Inicio > Salud > Cómo combatir la fatiga

Cómo combatir la fatiga

El gran problema de la falta de energía o fatiga es que no sólo afecta a las personas que la sufren, sino a los que lo rodean

La fatiga o falta de energía es un problema que puede tener muchos orígenes, tales como alergias, intolerancia a determinados alimentos, reacciones a medicamentos, infecciones de candidiasis, problemas psicológicos, malos hábitos alimenticios, infecciones crónicas, deficiencias alimenticias, estrés, debilidad en el sistema inmunológico y muchos más.

La fatiga puede producirse desde la mañana, cuando la persona despierta y no tiene energías para levantarse y cumplir con sus obligaciones cotidianas o puede venir empezando la tarde, cuando de repente siente un gran cansancio, su cuerpo está bajo de energía, siente desgano y quisiera suspender toda actividad e irse a dormir.

El gran problema de la falta de energía o fatiga es que no sólo afecta a las personas que la sufren, sino a los que lo rodean. Imagínese usted que llega a su casa y encuentra, tirados, a la entrada de la casa los juguetes de su hijito. Si usted tuviera energía y paciencia, podría llamar a su hijito y enseñarlo a poner, uno por uno, los juguetes en su lugar y después darle un beso por haberlo hecho.

Pero la falta de energía, su cansancio profundo le impiden agacharse hacia los juguetes y hacia el niño y le hacen sentirse desesperado. Así que usted grita, lo regaña, lo maltrata y se siente a punto de explotar porque dentro de usted piensa: ¿cómo voy a resolver este problema?

¿Por qué todos los días están estos juguetes aquí? Y es que la segunda parte de la fatiga son los pensamientos de soledad y de desesperación, el mal humor, los gritos y el enojo al sentirse incomprendido y agotado.

A la larga, la fatiga y la falta de energía no solamente le impedirán cumplir en su trabajo, sino que afectarán sus relaciones familiares y de amistad y hasta le impedirán progresar porque usted no tendrá energía para estudiar o iniciar un negocio propio.

Para dar energía al cuerpo, el primer paso es vigilar la nutrición. Hágase revisar por su doctor para descartar enfermedades de todo tipo.
Empiece su día con un desayuno bien balanceado que incluya proteínas, carbohidratos y grasas, como por ejemplo cereal de avena, yogurt y fruta. Un huevo, pan tostado y jugo de naranja. Un yogurt, un pedazo de pollo y una tortilla o un pan tostado.

Agregue vitaminas a su alimentación, consumiendo granos integrales, avena, cacahuates, nueces, hígado, levadura de cerveza, huevos, pescado, vegetales de hoja verde, melón, repollo, semillas de calabaza, semillas de ajonjolí, duraznos y ciruelas pasas.

Agregue minerales en ensaladas con apio, zanahorias, brócoli, repollo, perejil, rábanos, todo crudo aderezado con limón y aceite de oliva.
Evite el cereal de trigo, y disminuya o elimine el café, el alcohol, las sodas de cola.

Evite las pizzas, el vinagre, los pasteles y la comida chatarra y controle su consumo de azúcar y de grasas.

Agregue una barrita de chocolate cuatro veces por semana. (Sí, el chocolate le hace bien, si lo come con moderación).

Camine 30 minutos al día, (o haga bicicleta estacionaria mientras ve su programa favorito) para estimular la circulación y la energía.
Relájese antes de dormir para que su sueño sea profundo y descanse bien. Si puede haga meditación y sea feliz.
El gran problema de la falta de energía o fatiga es que no sólo afecta a las personas que la sufren, sino a los que lo rodean
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10125 veces