Inicio > Salud > Cómo Prevenir la Obesidad Infantil

Cómo Prevenir la Obesidad Infantil

Aunque existen condicionantes genéticos, están implicados muchos factores ambientales

El organismo para cumplir sus funciones básicas tiene un gasto metabólico basal, que son la cantidad de calorías que la persona necesita para mantener su temperatura en 37º C y realizar sus funciones básicas (respirar, digerir, mover la sangre, etc.). Es un factor hereditario, hay gente que tiene este metabolismo más bajo y necesita menos calorías, y otras personas lo tienen más alto y pueden comer más sin engordar.

Para tratar la obesidad, ésta debe ser enfrentada integralmente, con nutricionista, endocrinólogo, médico internista y apoyo psicológico para cambiar los hábitos y seguir adelante en la pelea contra los kilos de sobra.

El doctor Santiago Muzzo, endocrinólogo infantil, jefe de la unidad de endocrinología del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) y coordinador del programa de obesidad infantil de la Clínica Alemana, explica que para controlar la obesidad lo primero es educar a la población sobre sus riesgos, la importancia de comer sano y llevar una vida activa.

Además, se pueden realizar acciones directas desde que los niños nacen para prevenir que se alejen de su peso ideal. Muzzo nos cuenta que “se ha comprobado que los niños que reciben lactancia materna mínimo hasta los seis meses, tienen menor peso que los que han ingerido fórmulas cuando llegan al año”.

A medida que van creciendo, se hace fundamental inculcarles un estilo de vida saludable: alimentación sana y actividad deportiva. No sólo se previene la obesidad, si no también otras enfermedades asociadas como la diabetes o la hipertensión.

Después de los 3 ó 4 meses hay que incentivar el juego en los niños; a los 6 meses estimularlos para que gateen y hacia el año ayudarlos a caminar. Una vez que caminan, agregar desafíos, como saltar o correr, y ampliar el repertorio a medida que el niño los va logrando.

Un excelente medio para incentivarlos cerca de los dos años y en adelante, son los juegos de plaza, la bicicleta y aproximadamente a los 5 ó 6 años, llevarlos a hacer deporte.

Respecto a la alimentación el doctor es enfático en que se respeten los horarios y el orden de las comidas. “Es deseable que la hora de comida sea una instancia para compartir en familia, y que todos coman alimentos sanos” dice.

Los niños deben acostumbrarse desde pequeños a comer comida de casa: charquicán, legumbres, carnes blancas, cecinas de ave y siempre incorporar verduras y frutas en la alimentación, explica el doctor.

El control pediátrico periódico es un factor de alta incidencia en la prevención de la obesidad, pues se puede captar el sobrepeso a tiempo para entrar en acción antes que sea un problema más serio.

Aunque existen condicionantes genéticos, están implicados muchos factores ambientales
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 17656 veces