Inicio > Salud > Colesterol: «Un enemigo silencioso»

Colesterol: «Un enemigo silencioso»

Hoy en día se le da mucha importancia a la detección precoz de aquellos pacientes con valores elevados de colesterol, para ser tratados oportunamente

Hoy en día se le da mucha importancia a la detección precoz de aquellos pacientes con valores elevados de colesterol, para ser tratados oportunamente. En realidad deberíamos hacer chequeos periódicos donde midamos el colesterol en sangre, entre otras cosas.

Quisiera comentarles que este problema tiene una tendencia hereditaria y que por ejemplo en la Argentina no es un trastorno reservado al adulto, pues también los niños pueden sufrirlo. En realidad se recomienda la primera medición de colesterol en los niños poco antes de la adolescencia, excepto es situaciones especiales donde es necesario hacerlo tempranamente. El corazón es un órgano que está en actividad las 24 horas del día, bombeando sangre a todo nuestro cuerpo. Para poder funcionar correctamente, él también debe estar bien «alimentado».

Las arterias que irrigan al corazón se llaman «arterias coronarias», y son las encargadas de llevar la sangre que alimente a las diferentes zonas de nuestro corazón. El principal problema que afecta a las arterias es el depósito de colesterol dentro de las mismas, con lo cual las arterias se van tapando u obstruyendo, tornándose a la vez más duras y rígidas, y esto es lo que se conoce como «arterioesclerosis».

La arterioesclerosis puede afectar cualquier arteria de nuestro cuerpo y si recordamos que las arterias son los vasos sanguíneos que nutren los diferentes órganos, de acuerdo a la arteria afectada, podemos tener diferentes cuadros clínicos. Cuando las arterias enfermas son las que irrigan el corazón, éste se queda sin el suficiente aporte de nutrientes, y se enferma dando lugar a diferentes cuadros como la angina de pecho y el infarto de miocardio.

En el infarto de miocardio un sector del corazón «muere» y de acuerdo a la extensión del mismo habrá un pronóstico diferente. Si disminuimos los valores de colesterol estamos disminuyendo el riesgo de tener arterioesclerosis. Esta es la base de los programas de prevención de las enfermedades cardiovasculares: atacar a los factores de riesgo de desarrollarlas. El enemigo número uno del corazón es la «comida chatarra».
Lamentablemente cada vez más la gente consume este tipo de comidas, que si bien es más barata y rápida, es también muy dañina para nuestro organismo. La comida chatarra es muy rica en grasas y también contiene mucha sal, dos enemigos de nuestro corazón.

El desafío de incorporar nuevos hábitos de vida en la rutina diaria no es fácil. Es por eso que los pacientes deben entender que cumplir con un plan de alimentación y de actividad física no es algo que se logre de un día para el otro, lo importante es no dejar pasar el tiempo para comenzar los cambios, cuyos resultados favorables se irán notando al poco tiempo de haber comenzado a realizarlos.

Los planes alimentarios para disminuir el colesterol en términos generales incluyen carnes blancas, siendo de elección el pescado magro como la merluza, el pollo de mar, pejerrey y atún natural. En segundo lugar podríamos incluir el pollo, siendo recomendable la pechuga.

En general limitamos las carnes rojas, optando por supuesto por las más magras. No debemos olvidar que al restringir el aporte de carnes rojas, debemos aportar hierro por ejemplo a través de las vegetales que lo contienen. Es muy reconfortable el consumo de vegetales, frutas y verduras, sin excedernos en el número de frutas que se coman por día. Los lácteos deben ser descremados, el consumo de clara de huevo puede recomendarse, no así su yema, que en general puede indicarse dos veces a la semana (el huevo entero).
Las pastas pueden consumirse con moderación, teniendo en cuenta el relleno y la salsa. Los panes y galletitas pueden ser con salvado o de tipo integral o sin sal, de acuerdo a los valores de tensión arterial del paciente. Se recomienda evitar fiambres, embutidos, achuras, frituras, etc. El tema de la sal también tiene una gran importancia.

El exceso de sal también es muy dañino para nuestro corazón y nuestras arterias. Los pacientes con un plan de alimentación bajo en sodio (con poca sal) tienen un régimen especial de comidas, donde elegiremos por ejemplo quesos descremados sin sal, galletitas sin sal, aguas minerales con bajo contenido de sodio, etc.

No olvidar que el éxito de los tratamientos para bajar el colesterol consiste en combinar la buena alimentación con la actividad física.

Hoy en día se le da mucha importancia a la detección precoz de aquellos pacientes con valores elevados de colesterol, para ser tratados oportunamente
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7139 veces