Inicio > Salud > Cómo preparar el estómago

Cómo preparar el estómago

Durante las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, las comilonas acechan en el inconsciente. Para estar prevenido y no sufrir los excesos, sepa qué debe tener a mano

Todo el año cuidándose, manteniendo su cuerpo sano y disfrutando de los logros. ¿Tan grave puede ser entregarse a los sabores prohibidos una o dos veces? En rigor de la verdad, no, no es grave. Lo que puede suceder es una indigestión fenomenal que le haga pasar la Navidad y Año Nuevo tirado en la cama y odiando haber comido.

Para evitar esas situaciones no es necesario que deje de comer, sino que aprenda qué hacer antes y después de las comidas.

Digestión sana

La digestión es un lento proceso –que puede llevar hasta 72 horas para que recorra todo el aparato digestivo- que, además, se alarga cuando se ingieren muchos alimentos demasiado ricos en grasa.

Con los atracones navideños, el tracto intestinal se hincha y produce más ácidos con el fin de ayudar a digerirlos: esto es lo que se conoce como indigestión.

Pero también hay otra forma de indigestión que es la hinchazón abdominal. Se manifiesta cuando el estómago se siente demasiado lleno, y suele producir gases, entre otras molestias, especialmente con los platos picantes o muy especiados.

Los consejos para evitar el desborde del estómago son, por ejemplo, evitar los platos abundantes y dejar pasar entre dos o tres horas entre la ingesta de los alimentos y la hora de ir a dormir.

Para los amantes de la carne, se aconseja priorizar el consumo de pollo y pavo o pescados, que resultan menos indigestos que las carnes rojas.

También puede sustituir el café por una infusión de manzanilla, anís estrellado, melisa, menta, hinojo, comino o salvia porque favorecen la digestión, evitan la flatulencia y previenen los cólicos.

Lo ideal después de una comilona es distender la cintura, aflojar el cinturón y disfrutar de la digestión.

Si la sensación de estar a punto de estallar no cesa, se sugiere tomar infusiones de plantas depurativas, como tomillo y romero, que son excelentes para aliviar.

Resaca

Es un espantoso malestar que no sólo trae dolor de cabeza sino un hedor en la boca difícil de erradicar durante varias horas -y muchas ganas de desaparecer del planeta hasta reencarnar nuevamente en lo que uno solía ser.

La mejor forma de prevenir la resaca es tomar poco alcohol. Cuanto mayor es la graduación alcohólica de las bebidas, más se «suben a la cabeza». Deje para ocasiones muy especiales los licores, brandys y oportos, y, si desea regar sus platos, hágalo con vino. O mejor aún, con sidra, una bebida que representa la opción de más baja graduación y con menos azúcar.

La regla de oro: no mezcle nunca diferentes tipos de alcohol.

El doctor Claudio Zin, aconseja “beber con ritmo”, es decir, una copa cada hora, por ejemplo, o alternarlas con agua, gaseosas y comida, “para dejar al organismo que metabolice el alcohol ingerido”.

También se recomienda comer algo antes de salir de casa, para no comenzar a beber con el estómago vacío. Y si es un yogur o un vaso de leche, mejor, porque crean una película protectora en el estómago.

Si las prevenciones no dieron resultado, a la mañana siguiente, antes de sentir que el mundo se acaba, prepárese una infusión con menta. La menta tiene propiedades antiespasmódicas, alivia la contracción muscular propia de la resaca y suaviza el estómago. También servirá un vaso de leche con una cucharadita de bicarbonato. Como paliativo, claro.

También beba varios vasos de agua antes de acostarse (unos 180 ml por cada copa o vaso de vino). Al levantarse, tome más porque necesitará recuperar los minerales y oligoelementos perdidos.

Intoxicaciones

El caluroso clima de diciembre en esta parte del globo hace que haya que tener especial cuidado en la preparación de las comidas. Las mayonesas, pescados y todo aquello que requiera frío debe ser especialmente tenido en cuenta para que no provoque intoxicación.

Procure comprar los alimentos el mismo día que los vaya a consumir y acuda a un proveedor de su confianza. Si compra marisco ya cocido, es importante que le dé un hervor en casa.

No deje mariscos, carnes o pescados en el automóvil durante mucho tiempo. Si tiene que comprar más cosas, hágalo antes. Al llegar a casa, envuelva la carne en un filme transparente y métala de inmediato en la heladera.

En cuanto al pescado, antes de guardarlo en el refrigerador hay que lavarlo y, luego, colocarlo en un recipiente con el zumo de un limón.

La mayonesa debe estar recién hecha y es preferible no recalentar los platos ya que los cambios de temperatura pueden estropear los alimentos.

Ante una intoxicación, no obstante, es importante beber al menos un litro y medio de agua para favorecer el tránsito intestinal, mantener las toxinas diluidas y evitar la deshidratación.

También es conveniente tomar un yogur mientras dure la intoxicación, e incluso después de superada, para reponer las bacterias intestinales.

Puede desayunar uvas con sus hollejos porque limpian el organismo, o comer frambuesas: son remineralizantes, digestivas, laxantes, diuréticas, depurativas y calmantes; alcachofas, porque constituyen un buen tónico hepático con propiedades diuréticas y depurativas, y calabacín, por sus virtudes desintoxicantes.

Después de todo esto, siéntese a la mesa y disfrute.
Durante las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, las comilonas acechan en el inconsciente. Para estar prevenido y no sufrir los excesos, sepa qué debe tener a mano
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6425 veces