda no indicarlo a menores.

Cuál de ellos se indique dependerá del perfil del niño, de sus patologías asociadas y de factores como presión arterial y niveles de glicemia, insulina y lípidos en la sangre.

El endocrinólogo advierte que hay poca investigación sobre el uso de fármacos para tratar obesidad en adolescentes y faltan estudios a más de un año plazo. Sin embargo, metanálisis o estudios que analizan varias investigaciones arrojan algunos datos sobre su efectividad.

"La que logra mayor baja de peso es la sibutramina, que actúa inhibiendo el apetito, aumenta la sensación de saciedad y el gasto energético". Con este fármaco se puede bajar cerca de cinco kilos en seis meses.

Luego viene el orlistat, que actúa disminuyendo la absorción gastrointestinal de la grasa hasta en 30%, además de reducir la propensión a diabetes. En adolescentes su uso consigue una baja de alrededor de 2,7 kilos en seis meses. La metformina se emplea para tratar el síndrome de ovario poliquístico y la resistencia a la insulina. Con esta droga se bajan cerca de 2,5 kilos en seis meses.

El doctor Muzzo destaca que todos los fármacos tienen posibles efectos adversos que deben ser contemplados al momento de indicar una droga y las dosis.

Además, el tratamiento debe finalizar una vez que se han conseguido los objetivos de corto plazo. El experto destaca que siempre habrá una cierta recuperación de peso tras dejar los fármacos, lo que refuerza la idea de que "lo esencial en el tratamiento de la obesidad es el cambio de estilo de vida antes, durante y después del tratamiento farmacológico".

Actualmente la obesidad se aborda como una enfermedad crónica, por lo que se intenta que el paciente mantenga contacto con el equipo médico aun después de terminar su tratamiento.

La vía quirúrgica

Cuando los cambios en estilo de vida y los fármacos no han dado resultados, la opción son las cirugías para bajar de peso, que desde hace algunos años se realizan en Chile a adolescentes desde los 13 o 14 años.

Las alternativas son el bypass gástrico, la gastrectomía en manga y la banda gástrica (ver infografía). La alternativa que se emplee dependerá del perfil del paciente y también de la técnica que se aplique de preferencia en los centros de cirugía digestiva de los distintos hospitales o clínicas que hacen estos procedimientos.

Las tres intervenciones se hacen por vía laparoscópica, es decir, entrando a la cavidad abdominal a través de pequeñas incisiones en la piel.

Los criterios para definir a quién operar varían levemente entre los distintos centros, pero en general se considera que tengan un índice de masa corporal (IMC) de 40 o de 35 con al menos una enfermedad asociada. Según explica el doctor Camilo Boza, cirujano del Departamento de Cirugía Digestiva de la U. Católica, "además, es importante que haya completado su madurez esquelética, que esté motivado y que comprenda lo que significa hacer esta cirugía". Esto, porque si bien al cabo de un año se logra perder entre 50% y 90% del exceso de peso (con banda y bypass, respectivamente), la cirugía bariátrica implica cambios radicales en el estilo de vida y la forma en que el paciente se alimenta.

RIESGO

55% a 77% de los adolescentes obesos se convierte en adulto obeso.

1 de cada 3 adolescentes obesos que presentan resistencia a la insulina desarrolla diabetes tipo 2.

Los actuales enfoques existentes para tratar el exceso de peso en menores de 18 años incluyen desde cambios en el estilo de vida y uso de inhibidores del apetito hasta bypass gástrico
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10437 veces